Público
Público

Encuesta del CIS Sanidad, dependencia o I+D: los servicios peor financiados según los españoles, que aceptan más impuestos para costearlos

Según el último estudio del CIS sobre política fiscal y opinión pública, un 47,1% de los encuestados se sitúan en posiciones que apuestan por "mejorar los servicios públicos aunque haya que pagar más impuestos", mientras que un 18,9% lo hacen en posiciones que defienden "pagar menos impuestos aunque haya que reducir los servicios públicos".

Manifestación en Madrid por la sanidad pública. | Guillermo Martínez
Manifestación en Madrid por la sanidad pública. | Guillermo Martínez

Los ciudadanos detectan una infrafinanciación en determinados servicios públicos y apuestan por dotarlos de más recursos, aunque eso suponga un aumento de los impuestos, según el CIS. El estudio de política fiscal y opinión pública hecho público este lunes por el Centro de Investigaciones Sociológicas, la mayoría de los encuestados defienden mejorar servicios "aunque haya que pagar más impuestos", en detrimento de aquellos que apuestan por "pagar menos aunque haya que reducir los servicios públicos".

La encuesta formula dos preguntas en este sentido, una sobre la percepción ciudadana acerca de la financiación de determinados servicios públicos, y otra sobre su relación con el pago de impuestos. "Como Ud. sabe, las distintas administraciones públicas destinan el dinero que en España pagamos en impuestos a financiar los servicios públicos y prestaciones. Dígame, por favor, si cree que se dedican demasiados recursos, los necesarios o muy pocos a cada uno de los servicios que le voy a mencionar", formula la encuesta.

El área que, a ojos de los ciudadanos, recibe menos recursos es la de la "investigación en ciencia y tecnología", con un 81,2% de los encuestados que considera que recibe muy pocos recursos. Un 73,8% cree que también recibe muy pocos recursos la Sanidad, que en el estudio de política fiscal de 2019, anterior a la emergencia sanitaria del coronavirus, recibió esta misma percepción por parte de un 60,5% de los participantes.

Un 68,4% cree que no se destinan los suficientes recursos a la protección del medio ambiente, mientras que un 66,1% consideran que las ayudas a las personas dependientes tampoco están bien financiadas. A estas áreas y servicios les sigue la enseñanza (61,6%), la vivienda (60,2%), la cultura (58,3%), las pensiones (57,6%) y la cooperación al desarrollo (56,8%), que son las materias en las que más de la mitad de los encuestados ven un problema de financiación.

Ninguna de las áreas recogidas en el estudio está, a ojos de más de la mitad de los encuestados, recibiendo más financiación de la necesaria. El porcentaje más alto en este sentido lo tiene Defensa, donde un 34,9% de los participantes considera que recibe los recursos necesarios, un 33,3% cree que recibe "demasiados" y 17,5% considera que recibe muy pocos.

Una segunda pregunta sobre los servicios públicos va un paso más allá y relaciona la financiación de estas áreas con los impuestos. En concreto, el formulario establece una escala del 0 al 10 en la que cada mitad de la serie numérica permite a los encuestados identificarse en mayor o menor medida con dos posiciones: la de aquellos que apuestan por mejorar los servicios públicos, aunque ello implique pagar más impuestos (siendo el 0 el mayor grado de identificación con esta posición); y la de aquellos otros que prefieren pagar menos impuestos, aunque conlleve una reducción de las prestaciones y de los servicios públicos (siendo el 10 el mayor grado de identificación).

La mayoría de los encuestados se posicionan entre el 0 y el 4, que son los números que se corresponden con la defensa de una mayor financiación de los servicios, aunque sea a costa de una subida impositiva; en concreto, un 47,1% de los encuestados ha elegido uno de estos números, siendo el 0 la más numerosa de esta serie (un 20,9%), y el 2, la segunda (8,2%)

Sistema fiscal injusto y poca persecución del fraude

El 18,9% de los participantes se han situado entre el 6 y el 10, siendo el 6 la más numerosa (5,1%) y habiendo elegido el 10 un 3,8% de los encuestados. En la posición intermedia, en el número 5, se sitúan un 28% de los participantes. Más allá de la financiación de los servicios públicos, la encuesta recoge una serie de percepciones ciudadanas que apuntan hacia un sistema fiscal injusto, donde los impuestos no están bien empleados y donde no se persigue con acierto el fraude.

En 2019 un 52,9% de los encuestados, más de la mitad, creía que lo que pagan en impuestos es "mucho"; un 36% marcaba la opción "regular" y un 5,4% elegía la opción de "poco". En el estudio publicado este lunes un 40,3% cree que pagan "mucho"; un 44,2% elige la opción "regular" (la más numerosa) y un 10,1% considera que se paga "poco".

Hasta un 77,2% de los encuestados considera que los impuestos "no se cobran con justicia" y que "no pagan más quienes más tienen". Un 47,8% cree que existe "mucho fraude fiscal" y un 42,1% cree que existe bastante", por lo que un 89,9% de los encuestados alerta de la existencia del fraude. Además, casi un 61% de los participantes considera que la administración hace pocos o muy pocos esfuerzos para perseguir estas prácticas  (un 47,7% cree que se hacen pocos esfuerzos y un 13% consideran que se hacen muy pocos).

El 52,4% de los encuestados cree que la sociedad se beneficia "poco" de lo que se paga a las administraciones en impuestos y cotizaciones

El estudio también pregunta a los encuestados sobre las motivaciones que podrían llevar a las personas a ocultar parte o todos sus ingresos a Hacienda. Las percepciones respecto al estudio de 2019 han variado bastante en algunas cuestiones: en la encuesta del pasado año un 40% aseguraba que el principal motivo para la elusión fiscal era la "falta de honradez y conciencia ciudadana"; en 2020 esta opción sigue siendo la primera, pero su porcentaje es del 28,3%. 

En 2019 la segunda motivación más marcada sobre la elusión fiscal fue que "los salarios son demasiado bajos y hay que buscar otras opciones para conseguir
dinero", una opción que marcaron una media del 25% de los participantes, muy alejada de la primera; la tercera motivación para ocultar ingresos (21,3%) fue que "los impuestos que hay que pagar a Hacienda son muy excesivos".

En 2020 la segunda opción sigue siendo la de los salarios bajos, tan solo una décima por debajo de la primera (28,2%), mientras que la tercera opción más marcada por los encuestados es la de "los/as que más tienen evitan (o minimizan) el pago de impuestos", con un 26,2% de media.

También recoge la encuesta las percepciones sobre la aplicación concreta de los impuestos y su transformación en financiación pública. El 52,4% de los encuestados cree que la sociedad se beneficia "poco" de lo que se paga a las administraciones públicas en impuestos y cotizaciones.

Más noticias