Público
Público

Juan Marín: "Cs está preparado para la batalla, que nadie venda la piel del oso antes de cazarlo"

En una entrevista con 'Público', el vicepresidente de la Junta de Andalucía asegura que las elecciones autonómicas serán a finales de 2022, que se van a convocar en septiembre, y que, cuando lleguen, habrá una papeleta de Ciudadanos disponible.

Juan Marín, vicepresidente de la Junta, este jueves en el Parlamento.
Juan Marín, vicepresidente de la Junta, este jueves en el Parlamento. Laura León

Juan Marín (Sanlúcar de Barrameda, 1962) es vicepresidente de la Junta de Andalucía y líder de Ciudadanos en la comunidad. En las elecciones de 2018, obtuvo 21 escaños y su partido formó un Gobierno con el PP que desalojó, con la ayuda de Vox, por primera vez al PSOE de la Junta de Andalucía. Dos años y medio después, en la recta final de la legislatura, y después de haber gestionado una pandemia y una crisis tremenda en su partido que a punto ha estado de arrasarlo, Marín atiende a Público en el Parlamento de Andalucía.

En la entrevista afirma que las elecciones andaluzas serán a finales de 2022, que se van a convocar en septiembre, y que, cuando lleguen, habrá una papeleta de Ciudadanos disponible. Niega que haya hablado con el PP para ir en sus listas y reivindica como propios, como de Ciudadanos, buena parte de las medidas implantadas a lo largo de estos dos años y medio. Y reflexiona que el gran reto pendiente de la comunidad autónoma es la cohesión entre provincias, sobre todo, las orientales, en las que hay menos infraestructuras.

Marín es un amante del western y ha sido entrenador de voleibol. Afirma con contundencia que su partido va a competir, que nadie venda la piel del oso antes de cazarlo, y que él ha ganado partidos en el tie break contra todo pronóstico. Sobre sus pactos con Vox, insiste en que no se ha dejado pelos en la gatera y que el Estado del Bienestar está vigente en Andalucía. Marín proclama que, desde que entró el Parlamento de Andalucía, en la comunidad ha habido "estabilidad" –tres presupuestos con el PSOE y el Gobierno con el PP– y que los imputados han desaparecido de la vida pública en Andalucía.

¿Con quién prefiere pactar los presupuestos? ¿Con Vox o con el PSOE?

Me da igual. Yo no tengo ningún problema. Lo que sí está claro es que tienen que ser los presupuestos del Gobierno, con enmiendas de los grupos. Lo que no pueden ser es los presupuestos de la oposición, porque gobernamos PP y Ciudadanos. Yo he aprobado presupuestos del PSOE desde la oposición metiendo enmiendas. Que las presenten y no se pongan de perfil. Yo no espero nada del PSOE en esta Cámara. Han tenido oportunidad estos tres presupuestos y no han querido.

Ahora han cambiado de liderazgo y Espadas está por la labor.

Yo no sé si el PSOE ha cambiado. Puede haber cambiado el candidato, pero el PSOE sigue siendo el mismo. Yo creo que si el PSOE decide finalmente abstenerse o apoyar presupuestos de PP y Ciudadanos, de este Gobierno de coalición, que hemos conseguido sacar adelante tres presupuestos sin su colaboración porque nunca ha estado cuando se le ha necesitado, sería una buena noticia. Si entienden que las políticas que Ciudadanos está implementado en materia económica, que la comunidad va bien y necesita unos presupuestos, pues bienvenido sea. No obstante, yo sigo teniendo mis dudas, como no puede ser de otra forma, porque vamos a poner sobre la mesa el presupuesto más importante de la historia de la Junta: el presupuesto de la recuperación económica, donde se blindan los servicios sociales, se dedican más del 7% a la sanidad, más del 5% a la educación, pero sobre todo a reforzar mucho las políticas sociales y también las políticas económicas. Si Espadas está dispuesto a apoyar unos presupuestos de Ciudadanos y PP bienvenido sea; pero sigo teniendo muchas dudas de que esto no sea lo que hemos vivido durante los últimos tres años, que son buenas palabras pero después todo se queda en eso cuando llega la hora de la verdad de darle al botón del sí.

