Público
Público

Los grupos acuerdan el reparto del hemiciclo y dejan que PP, Vox y Cs se 'peleen' por los asientos de la derecha

La Mesa recibirá este viernes las propuestas de los partidos y también decidirá sobre la creación de los dos grupos registrados aparte del Mixto. Los servicios jurídicos de la Cámara rechazarán ambas proposiciones y Batet podría dar una prórroga para que no haya un solo grupo con 21 diputados y más de una decena de formaciones.

-El presidente del Partido Popular, Pablo Casado,d., y el líder de Vox, Santiago Abascal,iz. / EFE

La Mesa del Congreso tendrá que decidir este viernes sobre dos cuestiones que marcarán la legislatura parlamentaria: la constitución de los grupos parlamentarios y el reparto de los asientos del hemiciclo. Las dos decisiones dependen, en principio, de los acuerdos de los partidos, ya que el órgano de gobierno de la Cámara solo debería intervenir para velar por que los pactos cumplan con el Reglamento.

Sin embargo, cuando apenas quedan horas para la reunión de la Mesa, las formaciones no han sido capaces de ponerse de acuerdo en ninguna de las dos cuestiones. El reparto de los escaños del hemiciclo es una de las primeras tareas que se abordan en el inicio de la legislatura.

La visibilidad, la cercanía a la tribuna de oradores o la mejor colocación de cara a las coberturas informativas (sobre todo en las retransmisiones televisadas de los Plenos) son los principales intereses que tienen en cuenta los parlamentarios para llegar a acuerdos. En este ciclo político el objetivo que se aborda desde hace semanas es el de conjugar los intereses de Vox con los de Ciudadanos.

La ultraderecha se ha convertido en la tercera fuerza política del Congreso, y los de Abascal ya han avanzado que reclamarán los asientos en los que históricamente se han sentado las terceras fuerzas del Parlamento, unos escaños que en las dos últimas legislaturas han estado ocupados por los diputados de Cs. Si Vox reclama estos sitios, los de Inés Arrimadas podrían acabar sentándose en el denominado gallinero, la zona más apartada del hemiciclo y denostada por todos los grupos políticos.

En las últimas semanas los partidos han negociado el reparto, y el PSOE llegó a plantear diversas propuestas para lograr un mínimo consenso. Sin embargo, esto no ha sido posible, y la mayoría de los grupos de la Cámara Baja han llegado a acuerdos sobre sus asientos, dejando a PP, Ciudadanos y Vox la distribución de los escaños de la derecha del hemiciclo.

Estos tres grupos deberán llegar a un acuerdo que no se presenta nada fácil. Prácticamente cualquier decisión que cumpla con los intereses de la ultraderecha acabará perjudicando a Ciudadanos, y viceversa. El PP, segundo partido más grande del Congreso, podría tener que actuar de 'árbitro' en las distribución de los asientos de la derecha, aunque los de Casado no están interesados en jugar este papel.

PSOE y Unidas Podemos ocuparán los mismos escaños que en la pasada legislatura, en la parte izquierda, y los de Pablo Iglesias llegarán a las primeras filas. También formaciones como el PNV volverán a ocupar los mismos asientos que en abril. En la pasada legislatura, la fallida, la Mesa tuvo que decidir el reparto ante la falta de acuerdo entre los grupos.

Dos grupos aparte del Mixto

En la constitución de los grupos sí que tendrá un peso determinante la decisión que tomen los miembros de la Mesa. Los resultados de las elecciones del 10 de noviembre dejaron el Congreso más plural y con mayor número de partidos de la historia reciente. Toda esta heterogeneidad recalaría sobre los hombros del Grupo Mixto, que, de no dividirse, estaría formado por más de 20 diputados y más de una decena de formaciones políticas.

Los partidos minoritarios han tratado de lograr un reparto más equitativo de los recursos y de los tiempos de intervención a través de fraccionar al Mixto; sin embargo, a pesar de que hay un consenso total en la necesidad de dividir el grupo, no se ha alcanzado un acuerdo sobre la fórmula para llevarlo a cabo.

El Reglamento del Congreso fija dos vías para poder constituir un grupo parlamentario. Llegar a un mínimo de 15 diputados, o llegar a un mínimo de cinco y cumplir con unos porcentajes de representación política. Los requisitos de los porcentajes serían el de, al menos, un 5% en todo el Estado o el de, al menos, un 15% en todas las circunscripciones donde los partidos que quieren formar grupo hayan presentado candidatura.

Formaciones como Compromís plantearon en un primer momento optar por la vía de los 15 diputados y hacer así dos grupos (el Mixto y otro) con un reparto equitativo de diputados. Sin embargo, los denominados partidos regionalistas optaron por registrar su propio grupo, denominado España Plural, por la vía de los cinco diputados y del 15% en cada circunscripción.

JxCat, Más País, Compromís y el BNG decidieron entonces registrar su propio órgano de trabajo, Grupo Parlamentario Múltiple, por la vía de los cinco diputados y del 5% de representación en todo el territorio. Sin embargo, según ha podido saber Público, los servicios jurídicos de la Cámara se plantean emitir un informe desfavorable sobre las dos propuestas, ya que no se ajustarían al Reglamento.

Ninguna de las dos propuestas de creación de grupo parlamentario se ajustarían del todo al Reglamento

En el caso de los regionalistas, el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, no llegó al 15% de los votos en su circunscripción y, aunque él mismo ha aceptado quedarse en el Mixto y que se le excluya del Grupo España Plural, los letrados podrían no admitirlo, ya que se presentó en coalición con Nueva Canarias a los comicios.

En el caso del Grupo Parlamentario Múltiple, fuentes jurídicas advierten de que solo se puede alcanzar un 5% del total a nivel estatal sumando los porcentajes que hayan obtenido representación parlamentaria, es decir, aquellos votos que hayan servido para enviar parlamentarios al Congreso.

En el caso de Más País, los de Errejón obtuvieron porcentaje de voto en todos los territorios, pero en la mayoría no obtuvieron los suficientes apoyos para sacar un diputado. En las cuentas de los partidos del eventual Grupo Parlamentario Múltiple se han sumado los votos totales de Más País en todos los territorios, incluso en aquellos en los que no se obtuvo representación.

La decisión final corresponde a la Mesa del Congreso, y hay precedentes de creación de grupos parlamentarios sin cumplir con el Reglamento, pero fuentes del órgano advierten de que, con el informe desfavorable de los letrados, no apoyarán la constitución de estos dos grupos. Si esto sucede, la Mesa se plantea otorgar una prórroga a los partidos del Mixto para que encuentren una solución, y la única vía posible en ese caso sería la de constituir un grupo con 15 diputados y luego 'traspasar' parlamentarios entre el eventual nuevo grupo y el Mixto hasta que haya un reparto equitativo.