Público
Público

Grupos de izquierda de toda Europa llaman a luchar contra la precariedad

El Foro internacional celebrado en Bilbao ha incluido un encuentro en el que se han abordado los problemas que enfrenta la clase trabajadora del continente.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

Foro Internacional del Partido de la Izquierda Europea

Europa tiene dos caras. Frente a quienes promueven la imagen del viejo continente como un territorio garante de derechos, se encuentran miles y miles de trabajadoras y trabajadores que enfrentan situaciones de absoluta precariedad. Es la miseria laboral. Son los asalariados pobres. Son las víctimas de la explotación aquí y ahora, en el primer mundo y en pleno siglo XXI. De todos ellos se acordaron este domingo en el Foro Internacional que celebra el Partido de la Izquierda Europea.

La tercera y última jornada de este encuentro empezó con una asamblea dedicada a abordar “la lucha contra la precariedad laboral”. Se trata, precisamente, de uno de los asuntos que centran los debates de las distintas formaciones de izquierdas que componen este partido de carácter europeo y que este fin de semana se han dado cita en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

La introducción estuvo a cargo de Heinz Bierbaum en nombre de la Izquierda Europea. En su intervención, el representante alemán destacó que en Europa existe mucho trabajo precario. Citó el caso del Hotel Barceló Nervión, situado muy cerca del Euskalduna. Estos días, las trabajadoras de limpieza de ese establecimiento mantienen una huelga en defensa de sus derechos.

En ese contexto, Bierbaum afirmó que la Izquierda Europea cuenta con distintos ámbitos de trabajo para hacer frente a este tipo de problemas del ámbito laboral, por lo que habló de la necesidad de coordinar esos distintos frentes “para hacerlos más efectivos”. Posteriormente tomaron la palabra representantes de distintas organizaciones políticas y sindicales, quienes incidieron en la situación de precariedad que enfrentan las trabajadoras y trabajadores de distintos puntos del continente.

En ese turno de intervenciones, Oscar Arenas, integrante de CCOO Euskadi, identificó la necesidad de contar con una izquierda “más proactiva a nivel europeo” a la hora de abordar este asunto. Precisamente, el debate sobre cómo luchar contra la precariedad existente len la Europa del siglo XXI ocupó buena parte del encuentro celebrado en la sala A4 del Euskalduna.

Por ejemplo, Felicity Dowling, integrante de la dirección de Left Unity de Inglaterra, incidió en la importancia de atraer a trabajadores inmigrantes, mujeres y jóvenes a las organizaciones sindicales –apuntó precisamente que el número de afiliados en su país está cayendo “dramáticamente”-, mientras que el representante del Partido Comunista de Finlandia Juha-Pekka Vaisanen habló de la necesidad de reducir la jornada laboral a seis horas diarias y fijar un “seguro básico” para las personas desempleadas, estudiantes o pensionistas de 1.200 euros mensuales.

Por su parte, el responsable de la oficina de la Confederación Sindical de CCOO en Bruselas, Enrique Carmona, quien habló en nombre de la Red de Sindicalistas Europa, adelantó que junto al grupo de la Izquierda Europea en el Parlamento Europeo preguntarán a los distintos candidatos a las elecciones europeas de mayo próximo “si apoyan que se introduzca un protocolo social en los tratados europeos, y si están dispuestos a respaldar únicamente a un presidente del Parlamento Europeo” que asuma ese postulado. En función de las respuestas que reciban, establecerán quiénes son los que realmente buscan solucionar estos problemas o, por el contrario, permitirán que sigan agravándose.

Víctimas del amianto

Durante el taller, celebrado este domingo, también estuvieron sobre la mesa otros problemas que afectan al mundo laboral en Europa, incluyendo los graves problemas de salud que viven muchas y muchos trabajadores.

Alfonso Ríos, responsable de Salud Laboral de CCOO Euskadi, habló precisamente de la lucha de las víctimas del amianto “contra el tiempo” e incidió en la necesidad de establecer fondos de compensación para los trabajadores que estuvieron en contacto con esa sustancia y ahora sufren cáncer.

Más noticias en Política y Sociedad