¿Qué relevancia le da a estos presupuestos?

Son presupuestos importantes para la recuperación económica. El año 2022 va a ser importante para eso. Vamos a jugarlo casi todo a los fondos europeos. A nadie se le escapa que los presupuestos, a causa de la ministra Montero, van a tener un agujero de autofinanciación, que es el dinero que realmente puedes dedicar a hacer política ágil y rápida para los ciudadanos, que va a rondar los 2.000 millones. Como si no hubiera consecuencias covid para 2022. Esta es una dificultad importante. Se puede hacer lo que se puede hacer sin subir los impuestos, y nosotros no le vamos a subir los impuestos a los andaluces. Hay que dirigir las políticas a cuestiones impulsadas por los fondos europeos. ¿Qué vienen condicionados? Sí, pero pueden dar muchas respuestas. No es lo ideal. No es el marco ideal, pero eso no significa que no vayamos a dedicarle más recursos a educación, a sanidad y políticas sociales. Estamos viendo cómo se puede tener una envolvente que no merme los servicios públicos fundamentales. Es muy difícil, porque no tenemos la lealtad y la colaboración del Gobierno de España.

Juan Marín, vicepresidente de la Junta, este jueves en el Parlamento.
Juan Marín, vicepresidente de la Junta, este jueves en el Parlamento. Laura León

¿Qué posibilidades hay de que no haya presupuestos?

Confío en que los haya. Vox últimamente está subido al monte. No sé cómo se puede cambiar el discurso de manera tan radical de un día para otro. Al final, Vox está pensando en cómo provocar un clima preelectoral, y el PSOE está todavía agazapado.

¿Le ha llamado Espadas para el presupuesto?

Para nada. Hablamos de temas de la ciudad de Sevilla, del metro, de la Ciudad de la Justicia... pero a nivel andaluz, no. Yo encantado de hablar con él. Él sabe que nos tenemos aprecio. Pretende dar esa imagen de equilibrio con el presidente y no se relaciona con otros candidatos. Igual si le hiciera falta, sería diferente.

Si no hubiera presupuestos…

No pasa nada

¿Es obligado un adelanto o se pueden prorrogar los presupuestos?

Se pueden prorrogar.

¿El año entero?

Sí, claro.

¿Tiene preferencia de fecha de elecciones?

Estoy convencido de que se convocarán en septiembre para noviembre, esa es la fecha.

¿La que ha dicho el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, el 27 de noviembre?

La que ha dicho Elías, no. La que dice la Ley Electoral. Se nos olvida que nos votan para cuatro años. Y alguno se empeña en hacer trampas a ver si consigue arañar otros años incumpliendo. El mejor mensaje que se puede dar a los ciudadanos, a los inversores, a los empresarios que apuestan por Andalucía, es que aquí las cosas funcionan con normalidad, y normalidad significa agotar la legislatura. ¿Qué es difícil? Pues claro que es difícil. Empezamos con 47 escaños [la suma de PP y Ciudadanos] y vamos a terminar con 47 escaños. No fue fácil sacar adelante tres presupuestos ni gestionar una pandemia, traer a este Parlamento tantísimos decretos, pero estamos vivos. Parece que la gente piensa que le sienta bien este gobierno de Juan Marín y Juanma Moreno, de Juanma Moreno y Juan Marín. Aspiramos a renovar cuatro años más la confianza de los andaluces, pero cuando termine esta legislatura, no antes.

Después de los líos de Ciudadanos y la OPA del PP, ¿Cómo es su relación con el presidente, Juanma Moreno?

Los líos los tienen en Madrid. Aquí no hay líos.

Ha habido en Granada, en Jaén…

Pero la crisis la he tenido yo, que se me han ido los concejales.

Pero en origen forzados por el PP.

El PP pretendía la alcaldía. No fue posible y ya está. Y al final se la entregó al PSOE. Sabían lo que hacían antes de hacerlo.

¿Esas cosas no afectan al Gobierno?

