Público
Público
Únete a nosotros

Entrevista exclusiva a 'Público' Andrés Bódalo: "Volveré a la política en Andalucía pese a quien le pese"

El exconcejal de Jaén en Común denuncia que el proceso que terminó con su entrada en la cárcel "está lleno de mentiras". "Me espera la vuelta a prisión y una condena en firme que puede tenerme encerrado hasta octubre del año 2019", añade.

Publicidad
Media: 4.45
Votos: 11

Andrés Bódalo, de blanco, tras salir de la cárcel con un permiso penintenciario.

A sus 43 años, Andrés Bódalo, exconcejal de Jaén en Común, ha conseguido un permiso de tan solo 72 horas para salir de la prisión provincial de Jaén tras 14 meses de cumplimiento de su condena. El proceso que terminó con su entrada en la cárcel "está lleno de mentiras", según cuenta el sindicalista en una entrevista exclusiva a Público. La Justicia lo acusa de haber agredido en el año 2012 a un concejal socialista de Jódar (Jaén) durante una protesta del SAT. "Me espera la vuelta a prisión y una condena en firme que puede tenerme encerrado hasta octubre del año 2019".

Cuarenta y dos meses que pesan mucho a su familia y a su lucha política y sindical. Sin embargo, Bódalo se reafirma cuando aclara que al salir de la cárcel seguirá en la lucha "pese a quien le pese".

¿Cuál ha sido su primera sensación al salir de la cárcel tras 419 días de encierro?

La verdad que estoy muy contento y feliz de ver tanto apoyo. Aunque no puedo mentir cuando digo que es muy duro estar ahí, saber que todo el mundo te conoce y que mis ocho hermanos, mi compañera, mi madre, mis hijos, mi nieto y cientos de compañeros del sindicato siguen pidiendo justicia a pesar que yo personalmente tengo la esperanza algo perdida. Ya llevo demasiado tiempo en esta prisión de Jaén y a pesar de que llegan cientos de cartas, casi quince diarias, hay días que cuesta mantener el ánimo.

¿Recuerda aún el día que le comunicaron su ingreso en prisión?

Fue un día muy duro para todos. Me cambiaba la vida a mí, pero se la cambiaba también a la gente que me quiere, a mi familia, a mi compañera Rosi, a mis vecinos que tanto han luchado para pedir mi libertad y un posible indulto.

¿Cómo es su día a día en la cárcel Andrés?

Intento estar muy ocupado para que los días se pasen pronto. Organizamos muchas actividades culturales con los de mi módulo que es el nueve, aunque en total en la cárcel somos casi quinientos presos. Hay mucho respeto en cada una de las condenas que tenemos cada uno y los compañeros nos respetamos para hacernos la vida más fácil. Hay un día a la semana donde tenemos la visita de un grupo de teatro; otras semanas vienen grupos de cante y todo se hace más llevadero.

"Llevo demasiado tiempo en esta prisión de Jaén y a pesar de que llegan cientos de cartas, casi quince diarias, hay días que cuesta mantener el ánimo"

Durante las tardes me dedico más al estudio. Leo mucho sobre la historia del sindicato y de cómo ha sido la lucha jornalera en Andalucía y todo lo que nos queda por hacer que realmente es mucho. También me dedico a leer la obra de Lorca, Miguel Hernández o Saramago. Al final del día estoy bastante cansado por las clases de spinning y cuento los días para que llegue el sábado y vea a mi familia aunque sea entre cristales. Solo una vez al mes los puedo abrazar.

¿Qué tipo de apoyos recibe dentro de la cárcel?

Mi compañera me enseña vídeos de las marchas, de los miles de personas que se manifiestan y eso alegra mucho. Luego tengo la correspondencia de casi quince cartas diarias. Me vienen sobre todo de Andalucía pero me sorprende mucho que me lleguen mensajes desde la CGT francesa y de simpatizantes de Suiza, incluso de Vietnam o Kosovo. Impacta mucho saber que gente de todo el mundo conoce tu historia y que le importa. También me han llegado cartas desde América Latina, Colombia, Ecuador o Chile.

¿Cuándo inició su lucha sindical? ¿Qué recuerda de aquellos principios?

Yo siempre he sido muy activo desde niño por vivir en un pueblo tan castigado como Jódar, con 11.000 habitantes censados y altos índices de paro agrario. Con nueve años, ya en los años ochenta, mi madre me puso a trabajar en un cortijo y vi las primeras huelgas. Mis padres se unieron para que a los niños se les diera el mismo jornal que a los mayores porque hacían el mismo trabajo. A los niños solo nos daban 1.500 pesetas (9 euros) por ocho horas al sol. Era duro ver todo aquello, pasar tantas horas en el cortijo del Pichón, de uno de los señoritos del pueblo.

En el año 1999 empecé a militar en el SAT pero, como cuento, mi lucha viene desde niño sin ir a la escuela y viviendo injusticias desde que tengo uso de razón.

¿Qué esperanzas tiene en el indulto que le ha sido ya denegado en varias ocasiones?

La verdad, muy pocas. Confía más mi familia que yo porque sé que es un trámite político y no creo que el Partido Popular ceda en esta ocasión, y más si se trata de alguien del SAT cuando la justicia española ha condenado con multas o cárcel a más de 400 miembros del sindicato. ¿Qué podemos esperar entonces?

"Nadie vio un gesto de sobrepasarme con nadie. Tampoco el día de aquella protesta en mi pueblo. Ha sido todo una gran confusión"

Si el proceso se basara en los informes, el Juez de Vigilancia ha emitido varios a favor de mi conducta excelente en el centro, lo que ha permitido que me den el permiso. La Junta de Tratamiento de la prisión que la forman psicólogos, director, jefa de servicio y juez de vigilancia saben realmente de todo mi caso y pueden informar para el indulto y para el tercer grado, que sería una de las medidas que me permitiría poder estar en mejores condiciones y estar cerca de los míos.

¿Qué piensa de que le hayan tachado como un hombre violento tanta gente?

La verdad que no intento prestar atención a todo lo que digan. He ido a miles de manifestaciones, a huelgas con compañeros que me conocen, con mi compañera con la que llevo desde los 17 años, a muchos cortijos a enfrentarme con señoritos y no ha habido incidentes. Nadie vio un gesto de sobrepasarme con nadie. Tampoco el día de aquella protesta en mi pueblo. Ha sido todo una gran confusión y solo espero, como me dijo Pablo Iglesias el día de su visita a la cárcel que los partidos de izquierda luchen para que todo esto se aclare. Al menos el grupo de Podemos que tanto apoyo me ha brindado.

¿Qué planes tiene cuando esté en libertad en octubre de 2019?

Tendré 45 años ya pero no menos fuerza de dedicarme a un proyecto político como el que tenía antes como concejal en Jaén en Común y con la lucha sindical a pie de calle. Voy a seguir denunciado la corrupción y sobre todo en Andalucía que está tan castigada por ella. También quiero dedicarle mucho tiempo a los míos porque todo en la vida no es la política, pero iré por los dos caminos a la par y seguiré en paralelo la lucha política pese a quien le pese.

Más noticias en Política y Sociedad