Público
Público

Elecciones 10-N Grupo Mixto: la España más rica envía al Congreso un coro clave para la investidura

Los ciudadanos de nueve territorios, la mayoría de ellos situados entre los de mayor renta y/o potencia económica, envían al Congreso a 44 diputados de once candidaturas ajenas a los grandes partidos cuya participación será clave para articular mayorías, algo que también va a ocurrir en el Senado, y para atar una investidura

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

Vista del Hemiciclo del Congreso de los Diputados, en la sesión de constitución de la XIII Legislatura. EFE

Más de la mitad de las comunidades autónomas tendrán por vez primera voz en el Congreso de los Diputados, que el 3 de diciembre inicia la legislatura más plural desde la recuperación de la democracia con 44 diputados de trece partidos ajenos a los de ámbito estatal y elegidos bajo once marcas en nueve territorios.

Su participación en los debates, votaciones y negociaciones será clave en el Congreso para articular mayorías, garantizar o impedir una investidura y sacar adelante o tumbar propuestas políticas ante la insuficiencia de los 155 que suman PSOE y Unidas Podemos y los 141 de PP y Vox, con independencia de a qué grupo se suman, ya sea por apoyo, por oposición o por abstención a la coalición que han acordado los dos primeros, los diez de un C’s noqueado por el batacazo electoral y el abandono de Albert Rivera.

Y serán clave tambien en el Senado, donde, una vez escrutados los votos del 10-N y sumado el reparto de escaños salido de las urnas al que han ido efectuando los parlamentos autonómicos, los 39 parlamentarios de formaciones territoriales que mantienen algún tipo de acuerdo con el PSOE (todos menos Teruel Existe y Navarra Suma, que tienen dos y tres actas) dan juego al eventual Gobierno encabezado por los socialistas, que suman 106, para tratar de articular mayorías absolutas (133). UP no tiene senadores.

Los territorios del norte

El voto de carácter local y/o identitario que empuja a esas once opciones electorales con diputados, doce si Compromís se contabiliza separado de Más Madrid y hasta 16 si se incluye al Par, Més per Mallorca, En Marea y En Comú Podem en el Senado, se concentra en una serie de territorios mayoritariamente situados en el norte del país y que ocupan las primeras posiciones en las clasificaciones económicas del país. No obstante, la tendencia mayoritaria entre ellas es la izquierdista.

Ninguna de esas listas cumple tras el escrutinio del 10-N el requisito básico para tener grupo propio que marca el artículo 23 del Reglamento del Congreso, que es el de haber obtenido quince diputados, aunque tres de ellos sí podrían acceder en principio al tener al menos cinco y haber superado el “15 por 100 de los votos correspondientes a las circunscripciones en que hubieren presentado candidatura”, caso de ERC, con un 22,56% en Catalunya, y del PNV y EH Bildu, con, respectivamente, un 32,07% y un 18,8% en Euskadi y, en el segundo caso, un 16,96% en Navarra. C’s podría por haber superado el 5% (llegó al 6,79% en el conjunto del país.

Esas formaciones, en cualquier caso y con independencia de que vayan a tener grupo propio o confluyan en el Mixto, presentan varias coincidencias: todas ellas han igualado o mejorado los resultados de las elecciones del 28 de abril, o han entrado con fuerza tras no haber participado en ellas o no haber logrado escaño. Salvo ERC, que cayó de 15 a 13.

Entre las primeras se encuentran el PNV (6), Navarra Suma (2, ambos de UPN) y el PRC (1) cántabro; entre las segundas, JxCat (de 7 a 8) y EH Bildu (de 4 a 5), y entre las terceras, la CUP (2), la coalición de los nacionalistas canarios (2, uno de CC y otro de NC), Teruel Existe (1), el Bloque Nacionalista Gallego (1) y Más Madrid, que obtiene dos actas, o tres si se le une la que Compromís renovó como Més Compromís.

Las zonas más ricas del país

Sin embargo, no es la única coincidencia que se da entre esas opciones políticas. Otra consiste en que se trata de sujetos políticos originarios de comunidades periféricas, salvo Madrid, y, obviamente también con esa excepción, cuyos territorios están situados al norte de la capital.