En absoluto. Yo lo que hago es trabajar todos los días. Lo dijimos al principio, pero algunos se olvidan. Juanma y yo decidimos encapsular al Gobierno. Y eso significa que el ruido que está fuera no nos puede afectar a las decisiones que tenemos que tomar dentro. En Andalucía tenemos 800 ayuntamientos. Que yo sepa, Juan Espadas no se ha quejado de que mi grupo en Sevilla le haya aprobado el presupuesto, ni Fernando Villalobos en la Diputación de Sevilla. Hay que saber mantener los equilibrios. Si me dejo influir por lo que pasa en cada una de las comunidades autónomas de España, entonces no estará centrado donde tengo que estar que es en Andalucía. Supongo que Alberto Feijóo y Pere Aragonés tendrán sus problemas, e Isabel Díaz Ayuso ahora más problemas con Vox que antes con Ciudadanos. Cada uno es responsable, pero lo que sucede a 500 kilómetros no puede afectar a mis decisiones en Andalucía.

Con todo lo que le ha pasado a Ciudadanos y ahora con diputados en rebeldía, como Fran Carrillo ¿Por qué el partido no ha reventado en Andalucía?

Seguimos con 21 diputados. Nadie se ha ido al grupo mixto. En otros partidos sí. Carrillo sigue siendo diputado. Cuando ha habido un cambio en el grupo parlamentario, esos cambios han afectado a todo el mundo. Eso es como si Julio Díaz [diputado de Cs] me dice: es que ya no soy vicepresidente tercero de la Mesa. No. Es que antes jugabas de delantero y ahora has cambiado de cara al próximo año. Hay gente que lo acepta mejor y otra que lo acepta peor. Esto es lógico, es lícito y es legítimo. Punto. Ahora, respondiendo a la pregunta: me apodásteis el hombre tranquilo; no es que sea tranquilo, no hay un día que trabaje menos de 15 horas, 16, pero tengo una labor que desarrollar y nada me va a distraer de lo que tengo que hacer. Ningún ruido. Ninguno. Que si primarias, que si secundarias, que si PP, que si Murcia, todo eso es ruido. Lo importante es que aquí seamos capaces de que Andalucía lidere el crecimiento económico en este país. Cuando aquí algunos decían que era imposible que el 7% del PIB se destinara a sanidad pública y el 5% a la educación, hemos demostrado que se podía. Hemos bajado los impuestos y nos dijeron que íbamos a recaudar menos dinero. Pues se han equivocado: 600 millones más. Tengo que estar a lo que tengo que estar. Y sé que hay muchos fuegos dispersos para intentar distraernos. Y yo tengo una gran capacidad de concentración. Si alguien pretende sacarme del camino que tengo que recorrer para cumplir el objetivo que tengo que cumplir ha pinchado en hueso. Le ha pasado a muchos ya.

¿Usted se atribuye alguna responsabilidad en la crisis de Ciudadanos al haber de algún modo, en la negociación del Gobierno, diluido la marca Cs en el PP y permitir que sus socios controlen los resortes del poder en Andalucía: el presidente, Hacienda, Canal Sur?

En Andalucía, el presidente es del PP. La presidenta del Parlamento, que es la segunda autoridad, es de Ciudadanos; el vicepresidente es de Ciudadanos; y el consejero de Presidencia es del PP. Somos segundo y tercero. No está mal. Independientemente de eso, cuando hemos tenido que designar miembros se ha hecho por consenso. El equilibrio es bastante grande. El peso específico no solamente es en el Gobierno, sino en el peso presupuestario. Ahí estamos en una proporción de un 51 a un 49; de un 47 a un 53 en función del presupuesto y de las políticas, y eso teniendo en cuenta que Sanidad [en manos del PP] se lleva una gran parte de las partidas. ¿De cara a la opinión pública? Yo ya eso no lo controlo. Pero de cara a lo que son las decisiones: no hay ninguna decisión que no se tome por acuerdo del PP y de Ciudadanos en el Gobierno andaluz. Ninguna. Esta es la realidad. ¿Lo que se traslada fuera? Yo vengo de la política municipal. Y la cinta siempre la corta el alcalde. Aquí hay que venir llorado. Ahora, ¿Cómo damos a conocer nuestra participación? Todas las políticas económicas son o están bajo la responsabilidad de Ciudadanos. Educación la dirige Ciudadanos. Este es un gobierno muy equilibrado. De verdad es un gobierno de coalición. La proporción era 26 a 21 y creo que estamos en el equilibrio. Pero ni Juanma ni yo hemos valorado estas cosas. Decidimos qué áreas teníamos que poner en marcha y cuáles eran las mejores personas para dirigir esas áreas.

