Público
Público

Observatorio Continuo de JM&A

Encuestas electorales La moción de censura destruye al PP: queda cuarto en los sondeos y VOX saca dos escaños

La caída de Rajoy ha arrastrado consigo a su partido, carbonizado tras los escándalos Cifuentes-Zaplana-Gürtel, y en unas generales quedaría hoy con sólo 65 escaños, apartado definitivamente del poder tras haber perdido 3,5 millones de votos en sólo dos años, según el análisis electoral elaborado por JM&A para 'Público' tras la llegada de Sánchez a La Moncloa.

Publicidad
Media: 3.32
Votos: 37

Reparto de escaños en el Congreso de los Diputados, según las estimaciones de JM&A tras la moción de censura.

El mapa político ha cambiado radicalmente y para siempre en España. La moción de censura que derribó el Gobierno de Mariano Rajoy no sólo acabó con su carrera y dejó vacante el liderazgo del gran partido derechista, sino que destruyó electoralmente al Partido Popular, que no sólo quedaría cuarto si hoy se celebrasen elecciones generales, sino que incluso vería surgir en el Congreso a su derecha –por vez primera desde el fin del franquismo– un nuevo rival parlamentario de ultraderecha: el antisistema VOX, con dos escaños.

Estas son algunas de las conclusiones a las que ha llegado el gabinete demoscópico Jaime Miquel y Asociados, en su desktop research de las tendencias electorales y las encuestas registradas tras la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, como parte del Observatorio Continuo de JM&A para Público.

Sus conclusiones son bien distintas de lo que muchos analistas se han empeñado en mantener: un PP debilitado, pero todavía fuerte y situado en segundo puesto en número de votos y escaños. Para Jaime Miquel, eso es una simplificación errónea:

"A río revuelto, bipartidismo. Pues no nos lo vamos a creer. El Partido Popular se viene abajo y las tablas del barómetro de julio del CIS serán como las de Moisés. El PP es la momia haciéndose serrín al final de la película y Sánchez no pinta nada en el sector derechista del electorado donde se ha consolidado Albert Rivera. Los medios convencionales se lo están inventando todo [con los últimos sondeos publicados] y lo comprobaremos en julio".

Tal como se puede apreciar en el hemiciclo que presenta, al principio de este artículo, el reparto de escaños en el Congreso de los Diputados que quedaría si hoy hubiera generales, según la estimaciones de JM&A, Ciudadanos seguiría ganando las elecciones (con 99 escaños), pero con una mínima ventaja sobre el PSOE (91 diputados), relegando al PP (65) incluso por detrás de Unidos Podemos (66) aunque sea por un solo parlamentario.

Esa transformación radical de las Cortes incluye otros cambios menores, pero enormemente significativos, como la entrada de un partido ultraderechista –probablemente VOX, con dos asientos– o el resurgimiento de los herederos de Convergència en Catalunya –PDECat/JxCat, con tres diputados más que ERC–, así como un importante crecimiento del PNV –un aumento de dos diputados, hasta alcanzar los 7–, tras convertirse en decisivo en España tanto para la aprobación de los Presupuestos de Rajoy como para el éxito de la moción de censura que lo tumbó.

Pero es todavía más revelador el examen detallado de los datos de la tabla comparativa completa de JM&A entre los resultados de 2016 y los que se producirían en estos momentos, según sus cálculos:

Ciudadanos ya supera al PP en casi dos millones de votos

Tabla comparativa de los resultados de las elecciones generales de 2016 y las estimaciones de JM&A en junio de 2018.

Aquí se puede ver cómo el hundimiento del PP ha sido catastrófico: ha perdido más de 3,5 millones de votos en sólo dos años de mandato y su nuevo gran rival (Ciudadanos) le supera en casi 2 millones... por mucho que numerosos sondeos pretendan que siguen casi empatados.

"A los medios convencionales les sobra Ciudadanos y tratan a su votante como una masa amorfa, personas sin criterio que son pasto de marca blanca, aunque también de gobierno fashion", argumenta Miquel. "Entérense de una vez: son de derechas, neoliberales, cualificados, honestos y tan del siglo XXI como el ministro Duque. Son constitucionalistas, uninacionales, quieren pocos impuestos, tratados de libre comercio y mantener lejos al socialismo".

