Público
Público

El inicio de la legislatura se frena por el desacuerdo de los partidos sobre el Grupo Mixto

La falta de acuerdo de los partidos minoritarios motiva una prórroga de la Mesa del Congreso para que no haya un Grupo Mixto "ingobernable". El reparto de los escaños o la constitución de las comisiones no se llevarán a cabo hasta que se conformen todos los grupos.

Reunión del Grupo Mixto constituido en la XII Legislatura / EFE

El inicio de la XIV Legislatura se ralentiza. Los partidos tendrán que esperar hasta el final de la semana que viene para ver constituidos los grupos de la Cámara, trámite necesario para dar paso a otras acciones y poner en marcha los trabajos parlamentarios. Este viernes la Mesa del Congreso decidió por unanimidad prolongar el plazo para constituir los grupos parlamentarios hasta el día 20, después de que los letrados rechazaran las dos fórmulas planteadas para dividir al Grupo Mixto.

Esta legislatura se caracteriza por el importante número de partidos distintos en la Cámara Baja, el más grande de la historia reciente. Tras la sesión constitutiva de las Cortes, algunas de estas formaciones advirtieron de que la hiperfragmentación y la heterogeneidad del Parlamento recaería sobre el Grupo Mixto, que corría el riesgo de ser prácticamente "ingobernable" si no se encontraba una solución.

Aunque el número de partidos es el mayor de todas las legislaturas, la Cámara Baja cuenta con precedentes de gestión de la pluralidad política en la que los acuerdos hicieron operativos los trabajos de los distintos órganos de la Cámara, incluso de los grupos.

El Mixto funciona en el Congreso como una suerte de 'cajón de sastre' al que se adscriben aquellos diputados que no cumplen con los requisitos reglamentarios para tener un grupo propio, aunque también ha acogido en más de una ocasión a diputados y senadores expulsados de sus partidos o de sus grupos, pero que conservaban su escaño.

El ciclo político que se inició tras las elecciones de noviembre dejó un Parlamento con más de una veintena de diputados que no cumplen con las condiciones recogidas en el Reglamento para poder tener un grupo propio, de ahí la situación de 'ingobernabilidad' que se alertaba desde algunas de estas formaciones.

Algunos diputados abocados a recalar en el Mixto propusieron partir al grupo para garantizar la operatividad de los órganos de trabajo, y también para hacer más equitativo el reparto de recursos y tiempos de intervención en la Cámara. Sin embargo, aunque había un consenso absoluta en la necesidad de efectuar una división, no hubo ningún gran acuerdo sobre la fórmula para llevarla a cabo.

Los denominados partidos regionalistas (Coalición Canaria, Navarra Suma, PRC y Teruel Existe) registraron su propio grupo por una de las vías reglamentarias y otros cuatro partidos (JxCat, Más País, Compromís y el BNG) trataron de hacer lo propio por otra vía. Sin embargo, ninguna de las dos propuestas cumplía con los requisitos recogidos en Reglamento, por lo que los letrados emitieron un informe desfavorable a su creación y la Mesa del Congreso tumbó las propuestas.

La flexibilidad o la rigidez del Reglamento

Algunas fuentes parlamentarias recuerdan que en el historial del Congreso existen precedentes de creación de grupos parlamentarios de partidos que no cumplían de forma escrupulosa con los preceptos reglamentarios, situaciones en las que la Mesa, en aras de la operatividad, se mostró flexible y decidió no aplicar el Reglamento de forma rígida. Sin embargo, en la mayoría de estas situaciones había un gran acuerdo político detrás.

En otras ocasiones se han dado prácticas que ni siquiera vienen especificadas en el régimen disciplinario del Congreso, como la costumbre de los partidos mayoritarios de 'prestar' temporalmente diputados a los minoritarios para que pudieran cumplir con los preceptos reglamentarios y así tener grupo propio. Una vez que se constituían los grupos, la Mesa dejaba a estos parlamentarios volver a sus grupos de origen.

En esta ocasión, se presentaron ante el órgano de gobierno de la Cámara dos propuestas que no contaban con un gran consenso y que, de hecho, estaban indirectamente 'enfrentadas'. Desde el comienzo de la legislatura, Compromís propuso dividir el Grupo Mixto en dos por la vía de aunar a un mínimo de 15 diputados para constituir un grupo alternativo (condición que viene recogida en el Reglamento). La idea era la de crear un órgano con esta quincena de diputados y dejar al Mixto con cinco o seis escaños, para luego 'transferir' diputados entre estos dos grupos hasta llegar a un porcentaje equitativo (de una decena cada uno).

Los partidos regionalistas optaron por conformar su propio grupo, ya que la heterogeneidad del Mixto y la necesidad de dividirlo podría dar la oportunidad de constituir este órgano sin cumplir escrupulosamente con todos los requisitos. Una acción que fue contestada por el registro de otro grupo (Grupo Parlamentario Múltiple), que tampoco reunía las condiciones y que dejaba al Mixto con cuatro parlamentarios (dos de la CUP, uno de Foro Asturias y otro de Nueva Canarias).

Ante la falta de acuerdo, los letrados y la Mesa decidieron interpretar y aplicar el Reglamento de forma rígida y el órgano de gobierno de la Cámara prolongó la constitución de los grupos hasta el final de la próxima semana, alargando los plazos para poner en marcha y concluir otras acciones, como el reparto de los escaños del hemiciclo o el de los despachos y los espacios de trabajo de los diputados.

En la III Legislatura hubo hasta cuatro grupos parlamentarios bajo la denominación de 'Mixto' en la Cámara Baja gracias al acuerdo entre los partidos políticos del Congreso

Aunque esta sea la legislatura con más partidos, las particiones del Mixto y la heterogeneidad responden más a una regla que a una excepción en la Cámara Baja, apuntan estas mismas fuentes. En la III Legislatura (1986-1989) hubo hasta cuatro grupos bajo la denominación de "Mixto" en el Parlamento: Grupo Parlamentario Mixto, Grupo Parlamentario Mixto - Agrupación de la Democracia Cristiana, Grupo Parlamentario Mixto - Agrupación Partido Liberal y Grupo Parlamentario Mixto - Agrupación IU - IC.

En otras legislaturas, los partidos nacionalistas y regionalistas obtenían grupos propios a través de diversas fórmulas, como el préstamo de diputados. En la VII Legislatura (2000-2004) había un grupo mixto con 12 miembros y un grupo parlamentario de Coalición Canaria con 9 miembros (seis diputados canarios y tres parlamentarios que les prestó el PP y que, una vez constituido el grupo, volvieron a su bancada.

Desde la Mesa del Congreso insisten en que no aceptarán la creación de ningún grupo que no cumpla con "todos" los requisitos legales recogidos en el Reglamento, una situación que solo podría darse con un gran acuerdo entre los partidos minoritarios para no acabar con la operatividad de un Grupo Mixto que acogería a 21 diputados y a más de una decena de formaciones.