¿Siente frustración con todo lo que ha hecho en dos años y medio y que Ciudadanos se haya prácticamente evaporado?

Bueno. Cuidado. Aquí en Andalucía está todo organizadito. Hemos recuperado la estructura. Están todas las piezas en su sitio. Estamos a la espera de que un año por delante, el 22, va a ser año electoral y estamos preparados para la batalla. Cuidado. Mucha gente vende la piel del oso antes de cazarlo. Me decían 0 y saqué 9 [en 2015]; y me decían que el abrazo del oso del PSOE y saco 21. En las elecciones, vamos a jugar un partido. Y cuando vamos por el pasillo para ir al campo, ya me están diciendo que me van a meter una goleada. Después salgo al campo, aquel pincha, expulsan a un jugador, me pitan un penalti a favor y gano 0-1. De verdad, queremos ir tan deprisa que nos olvidamos de que esto es paso a paso. Y queda un año. A alguno se le puede hacer este último tramo muy muy larguito. En el mundo del deporte, estamos muy acostumbrados a la competición. Sabemos medir las fuerzas.

¿Alguna vez ha hablado con Juanma Moreno, con Elías Bendodo, con algún dirigente del PP para ir en sus listas, en las listas del PP?

Nunca.

¿De dónde sale entonces toda esta historia de que se quería ir al PP?

Bueno. También me han dicho que me iba a ir al PSOE en la legislatura anterior.

No de la misma manera.

Con más intensidad. Si te vas a la legislatura pasada, ¿Cuántos titulares de prensa?

¿Nunca pasó por su cabeza irse al PP?

Lo voy a poner muy clarito. Cuando yo deje Ciudadanos me voy a mi casa. Punto.

¿Descarta hacer una alianza con el PP, un Andalucía Suma?

Cuando hicimos eso en Euskadi, había unas circunstancias muy concretas y las dos fuerzas políticas, Pablo Casado e Inés Arrimadas tomaron la decisión de ir de la mano en Euskadi, pero aquí no se dan estas circunstancias.

¿Ciudadanos se va a presentar en Andalucía en solitario?

Por supuesto.

¿Y usted se va a presentar a las primarias de Ciudadanos para ser el cabeza de cartel?

Por supuesto. Lo dije hace un año y pico.

¿Tendrá rivales: Rocío Ruiz, Fran Carrillo?

No lo sé. Que se presente quien quiera. Eso me da igual. Me presenté y se presentaron once en 2015, y catorce candidatos en 2018. Y ahora los que tengan que ser. Eso es la democracia interna de un partido.

¿Cuándo son esas primarias?

Lo decide la dirección nacional del partido.

¿Lo ha hablado con Arrimadas? ¿Ha mejorado su relación?

Siempre hablo con Inés. Esta misma mañana he hablado con ella. Yo hablo mucho con todos los compañeros. Siempre lo he hecho. Ningún problema. Todo esto, es cierto, se mueve de una forma en la que se lanzan mensajes, se hacen perfiles anónimos, en las redes y se dice que este y que el otro, y como eso es gratis, no pasa nada, no se sabe quién está detrás, pues se intoxica mucho a la gente. Pero en Andalucía se puede resumir una entrevista en tres segundos: elecciones a final de 2022; Juan Marín va a ir por Ciudadanos si lo eligen sus afiliados, y, el PP irá por su lado. Iremos cada uno por nuestro lado. Y deseo suerte a todo el mundo. A las primarias se presentará todo aquel que quiera hacerlo. Ya está.

En Alemania, acabamos de ver cómo se aísla a un partido de ultraderecha. ¿Se ha dejado pelos en la gatera Ciudadanos pactando con Vox?

Ni uno. Ninguno.

¿No le parece que se esperaba de Ciudadanos otra cosa en esa relación con la ultraderecha?

Es que yo no he tenido esa relación. Ha habido un apoyo parlamentario de Vox. Que alguien me saque un solo pelo que hemos dejado en la gatera.

