Público
Público

el nuevo gobierno andaluz Adelante Andalucía y PSOE exigen la dimisión de un alto cargo sanitario de Moreno por una "colusión de intereses"

El Gobierno de PP y Ciudadanos defiende la continuidad del director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud

Juanma Moreno, en el Parlamento de Andalucía. Europa press

europa press

El Gobierno andaluz ha defendido la continuidad en el cargo del director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Diego Vargas, porque "no tiene en la actualidad ninguna vinculación contractual ni vinculante" con la farmacéutica en la que trabajaba anteriormente.

Así se ha pronunciado el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, al ser preguntado por el hecho de que el coordinador general de IULV-CA y portavoz parlamentario de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, hubiera reclamado el cese de Vargas entendiendo que existe colisión de intereses con la farmacéutica china Techdow Pharma, para la que estuvo trabajando como director médico antes de incorporarse a la administración autonómica.

Dicha empresa se introdujo en el mercado farmacológico español con el biosimilar de enoxaparina sódica Inhixa, "medicamento cuya presentación realizó Vargas y que se produjo en septiembre del pasado año", explicaba la confluencia, que apuntaba que precisamente ahora, en el contrato de gestión de hospitales y centros de salud del SAS aparece un objetivo de farmacia que recoge "aumentar el porcentaje e los medicamentos biológicos prescritos que son biosimilares (insulinas, heparinas, y condroitin sulfato), de modo que ya ha comenzado la adquisición y dispensación de Inhixa en varios hospitales andaluces, informando que este medicamento será la única enoxaparina disponible en los mismos".

Al respecto, Bendodo ha asegurado que el director de Asistencia Sanitaria "no tiene en la actualidad ninguna vinculación contractual ni vinculante con la empresa, para la que trabajó cinco meses pero cesó el 5 de febrero antes de incorporarse a su puesto en la Consejería de Salud".

Por lo que respecta al fármaco, ha explicado que Inhixa no aparece en el contrato programa de SAS, "lo que figura es un indicador de prescripción de un grupo de medicamentos biológicos siguiendo la tendencia del resto de las comunidades autónomas".

Además, el portavoz ha señalado que este fármaco pertenece a la familia de fármacos de este indicador de prescripción "como al menos otras 17 familias terapéuticas más, en las que tienen cabida productos de 20 empresas del sector, y está introducido en más de 40 centros hospitalarios de toda España, seis andaluces".

Por todo ello, el consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior ha dicho que no le ve "mucho más recorrido" a este asunto.

Ciudadanos, de perfil

El PSOE-A se sumó este martes a Adelante Andalucía y reclamó el cese del director general de Asistencia Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Diego Vargas, por "ocultar", en la preceptiva declaración de intereses que tuvo que hacer cuando accedió al cargo en la administración autonómica, que previamente había trabajado para la farmacéutica china Techdow Pharma.

En rueda de prensa, el delegado de Universidades del PSOE-A, Antonio Ramírez de Arellano, ha aludido además al hecho de que Vargas esté afectado por un "presunto conflicto de intereses" en relación con un medicamento de esa farmacéutica.

Ha señalado que el PP-A se ha marcado como objetivo acabar con la subasta de medicamentos y, sin embargo, nos encontramos con cargos de la Consejería de Salud que "señalan directamente la adquisición de un determinado medicamento" y ya no les parece tan "terrible" que procedan de empresas farmacéuticas de China, en referencia al medicamento Inhixa, un biosimilar de enoxaparina sódica, es decir, un "antitrombo", que comercializa Techdow.

Ha insistido en que Vargas tenía que haber declarado su "conflicto de intereses" evidente y, sin embargo, no dijo que había trabajado en la citada farmacéutica a la hora de acceder al cargo en la administración autonómica.

Según Ramírez de Arellano, este es motivo suficiente para que este cargo sea cesado.

Asimismo, ha manifestado que el consejero de Regeneración, Juan Marín, también vicepresidente de la Junta, se debería plantear "intervenir" en la Consejería de Salud y analizar lo que ocurre con sus cargos, porque parece que algo "empieza a oler mal por presuntos casos de conflictos de intereses".

Ha añadido que los "amigos" del consejero de Salud, Jesús Aguirre, como él mismo definió a los nuevos cargos de su departamento, tienen ciertos "intereses" en el ámbito de la sanidad privada o de farmacéuticas.

Más noticias