Público
Público

La crisis sanitaria y económica El Gobierno tiene preparado un nuevo paquete de ayudas a las empresas para aprobar en cuanto Europa dé luz verde

Calviño apunta que serán de gran envergadura en el ámbito fiscal y financiero, pero las ayudas directas seguirán recayendo fundamentalmente en las comunidades autónomas. Si no hay noticias de la Comisión Europea, nada se aprobará tampoco en el Consejo de Ministros del martes. Unidas Podemos sigue demandando que sean ayudas directas del Ejecutivo.

Nadia Calviño en el Círculo de Economía
Imágenes de vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (en el centro) en el Círculo de Economía. EFE

El Gobierno tiene ya preparado un importante paquete de medidas de respaldo económico de cara a asegurar la solvencia de las empresas durante esta pandemia, con el objetivo de llevarlo al Consejo de Ministros en cuanto la Comisión Europea autorice el nuevo régimen de ayudas, según fuentes cercanas al Ministerio de Economía.

La vicepresidenta del Gobierno de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, lleva trabajando en un este paquete de ayudas económicas para llevar al Consejo de Ministros "cuanto antes".  Pero para poder acordar medidas de alivio de la carga financiera de las empresas necesita todavía un nuevo marco y la autorización de la Comisión europea porque, según las fuentes consultadas, con el marco actual no se puede hacer.

El Gobierno pidió el pasado viernes a la Comisión Europea una ampliación del marco de ayudas, pero sigue pendiente de la autorización para que pueda entrar en vigor en España y, al menos hasta la tarde del jueves, no había llegado todavía.

Por ello, de momento la vicepresidenta económica del Gobierno ha pedido que el ámbito autonómico se aprueben ayudas directas con los límites actuales, hasta que pueda haber un mayor margen de actuación por parte de todas las Administraciones.

En cuanto a qué tipo de ayudas directas baraja el Gobierno, fuentes consultadas apuntan a un amplio abanico vinculado a las ayudas al alquiler, flexibilidad o condonación de créditos ICO o nuevos aplazamientos o exenciones fiscales, pero no concretaron los detalles de estas nuevas medidas ni si, además, habrá ayudas directas.

En este aspecto, la vicepresidenta ya explicó que cree que los ayuntamientos y las autonomías están mejor posicionados para proporcionar ayudas directas, mientras que el Estado está en mejor situación para medidas de mayor envergadura en el ámbito del sector fiscal y financiero.

No obstante, Calviño ya dijo el pasado martes que su objetivo es que la acción del Gobierno sea "determinante y eficaz" y, sobre todo, que garantice un "impacto significativo".

En este sentido, la vicepresidenta recordó este mismo jueves que el Gobierno acaba de modificar el marco nacional de ayudas públicas, pendiente de aprobación por Bruselas, para poder "dar ayudas, hasta el 31 de diciembre, de mayor envergadura para acompañar al tejido productivo en esta fase final", afirmó.

Unidas Podemos y el Banco de España piden ayudas directas

Desde la Vicepresidenta económica, no obstante, se recuerda que mientras llegue el visto bueno de Europa, están en marcha medidas que se consideran ayudas directas como los ERTE, los periodos de carencia para devolver los créditos ICO, los aplazamientos fiscales, las prestaciones autónomos, etcétera. En concreto, es sólo estas partidas, el Gobierno dice que ha movilizado más de 115.000 millones de euros. 

El sector turístico en general, y los sectores del comercio y la hostelería en particular, serán los principales objetivos de este nuevo régimen de ayudas, pero será ampliable a otros sectores también gravemente afectados por la pandemia.

Desde Unidas Podemos reconocen que, de momento, no tienen ninguna información por parte del Ministerio de Economía respecto a las ayudas directas. Los de Pablo Iglesias son partidarios de esta fórmula y negocian desde hace algún tiempo con el equipo de Nadia Calviño para ponerla en marcha.

El análisis de la formación morada es que la tercera ola de la pandemia del coronavirus está retrasando los plazos del Gobierno para poner en marcha la recuperación económica y, teniendo en cuenta que todavía quedan por delante meses de restricciones (hasta que la vacunación permita una mayor libertad y movilidad), el objetivo prioritario es que el tejido empresarial del país aguante.

Bruselas ha alertado de que existe riesgo de que se produzca "un repunte de las insolvencias empresariales"

Está previsto que en el segundo semestre la recuperación se acelere y, de la mano de las vacunas y la llegada de los fondos europeos, que los negocios puedan ir recuperando los niveles de demanda anteriores a la crisis de la covid-19. Pero en ese tiempo, insisten desde Podemos, es necesario poner en marcha ayudas directas a empresas para afrontar su crisis de liquidez, porque si no, defienden, se corre el riesgo de que acaben teniendo problemas de solvencia y que en el segundo semestre del año no se pueda salvar una importante parte del tejido empresarial.

En esta misma línea se han posicionado tanto el Banco Central Europeo como la Comisión Europea. En un informe dado a conocer este jueves, Bruselas alertaba de que en España existe riesgo de "un repunte de las insolvencias empresariales, concentradas principalmente en los sectores más afectados por las restricciones de actividad, que se pueda materializar a medida que se reduzcan las medidas de apoyo".

Además, desde le propio Banco de España se lleva reclamando desde el mes de enero ayudas directas a las empresas, más allá de los créditos y las ayudas fiscales que hay en vigor.

Estos organismos llevan tiempo advirtiendo de que las características del tejido empresarial español, donde predominan las pequeñas y medianas empresas concentradas en sectores muy concretos, lo hacen especialmente vulnerable ante una crisis de insolvencia, ya que la mayoría de estos negocios no estarían preparados para hacer frente a la ausencia de demanda provocada por las restricciones del coronavirus.

Más noticias