Por ejemplo, en políticas feministas.

Pues fíjese el cabreo que tiene Vox con nosotros con eso. Y con la inmigración y con el pin parental. Eso esta en nuestro ADN, de Ciudadanos. Y si mañana viene la eutanasia, la gestación subrogada, tenemos muy clara la hoja de ruta. Que alguien me diga qué principios o qué propuestas. 

Por ejemplo, es la primera vez que se dan en Andalucía ayudas a asociaciones antiabortistas.

Se abren unas convocatorias donde se pueden presentar todo tipo de entidades. Hay todo tipo de entidades. Se presentan y si cumplen con los requisitos, reciben la ayuda. Vox tiene un cabreo importante con las ayudas a las asociaciones feministas. Si por Vox fuese, no existirían las comunidades, solo el Gobierno de España. Eso sí es contradictorio.

También está el teléfono de violencia intrafamiliar ¿No tiene la sensación de haber perdido una oportunidad de hacer otras políticas en ese terreno, de haber perdido una oportunidad?

No sé si realmente vivimos en una España en la que realmente creemos en la igualdad de todos o no y en la libertad de pensamiento de todos o no. ¿O solo hay que creer en una parte? Las cosas se traen, se debaten, se aprueban, salen o no salen, Pero ¿de verdad un teléfono que no cuesta nada encima, va a poner en riesgo una comunidad autónoma de 8,5 millones de habitantes? ¿Unos presupuestos que significan el crecimiento económico? ¿Eso es razonable? ¿Es sensato? ¿Es una cuestión ideológica o pragmática? Alucino con esta cuestiones. Vamos a poner 5.000 millones para contratar sanitarios y el PSOE nos dice que no ¿Eso es ideológico? Y luego nos dicen que la atención primaria.

Juan Marín, vicepresidente de la Junta, este jueves en el Parlamento.
Juan Marín, vicepresidente de la Junta, este jueves en el Parlamento. Laura León

En la atención primaria hay problemas evidentes.

Como en todas partes. ¿A alguien se le ha olvidado que hemos pasado una pandemia? Que la OMS y el ministerio nos ha obligado a elaborar dos circuitos diferentes en los hospitales, que ha habido que dividir todos los servicios y que nunca ha habido 126.000 sanitarios en Andalucía. La salud tiene un presupuesto de cerca de 13.000 millones de euros Y eso se le olvida a todo el mundo cuando aún estamos en esto. Las consecuencias del covid van a estar ahí, la gente que ha perdido su empresa, los problemas de salud, es decir, algunos utilizan el covid como s fuera la meta. Lo hemos visto con los Ertes, ¿Por qué no lo llevan hasta diciembre del 22 como ha hecho Alemania? El sentido común no existe muchas veces y debería ser el primer sentido en política. De verdad, tengo 58 años, igual es que me he hecho muy mayor y me debería dedicar a otras cosas, pero lo único que me importa es que si estoy malo, poder ir al médico, que mis hijos puedan estudiar, que tengan oportunidades de trabajar, seguridad en las calles, un estado del bienestar que me garantice que cuando me haga un poco mayor, alguien me pueda cuidar, en fin, eso es lo que a mí me preocupa, pero ¿un teléfono?

No es solo un teléfono. Están estas ayudas, está el propio presidente diciendo que hay chiringuitos feministas, es todo un ambiente que ha cambiado. Pero lo que yo le pregunto es si tiene la sensación de haber perdido una oportunidad.