Hay, al menor, una más: proceden de las zonas con mayor renta y mayor PIB per cápita del país, en este caso con la salvedad de Canarias, donde, ya sea por la insularidad o por otras causas de identidad, la tradición nacionalista está tan arraigada como para llevar camino de cerrar la tercera década con formaciones de ese corte en su Gobierno autonómico.

Se trata, además de las dos citadas y de la Comunitat Valenciana, de todos los territorios del Pirineo y el Cantábrico con la única excepción de Asturias: Galicia, Cantabria, Euskadi, Navarra, Aragón y Catalunya.

Cuatro de ellas, Euskadi, Navarra, Catalunya y Madrid, son las que presentan una mayor renta por habitante según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (Instituto Nacional de Estadística), con Aragón por encima de la media y con otras dos, Galicia y Cantabria, cerca de ella. La situación es similar si se atiende a la renta por hogar.

En el caso específico de Teruel, la Agencia Tributaria atribuye a sus 80.558 contribuyentes en el IRPF de 2017, el último ejercicio con datos disponibles, una renta bruta media de 21.924 euros anuales y una disponible de 18.420 para el ejercicio, lo que arrojaría para los 135.526 habitantes de esa fecha unos registros de 13.031 y de 10.949, por encima y por debajo de la media estatal que ofrece el INE.

Distribución del PIB y opciones locales

La situación se repite si la referencia es el PIB por habitante. En este caso, Madrid, Euskadi, Navarra, Catalunya y Aragón copan los cinco primeros puestos, con Cantabria Galicia, la Comunitat Valenciana y Canarias por debajo de la media pero por encima de Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía y, al menos las tres primeras de este último grupo, también de Murcia; es decir, con mejores registros que el sur del país, en el que no se dan estas opciones, con una parte del andalucismo integrado en Adelante Andalucía.

También resulta llamativa la vinculación entre la distribución del PIB y la presencia en los territorios de formaciones pujantes de carácter más o menos identitario o, cuando menos, de implantación local.

Ocurre en cinco de las seis que mayor contribución aportan al PIB estatal, que son Catalunya, Madrid, la Comunitat Valenciana, Euskadi y Galicia, con Andalucía entre ellas en tercera posición mientras Canarias y Aragón ocupan los puestos octavo y décimo.

Varias de esas formaciones, caso de ERC, el PNV, Navarra Suma y Teruel Existe, han sido las más votadas en las circunscripciones, y en todos los casos, con la excepción de Más País y Més Compromís, han sacado en sus territorios naturales más votos que otras formaciones de ámbito estatal como la ultraderechista Vox.

La presencia territorial en el Senado

Esa potente implantación, en ocasiones favorecida por los desequilibrios que genera aplicar la ley d’Hondt a la provincia, ha hecho que seis de esas formaciones, Esquerra, PNV, JxCat, Na+, Teruel Existe y Bildu, a las que en este caso se les suma la Agrupación Socialista Gomera (ASG), hayan obtenido 30 escaños en el Senado, en el que ya contaban con representación por la vía de los parlamentos autonómicos otras como el Par, Més per Mallorca, Coalición Canaria, el PRC, En Comú Podem, Compromís, En Marea, y Más Madrid.

Suman, con los autonómicos de JxCat, ERC, PNV y EH Bildu, 44 escaños que, con la incógnita de los tres de Na+ y los dos de Teruel Existe, las únicas formaciones que no mantienen ningún acuerdo de gobierno con el PSOE, generan, al margen de eventuales alianzas para impulsar una hipotética aplicación del 155 en Catalunya, sumandos susceptible de cambiar en esta legislatura el peso del Senado en la política española al abrir la puerta a que los 106 senadores socialistas se acerquen en los plenos a la mayoría absoluta de 133 que da el control de la cámara alta.

El origen territorial del senador de Mes per Mallorca, Vicenç Vidal, se encuentra en completa sintonía con el del resto de las formaciones que, aparentemente y a priori, llevan camino de resultar claves en las dos cámaras en esta legislatura: Baleares es la quinta comunidad del país en renta por habitante y una de las siete que superan la media estatal en PIB per cápita.

Más noticias en Política y Sociedad