"La serie de sucesos Cifuentes-Zaplana-Gürtel situó la marca PP por encima del umbral del escándalo"

"La serie de sucesos Cifuentes-Zaplana-Gürtel situó la marca PP por encima del umbral del escándalo", continúa el analista electoral. "Rajoy debió dimitir cargando con la culpa. Ciudadanos no podía hacer otra cosa que exigir la dimisión de Rajoy y la convocatoria de elecciones, porque éste es el umbral ético de la sociedad del siglo XXI, que también representan, aunque sean de derechas. ¿O es que la derecha es golfa por definición?"

"Rajoy no dimitió, propiciando así la moción de censura de los socialistas. Pero después tampoco se retiró, y los dejó gobernando, lo que no tiene explicación de ninguna clase para su votante más informado. Dicho de otra forma, la responsabilidad de que el líder socialista esté en el poder se la reparten Rajoy y el PNV, mientras que Ciudadanos cumplió con sus votantes", asegura Miquel.

En cualquier caso, esa tabla también revela que la izquierda en su conjunto se ha beneficiado del seísmo parlamentario y actualmente PSOE y Unidos Podemos sumarían 10,3 millones de votos, a sólo 200.000 de la suma PP+Cs que hasta el último barómetro del CIS rozaba la mitad de todos los votos válidos en los sondeos y ahora ha perdido seis puntos de golpe.

"Sánchez ha cumplido su promesa de echar a Rajoy e Iglesias ha rectificado ante el elector de la España interior", dice Miquel

"Las izquierdas han pasado de no entenderse a gobernar", subraya Miquel. "Es como de la noche al día y esto revitaliza a todo el lado izquierdo en su conjunto. Pedro Sánchez ha cumplido con su promesa de echar a Rajoy, pero Pablo Iglesias ha rectificado ante el elector de la España interior, éste que solo ha conocido izquierda y derecha desde 1936. Ahora se entienden, aunque Unidos Podemos y las confluencias han quedado en posición privilegiada respecto del PSOE y si éste no cumple la formación morada obtendrá réditos. Ganan votos con el cambio de gobierno, menos que el PSOE pero también ganan y defienden el umbral del 20% de los votos válidos".

Aquí el analista demoscópico se refiere al tremendo giro que dieron los sondeos del antes al después de la moción de censura. Las transferencias de votos tras el impacto del cambio de Gobierno han sido demoledoras para la derecha porque el PP perdió 900.000 votos en dos días, casi los mismos que ganó el PSOE, y Unidos Podemos recuperó casi 450.000 de los votantes que había ido perdiendo en las sucesivas encuestas. En cambio, Cs se quedó de piedra: prácticamente con el mismo número de sufragios que antes del fin de Rajoy.

En resumen, los dos partidos de la derecha han perdido en conjunto cerca de los 900.000 votantes, mientras que la suma de PSOE y UP crecía en 1,3 millones, en el brevísimo lapso de tiempo del recambio de Rajoy por Sánchez.

Por autonomías, la debacle del PP se pone crudamente de manifiesto. El partido de Rajoy se estrella en todos sus bastiones: Castilla y León (donde perdería 9 diputados), Madrid (8 escaños menos), València (-7), Castilla-La Mancha (-6)... Y lo de Andalucía es una auténtica hecatombe popular: perderían 13 parlamentarios y pasarían del primero al cuarto lugar, empatados con Unidos Podemos.

El súbito ascenso de la ultraderecha antisistema

Pero del detalle de los resultados por autonomías según las estimaciones de JM&A para unas generales –que se muestran en el gráfico superior interactivo (pasando el cursor por encima de las barras aparecen las cifras concretas de escaños)– también destaca un fenómeno que sólo predice Miquel: el súbito ascenso de una ultraderecha antisistema –que aquí se representa en VOX, con 2 diputados por Madrid– que quiebra definitivamente el monolítico bloque derechista único imperante durante los últimos 40 años.

"La etiqueta antisistema disputa elecciones en Francia y hace gobierno en Italia. El lema de que 'hay que suprimir las comunidades autónomas' es un mercado electoral creciente a partir de votantes procedentes del PP, partido que jamás dirá eso. Tampoco lo hará Ciudadanos, sino que será un tercero, antisistema y ultranacionalista", afirma Miquel.

"Y el PP morirá sin marca, ni líder, ni clase política ni factor aglutinante; porque al perder el poder se queda sin espacio político y sin nada más que decir que no hayamos oído antes", sentencia.

El veredicto de las urnas será implacable con los que defraudaron descaradamente a sus votantes... y a todos los contribuyentes en general.

Más noticias en Política y Sociedad