Lo que hay en Andalucía son chiringuitos socialistas, que estamos desmontado. Y nos viene el PSOE con que estamos desmantelando la sanidad publica, pero ¿Cómo puede haber hospitales fuera del SAS (Servicio Andaluz de Salud), ¿por qué no están en el SAS? ¿Quién hizo los conciertos con la sanidad privada en Andalucía? ¿Quién los hizo? Por eso digo: sentido común, coherencia, respeto a las ideas, puedes pensar como te dé la gana y yo también. Y si están dos teléfonos, ¿Cuál es el problema? No se ha desmontado nada. El problema sería que no hubiera uno. Vi en enero de 2018 cómo se rodeaba este Parlamento antes siquiera de que se hubiera votado la sesión de investidura porque íbamos a desmantelar el Estado del Bienestar en Andalucía y a acabar con los derechos fundamentales de los ciudadanos. Eso ¿dónde está? Alucino con estas cosas. Insisto, igual es que me he hecho muy mayor. Pero así lo veo yo. No me enfado porque puedo parecer esto o lo otro. Es tu opinión. Ahora, a los hechos me remito. Cuando estamos hablando del Estado del Bienestar y traigo una propuesta para mejorarlo con dinero y financiación y me la votan en contra, una de dos, o ese partido le toma el pelo a los andaluces o hace una política en interés exclusivo de tus siglas. Y eso yo no lo he hecho nunca. Yo no he hecho una política en interés de mis siglas y por eso me he llevado muchos palos. Pero no pasa nada, tengo la espalda ancha.

Le pongo un escenario. Hay elecciones, Ciudadanos queda por detrás de Vox y sale una mayoría con el PP ¿qué decisión toma?

No lo compro. Salgo a ganar. Vengo del mundo del deporte, de un deporte en el que nunca se empata. En el voley o ganas o pierdes. No se empata. He ganado y perdido finales en el tie break, en el último punto. Estoy acostumbrado a competir. No me dan miedo las urnas. Que se vayan preparando. Hay Ciudadanos para rato. Lo dije cuando llegué y nosotros vamos a pelear y estamos haciendo muy bien. Otra cosa es que aún no hayamos sido capaces de hacerle entender a la gente lo que ha sido Ciudadanos desde que llegó a la política andaluza; pero aquí no hay un solo imputado por corrupción desde que yo entré en el Parlamento. Todavía me acuerdo cuando me llamaban chantajista cuando decía que Chaves y Griñán se tenían que ir, pero no solo eso. Desde que llegué al parlamento andaluz en marzo de 2015 hasta hoy, en Andalucía ha habido estabilidad, cumplimento de todos los compromisos y lealtad. El PSOE, Moreno y Vox. Me da igual lo que pase. Gane, pierda o lo que sea. Tenemos una bolita de cristal y vas a quedar tercero. Hay un dicho: Quien quiera, conmigo, y quien pueda, contra mí. Nosotros no tenemos ningún límite, solo nos lo podemos poner nosotros: Hasta ahora en Andalucía en la gestión no hemos cometido errores. Espero que nos reconozcan a estos siete años de estabilidad y sin chorizos en el Parlamento andaluz. 

¿Por qué no se ha podido nombrar en primera votación al director de la oficina antifraude [necesita tres quintos de la Cámara]? ¿Han llamado al PSOE?

¿Qué propuestas han hecho? La presidenta del Parlamento llamó a los grupos. Quien digáis lo apoyamos, me dijo Elías. Presentamos un candidato, porque esta ley y esta oficina es una iniciativa de Ciudadanos desde el año 2015. La señora Susana Díaz firmó conmigo, puso la firma al lado de la mía, y, cuando llega la hora de poner en marcha la oficina, con un juez, un magistrado, con un currículum, con la cualificación, ahora que esperen quince días más, a ver si hay suerte y no sale. ¿Usted se cree, de verdad, que alguien en su sano juicio, se cree que el PSOE quiere acabar con las malas prácticas o es que hay mucho que esconder y mucho miedo a que cualquier funcionario público pueda, protegido, denunciar?

Dígame las cosas con las que está satisfecho en su labor y las que tiene por delante.

Yo con lo que quería era acabar con los titulares de prensa de corrupción. Había que terminar con esto. ¿Cómo puedo creer en una clase política que me roba? También quería hacerle la vida más fácil a la gente simplificando las normas ¿Cómo puede haber 20 leyes para lo mismo, si voy a hacer una obra, ¿tengo que ir 20 veces a la misma ventanilla? Eso es inviable, así no hay nadie que pueda invertir. Y lo que me gustaría hacer va en la dirección de lo que estamos haciendo. Es importante la cohesión de la comunidad. Las provincias de Almería y Jaén, esos ciudadanos que están desconectados. Darle esas oportunidades a todo el mundo. Y en la  digitalización los fondos europeos nos dan una oportunidad.

Más noticias