Público
Público
Únete a nosotros

feminismo La consejera andaluza de Igualdad, de Ciudadanos, ignora sus propios informes y sucumbe al discurso antifeminista de Vox

Dimite la directora del Instituto Andaluz de la Mujer por "razones de salud" mientras la consejera Ruiz dice que es mejor no dar datos que confundan y niega que exista brecha salarial en “el empleo público”

Publicidad
Media: 2.89
Votos: 9

Rocío Ruiz. Europa Press

La consejera andaluza de Igualdad, Rocío Ruiz (Ciudadanos), evidencia, casi en cada comparecencia pública que ofrece, el peso de la mochila con la que viaja el Gobierno de Andalucía, formado por PP y Ciudadanos. La obsesión antifeminista de Vox, que se traduce, en resumen, en un discurso negacionista de la evidencia -que existe una discriminación sobre la mujer por el hecho de serlo- ha logrado penetrar en el Gobierno, como evidenciaron las palabras que pronunció Ruiz en un foro público -Fórum Europa Tribuna Andalucía- esta mañana. Las razones políticas -la pervivencia del primer Gobierno de derechas en Andalucía- valen más que la verdad. Mejor no tener líos con Vox.

Dijo la consejera, después de que el periodista Javier Ramajo le preguntase si tenía algo que decir o algún dato que aportar al respecto de la afirmación de Vox de que la brecha salarial de género no era real, lo siguiente: “Es muy importante basarnos en evidencias científicas. Estas guerras de cifras no benefician a nadie porque al final la ciudadanía no sabe quién dice la verdad. Dar menos datos y no confundir. Por eso he pedido esa ayuda a las universidades andaluzas. Necesitamos estudios de investigación serios y rigurosos”. Luego, añadió (sic): “Evidentemente, la brecha salarial en el empleo público no existe”.

A la consejera no le hubiera costado nada acudir a los estudios e informes de la Unión Europea, del Gobierno de España e, incluso a los de su propio Ejecutivo, para explicarle la realidad a Vox y, sobre todo, a la ciudadanía, a la que dice no querer confundir. Por no ir más lejos, el último informe de impacto de género elaborado por el Gobierno al que pertenece Ruiz -y que Vox se quiere cargar por razones obvias- que acompaña al presupuesto que se aprobará este jueves, habla de segregación, de discriminación y cifra la brecha salarial en Andalucía en 3.853 euros anuales en el año 2016.

“Se sitúa en un 18,8%, por debajo de los 4.745 euros de diferencia que se da a nivel nacional. La rama de actividad en la que las diferencias retributivas entre hombres y mujeres son más elevadas en Andalucía es la relativa a entidades financieras y aseguradoras, en la que los hombres ganan 12.572 euros más que las mujeres, y con diferencias salariales menores pero también muy significativas, la Industria (7.617 euros de ganancia bruta anual menos para las mujeres), Información y comunicaciones (6.962 euros de diferencia) y comercio, reparaciones y transportes (5.832 euros de diferencia salarial)”.

Ese mismo informe del Gobierno andaluz dice también esto: “A las diferencias retributivas entre hombres y mujeres se les denomina brecha salarial de género. La brecha salarial de género refleja tres grandes tipos de desventajas a las que se enfrentan las mujeres en relación con el mercado laboral: un menor salario por hora; menos horas de trabajo remunerado, y unas tasas de empleo inferiores, muchas veces por cuidados a familiares”.

“En el caso de la Administración pública, […] -agrega el estudio del Gobierno- la brecha salarial es producto de la denominada discriminación indirecta, reflejo de la segregación ocupacional, principalmente vertical, y la menor disponibilidad de las mujeres para cierto tipo de empleo remunerado debido a su mayor carga de cuidados”.

Segregación y discriminación

El informe también analiza la brecha de género en la administración andaluza. Y al respecto, asegura lo siguiente: “La visión en conjunto del personal al servicio de la Junta de Andalucía, considerando todos los colectivos es que las mujeres (175.771) siguen siendo la mayoría de los recursos humanos de la administración andaluza y del sector público andaluz, significando, en 2018, el 63,9% de la plantilla, mientras que los hombres (99.282) representan el 36,1%”.

También afirma el informe de la Consejería de Hacienda: “No obstante, persisten algunas tendencias que han sido observadas a lo largo de los últimos años y que poco a poco muestran indicios de cambio y transformación. Por una parte, sigue observándose la existencia de segregación horizontal, con una mayor presencia de mujeres en aquellas áreas asociadas a roles femeninos (salud, educación o servicios sociales) en casi todos los colectivos. Por otro lado, la menor presencia de mujeres en los grupos superiores o de mayor responsabilidad y capacidad de decisión de las escalas profesionales, revela la persistencia de discriminación vertical, o la permanencia del denominado techo de cristal”.

El informe estudia a fondo la situación del personal no judicial de la Junta de Andalucía al servicio de la administración de Justicia. Al respecto, dice que “se caracteriza por un alto grado de feminización y la existencia de una segregación, tanto vertical, las mujeres son mayoría en los niveles o grupos inferiores, con peores condiciones laborales (interinidad, el refuerzo o la temporalidad), como horizontal, en aquellas profesiones menos valoradas y peor remuneradas (tramitación procesal o auxilio judicial). Esta segregación existente entre el colectivo de personal no judicial al servicio de la Administración de justicia, implica que las mujeres, en conjunto, cobren de media un 4,8% menos que los hombres. Sin embargo, hay diferencias según los cuerpos, ya que la brecha salarial entre el cuerpo especial de forenses es del 4,6% frente al 4,1% entre los cuerpos generales”.

Sin embargo, nada de todo esto dijo la consejera esta mañana, en su respuesta a la pregunta al respecto de Vox. En lugar de defender la verdad, la que su propio Gobierno ha publicado en un informe oficial, y combatir el negacionismo de Vox con toda contundencia, ha sucumbido a la presión del partido ultra, y ha optado por ubicarse en una supuesta equidistancia, como si el revisionismo fuera de algún modo equivalente a la realidad.

En este contexto, de presión casi diaria de Vox sobre las personas encargadas en el Gobierno de defender la igualdad, se ha producido la dimisión de la directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Mercedes Sánchez Vico. La versión de Ruiz, la oficial, al respecto, habla de motivos de salud, pero otras fuentes consultadas por Público, le añaden al factor salud también un componente de serias discrepancias de fondo respecto a la política seguida por la Consejería. “Es una experta en género. Me da muchísima pena que se vaya. Está muy apenada”, dijo la consejera al respecto.

Más noticias en Política y Sociedad