Público
Público

Operación Kitchen La comisión 'Kitchen' no ha recibido toda la documentación solicitada a Interior y a la Fiscalía sobre el espionaje a Bárcenas

Una vez que los grupos tengan toda esta información en sus manos, se dará un plazo de "varias semanas" para que la estudien y analicen a fin de preparar los interrogatorios, por lo que los primeros comparecientes no desfilarán en el Congreso hasta marzo, como mínimo.

La ex secretaria general del PP y exministra María Dolores de Cospedal y el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo. EFE
La ex secretaria general del PP y exministra María Dolores de Cospedal y el exministro de Interior Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo. EFE

La comisión de investigación sobre la Operación Kitchen está a la espera de recibir toda la documentación solicitada al Gobierno, sobre asuntos del Ministerio de Interior, a la Fiscalía y a otras autoridades para poder fijar un calendario de comparecencias. Fuentes parlamentarias apuntan que aún no se ha recibido toda la información requerida desde que se aprobó la solicitud de documentación y la lista de comparecientes, esto es, hace dos semanas.

En concreto, el órgano parlamentario acordó por unanimidad el pasado 28 de enero la comparecencia del excomisario José Manuel Villarejo y del resto de cargos policiales y políticos presuntamente implicados en la trama sobre la operación parapolicial organizada por el Ministerio de Interior, a instancias del PP y pagada con fondos reservados, para espiar al extesorero del partido Luis Bárcenas y eliminar pruebas incriminatorias sobre la corrupción de la formación.

La lista de solicitud de comparecencia del PSOE, que salió adelante además de la del PNV —planteó sólo los nombres de Villarejo y ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño—, incluye a Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias; al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy; la ex secretaria general del PP y exministra María Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López de Hierro; el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz; y el ex secretario de Estado Francisco Martínez.

Asimismo, se requerirá la comparecencia de Eugenio Pino, ex jefe de la Dirección Adjunta Operativa (DAO); el ex comisario jefe de Asuntos Internos Marcelino Martín-Blas; Andrés Gómez Gordo, ex comisario jefe de seguridad de Cospedal cuando era presidenta de Castilla-La Mancha, y los policías José Ángel Fuentes Gago y Bonifacio Díaz Sevillano.

La comisión estudiará las grabaciones de Villarejo

Además de esta lista, el PSOE, grupo impulsor de la comisión de investigación junto a Unidas Podemos, propuso solicitar varios documentos al Gobierno relacionados con el Ministerio de Interior, como la orden de 1995 que desarrollaba la Ley de Fondos Reservados y la relación de miembros que formaron parte del tribunal que aprobó el acceso de Sergio Ríos, exchófer de Bárcenas y captado posteriormente por Villarejo para espiar a Rosalía Iglesias, a la escala básica de la Policía Nacional.

También, el grupo socialista requirió, entre otros documentos, el informe elaborado por Fuentes Gago sobre la incompatibilidad de trabajo de comisario con las actividades empresariales de Villarejo, así como los expedientes de concesión de medallas de oro, plata o roja entregadas, bajo los mandatos de Fernández Díaz y Juan Ignacio Zoido al frente de Interior, a comisarios, inspectores jefes, inspectores y a otras personas ajenas al cuerpo.

En cuanto al Ministerio Fiscal, el PSOE solicitó los informes de la UDEF sobre las causas de corrupción contra el PP vinculadas a la Gürtel, los papeles de Bárcenas, Púnica, Lezo o la propia operación Kitchen, "sin vulnerar la reserva de los sumarios que se están instruyendo". Además, la Fiscalía tendrá que aportar la grabación de Villarejo a Cospedal y López del Hierro, en la que éste último aseguró que Rajoy aprobaba los trabajos que encargaba al excomisario; la conversación de Villarejo con sus socios, los empresarios Adrián de la Joya y Alberto Pedraza; la agenda del excomisario; la documentación acreditativa de la financiación de la Operación Kitchen con cargo a los fondos reservados; y los archivos del móvil del número dos de Fernández Díaz. Sobre éste último, el PSOE pidió dos actas notariales en las que Francisco Martínez certificó los mensajes intercambiados con el exministro de Interior, evidenciando que sabía del espionaje a Bárcenas.

Según establece el plan de trabajo del órgano parlamentario, la documentación será "demandada con la mayor celeridad posible, recibida y puesta a disposición inmediata de todos los miembros de la comisión". Una vez que los grupos tengan toda esta información en sus manos, se dará un plazo de "varias semanas" para que la estudien y analicen a fin de preparar los interrogatorios — señalan fuentes parlamentarias—, por lo que los primeros comparecientes no desfilarán en el Congreso hasta marzo, como mínimo.

