Público
Público

Reparto del CGPJ entre PSOE y PP Marchena, el juez conservador que reconcilió a Sánchez y Casado tras su "ruptura"

El actual presidente de la Sala de lo Penal del Supremo está entre los magistrados que decidieron no investigar el máster del líder del PP, pese a apreciar indicios de "trato de favor" en su concesión. También fue ponente de la polémica sentencia que recogió la condena a un año de prisión a César Strawberry, y estaba llamado a ser el ponente de la sentencia del Procés

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, saluda a Carlos Lesmes, presidente del Alto Tribunal. EFE

MADRID.- El magistrado conservador Manuel Marchena cuenta con el absoluto respaldo del PP para ser el nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que debe afrontar su renovación en diciembre, pero también ha logrado la bendición del Gobierno del PSOE.

Marchena está entre los magistrados que decidieron no investigar el máster del líder del PP, pese a apreciar indicios de "trato de favor" en su concesión

En una decisión celebrada y alabada por el líder del partido conservador, Pablo Casado -"Es un jurista de los mejores que ha tenido España en las últimas décadas"-, el Partido Socialista ha optado por aceptar la propuesta del PP para presidir el órgano de gobierno de los jueces, a cambio de contar con una mayoría de vocales, 11 de los 20 asientos. En la última renovación del Consejo, 10 de sus integrantes fueron propuestos por el PP, siete por el PSOE y uno por CiU (hoy PDeCAT), PNV e IU, respectivamente. En este caso, PSOE y PP se han repartido estos puestos de manera bilateral, impermeables a las críticas de Unidos Podemos, Ciudadanos y otros partidos. 

Marchena (Las Palmas, 1959), actual presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, es doctor en Derecho y sacó su plaza como fiscal en 1985. Aún debe ser formalmente respaldado con los votos de los nuevos vocales para presidir el CGPJ, como marca la Ley Orgánica del Poder Judicial -también le corresponde la presidencia del Supremo-, pero el acuerdo garantiza que se hará con este puesto. De hecho, Marchena viene a encarnar la reconciliación entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, tras algo más de dos semanas de fuego -dialéctico- cruzado.

Ni un mes ha durado la "ruptura de relaciones" anunciada por el Jefe del Ejecutivo, después de que Casado lo acusara desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados de ser "responsable y partícipe" del "golpe de Estado" que, en su opinión, está hoy teniendo lugar en Catalunya. Hoy, Gobierno y PP han vendido las bondades de este entendimiento.

Este magistrado aterrizó en el Alto Tribunal en 2007, tras ejercer como fiscal en distintos destinos durante casi dos décadas. En 2014 fue nombrado presidente de la Sala Segunda con 11 votos a favor, entre ellos los del PP. Como responsable de esta sala, Marchena estaba llamado a ser el ponente del juicio del Procès, pero en las negociaciones que han cristalizado en el pacto Gobierno-PP para repartirse los puestos en el órgano de gobierno de los jueces, los conservadores se han esforzado al máximo para contar con él en esta nueva etapa.

Además, se da la circunstancia de que Marchena es uno de los cinco integrantes de la Sala de Admisión del Alto Tribunal, la que debía decidir si investigar o no las irregularidades en el máster por la Universidad Rey Juan Carlos del líder del PP -el título que logró sin ir a clase, para el que sólo cursó 4 de 22 asignaturas, cuyos trabajos eligió en base a los "nombres" de esas asignaturas, como él mismo relató-. La Sala de Admisión, compuesta por cuatro conservadores y la progresista Ana Ferrer, decidió por unanimidad a finales de septiembre archivar el caso Máster, pese a apreciar indicios de "trato de favor" en la concesión de este título a Casado, entonces diputado en la Asamblea de Madrid.

Del 'Schola Iuris' de Villarejo a la condena a Strawberry

Galardonado este mismo año por la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno (ALTODO), Marchena es autor de varios libros, pero también de artículos en otras publicaciones. Está en posesión de la Cruz distinguida de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, concedida en 2002 por el Ministerio de Justicia, durante la segunda legislatura del Gobierno de José María Aznar.

Sin embargo, el magistrado también se ha visto salpicado por varias polémicas: fue el ponente de la sentencia que recogió la condena a César Augusto Montaña Lehmann (César Strawberry), cantante del grupo Def con Dos.

En 2017, anulando la absolución dictada meses antes por la Audiencia Nacional, la Sala de lo Penal, con Marchena como ponente de esta sentencia, le impuso una pena de un año de cárcel por los mensajes publicados por el cantante en la red social Twitter. Corrigiendo a la Audencia, el Supremo dictaminó que "la provocación la ironía o el sarcasmo" propios de las canciones de Def Con Dos no justificaban la absolución de su vocalista. 

En la lista de polémicas también se puede citar su aparición en el listado de profesores del instituto Schola Iuris, controlado por dos de los socios del excomisario José Manuel Villarejo Pérez, hoy en prisión provisional por la supuesta comisión de varios delitos. El excomisario, conocido por su vinculación con las llamadas Cloacas de Interior, acostumbraba a presumir de su influencia sobre jueces y fiscales. El exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo y otros reconocidos juristas alertaron sobre las irregularidades en este instituto pero, como publicó este diario, el CGPJ no dio respuesta a sus denuncias.

Además, su nombre está vinculado a otras causas mediáticas, como la condena a 11 años de inhabilitación al juez Baltasar Garzón. El Tribunal Supremo tomó esta decisión por unanimidad, en una sentencia en la que figura la rúbrica de Marchena.

Más noticias en Política y Sociedad