Público
Público

Podemos e ICV encarrilan su alianza electoral para el 27-S y para las generales

Herrera e Iglesias aseguran que el liderazgo no será un problema para articular una candidatura conjunta

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 6

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador nacional de ICV, Joan Herrera (de espaldas), en su reunión en Barcelona. EFE/Alejandro García

BARCELONA.- El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, han llegado esta mañana a "un principio de acuerdo" para confluir juntos en las próximas elecciones del 27-S. Así lo han confirmado ambos líderes tras la reunión celebrada esta mañana en Barcelona y en la que también han asistido la coordinadora de la formación ecosocialista Dolors Camats, el diputado al Parlamento Europeo por ICV-EUiA, Ernest Urtasun, y la secretaria general de Podemos en Catalunya, Gemma Ubasart.

Un "paso necesario", según palabras de Camats, para "dar un vuelco en Catalunya y en España", matizaba Herrera. El acuerdo se rubricaría a nivel autonómico y también a escala estatal, como han dejado entrever.

El encuentro arrancaba a las 9.20 en la sede de ICV, en el Gótico barcelonés, y se alargaba durante prácticamente una hora. A su conclusión, el propio Herrera comparecía ante los medios para celebrar el "feeling" y el "buen rollo" con Iglesias y reconocer que, de confirmarse, esta confluencia contará "con el espíritu de una 'Catalunya en Comú'".

Respecto a los plazos, Herrera ha remarcado que "queda tiempo" para cerrar el acuerdo, aunque ha apuntado específicamente al mes de julio; "los nervios de algunos", ha enfatizado, "demuestran que hay margen". En cuanto a las fórmulas de la confluencia, los dos líderes se han limitado a decir que están ultimando los detalles. Aunque ha preferido quitarle hierro al asunto, Iglesias sí ha subrayado que el liderazgo de esta nueva candidatura debe ser "nuevo" y "refrendado en primarias".

 

Herrera ha aprovechado para destacar el "capital político" que hay en Podem, donde Albano-Dante hace pocos días fue escogido como candidato a las elecciones autonómicas, o en Procés Constituent, de la monja Teresa Forcades y que tiene también muchos números de integrar la futura candidatura -como ya sucede en BComú-. Lo que parece obvio, a estas alturas, es que ICV no estará en la primera línea.

En este sentido, Iglesias ha prometido "generosidad" a la hora de repartir cuotas y ha declarado que "las siglas no serán un problema". Preguntado sobre los motivos del buen rollo con ICV y las diferencias con IU, el líder de la formación lila, que ha definido a su partido como "una fuerza plurinacional", no ha podido ser más explícito: "los compañeros de ICV han demostrado una gran madurez a la hora de entender su papel".

Cuestionado seguidamente sobre las diferencias que esta candidatura podría tener a nivel de programa respecto a la CUP, Iglesias se ha referido a "la interpretación del derecho a decidir y a la cuestión territorial" como las más evidentes, aunque ha vuelto a remarcar las similitudes en la "aspectos sociales" de la candidatura liderada por David Fernández.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, recibe en la puerta del consistorio al líder de Podemos, Pablo IglesiaS, en presencia del primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. EFE/ Andreu Dalmau

Tras la reunión, Pablo Iglesias se ha ido a pie al Ayuntamiento de Barcelona, a escasos 10 minutos de la sede de ICV, donde le ha abierto las puertas del consistorio la nueva alcaldesa, Ada Colau. 

Pablo Iglesias abandonaba el Ayuntamiento de Barcelona a las 12.00 horas, con el susto del incidente en el ascensor aun en el cuerpo. Ante la multitud de cámaras y espontáneos, apenas ha reconocido que "nunca me había pasado algo así". A la espera de que Podemos envíe un comunicado sobre los temas que se han debatido en la reunión de su líder con la alcaldesa, Ada Colau, Iglesias ya descansa en un hotel de la plaza de la Catedral, dando por concluida su 'Ruta por el Cambio' en la capital catalana.

Más noticias en Política y Sociedad