Bárcenas declarará "de los primeros"

En cuanto al orden de comparecencias, los partidos que impulsaron la comisión se han mostrado abiertamente favorables a que Luis Bárcenas declare "de los primeros". En esta línea, el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Rafael Simancas, señaló el pasado martes que el exgerente del partido, que supuestamente fue víctima de la Operación Kitchen, sea una de las primeras personas en comparecer ante la comisión de investigación relativa a esa trama. "Tiene muchas cosas que aportar para que luego respondan Rajoy y Cospedal", apostilló Simancas.

Si bien, el grupo socialista sigue manteniendo que los responsables políticos sean los últimos en comparecer en sede parlamentaria para que se les pueda preguntar por lo que antes hayan dicho los policías que montaron el operativo. No obstante, "cada día parece más interesante" que el extesorero sea uno de los "primeros" en desfilar ante este órgano, remató Simancas.

Y es que, según una información adelantada por El Mundo, el actual secretario de Justicia del PP, Enrique López, puso en contacto al abogado del PP en la causa por la caja b del partido, Jesús Santos, con un empresario que hizo de enlace con el extesorero Luis Bárcenas. El propio Enrique López, también consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, admitió que ejerció de intermediario siendo juez de la Audiencia Nacional. 

El portavoz adjunto de Unidas Podemos y vicepresidente de la comisión de investigación, Enrique Santiago, también comentó en rueda de prensa que su grupo ya ha planteado una propuesta al PSOE sobre el orden de las comparecencias. "Propusimos que Bárcenas fuera de los primeros en comparecer, incluso antes de que se supiera esta información. Es obvio que si vamos a investigar una operación sobre alguien a quien se le ha espiado y robado, él y su esposa sean de los primeros", añadió Santiago.

Ya la semana pasada, varios partidos —Unidas Podemos entre ellos— expusieron a este medio que la declaración de Bárcenas se vuelve "más necesaria" en la comisión después del escrito remitido por el extesorero a la Fiscalía en el que señalaba que Mariano Rajoy destruyó en su despacho los papeles que acreditaban la caja B de su partido "sin saber" que el propio Bárcenas guardaba una copia. El extesorero apuntó que "gran parte" de la documentación que se guardó "fue sustraída" del estudio de su mujer "cuando entraron a robar". También señaló que el comisario Andrés Gómez Gordo, "a resultas de la instrucción en la Operación Kitchen, mantuvo contacto con José Manuel Villarejo en relación a los pendrives y papeles" que presuntamente se habían sustraído.

Se deja abierta la comparecencia de Casado

Asimismo, los grupos que sostienen el Gobierno coinciden en que Villarejo "no sea de los primeros" en declarar en sede parlamentaria. "Siempre hemos sido conscientes de que no conviene que un señor que miente tanto venga el primero a llenar de fango la comisión", sostuvo la portavoz socialista en la Cámara Baja, Adriana Lastra, hace unos días. Su partido cedió ante la presión del resto de grupos para llamar a declarar a Villarejo, ya que el PSOE fue la única formación que no incluyó el nombre del excomisario en las propuestas de comparecencias. Unidas Podemos, que sí reclamó al policía encarcelado, también defiende que "lo sensato" es que no sea de los primeros en ser interrogados.

En cuanto a una posible comparecencia del actual presidente del PP, Pablo Casado, quien ha optado por desvincularse de la formación cuando Rajoy estaba al frente, pese a que ocupaba el cargo de vicesecretario general de Comunicación del partido, el PSOE no descartó que se le acabe citando al recordar que la comisión se reservó la posibilidad de abrir una nueva lista de comparecencias. "Ahí lo dejo", zanjó Simancas tras hacer hincapié en que la ciudadanía "tiene derecho a conocer el contenido de las negociaciones del PP de Casado con el delincuente Bárcenas". "¿Qué le pedían a Bárcenas los intermediarios de Casado, qué silencios le reclamaban, a quién protegían esos intermediarios enviados por Casado, qué le ofrecían a cambio de sus silencios y qué papel jugaba en todo esto Enrique López?", cuestionó el pasado martes.

Unidas Podemos ha defendido desde un primer momento que Pablo Casado desfile ante la comisión. El grupo confederal ha insistido siempre en que el objeto de la trama no se trata de un caso aislado, sino de "manzanas podridas" en el seno del partido que actualmente lidera, como llegó a decir el portavoz del grupo, Pablo Echenique, hace unas semanas. "Nos parece evidente que el señor Casado tiene que comparecer. Por ello, cuando acabe la primera ronda de comparecencias, volveremos a plantear al PSOE la necesidad de que comparezca", avisó Enrique Santiago. 

Más noticias de Política y Sociedad