Público
Público

Oposición coronavirus El PP compite con Vox por desgastar al Gobierno en plena emergencia sanitaria

Las posiciones de ambos partidos contrastan frontalmente con la de Inés Arrimadas. La líder de Cs se ha desmarcado de los ataques de PP y Vox y ha tendido la mano al Gobierno desde el primer momento, sin entrar en descalificaciones ni ataques.

El líder del PP, Pablo Casado junto con otros miembros del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, Teodoro García Egea y Adolfo Suárez Illana en los pasillos del Congreso tras el pleno extraordinario celebrado este miércoles para explicar la declaración del
El líder del PP, Pablo Casado junto con otros miembros del partido, Cayetana Álvarez de Toledo, Teodoro García Egea y Adolfo Suárez Illana en los pasillos del Congreso tras el pleno extraordinario celebrado este miércoles para explicar la declaración del estado de alarma y las medidas para paliar las consecuencias de la pandemia provocada por el coronavirus. EFE/Mariscal POOL

marta monforte

El PP y Vox siguen con su particular pugna por mantenerse como el principal partido de la oposición, incluso en un escenario de emergencia sanitaria como el actual. El último pleno en el Congreso celebrado el pasado día 25 cuyo objetivo era la convalidación de dos Decretos Leyes y la prorroga del estado de alarma fue la prueba. A pesar de que las dos formaciones votaron a favor de dicha prorroga, los reproches y las críticas hacia el Ejecutivo central coparon los discursos de los líderes de ambas formaciones, Pablo Casado y Santiago Abascal.

Casado lleva repitiendo desde los inicios de la crisis sanitaria que su formación es "leal" al Gobierno. Desde la tribuna del Congreso, insistió en varias ocasiones en que no era tiempo de reproches y que ya habría tiempo de dilucidar responsabilidades cuando todo pase. Sin embargo, en el mismo discurso, acusó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de "no estar a la altura" del momento actual, de "abandonar a su suerte" a los sanitarios y de "defraudar de nuevo" a los españoles: "Hoy me deja más preocupado", le espetó.

Abascal, por su parte, arremetió contra el Gobierno por hacer "todo tarde y mal" y le pidió a Sánchez que cesara al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, al vicepresidente segundo Pablo Iglesias, presente en el pleno, y al president de la Generalitat, Quim Torra. A este último, aplicando el artículo 155 a la autonomía de Catalunya.

Las posiciones de ambos partidos contrastan frontalmente con la de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. La jerezana se ha desmarcado de los ataques de PP y Vox y ha tendido la mano al Gobierno desde el primer momento, en ocasiones proponiendo medidas al margen de lo acordado por Ejecutivo central, pero sin entrar en la crítica a Sánchez ni a otro miembro de su gobierno.

El jefe del Ejecutivo no quiso entrar en las críticas de sus adversarios y pidió "tiempo, lealtad y unidad": "Cuando salgamos de esta situación entonces me defenderé. Pero ahora no voy a perder ni un minuto ni un gramo de energía porque necesito toda para enfrentarme al virus, porque el enemigo es el virus". Quienes sí plantaron cara a la oposición fueron la portavoz del grupo socialista Adriana Lastra, y el representante de Unidas Podemos, Pablo Echenique.

Presidentes regionales y la dirección del PP pasan al ataque

Los presidentes autonómicos del PP son la voz de Pablo Casado en esta emergencia sanitaria y no al revés. Ahora que el líder del PP ha perdido el foco mediático tras haberse paralizado la actividad habitual del Congreso por el estado de alarma, son los dirigentes territoriales quienes adquieren protagonismo y lideran la oposición desde un mismo bloque.

Cada uno en su rol, los líderes regionales añaden presión sobre el Ejecutivo central. La madrileña Isabel Díaz Ayuso es una de las que más protagonismo ha adquirido debido a que Madrid tiene más de la mitad de los casos y las muertes por coronavirus del conjunto del Estado. Ayuso llegado incluso ha acusar al ministerio de Sanidad de bloquear la llegada de material sanitario a Madrid. 

El secretario general del PP, Teodoro García Egeahace responsable al socialista "de todo lo que ocurra" durante la crisis. Así de tajante se mostró el pasado martes en una comparecencia ante la prensa, en la que aseguró que el Gobierno llevaba semana y media con el mando único" sin ejercer sus responsabilidades". Para el popular, Sánchez no ha sabido liderar el estado de alarma, por su "incapacidad de gestión" y su "inacción".

Álvarez de Toledo considera que Pedro Sánchez lidera "el peor gobierno, en el peor momento y sin control" parlamentario"

Otra de la cara más visible del PP, su portavoz en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo, tampoco se ahorra las críticas: "El peor gobierno, en el peor momento, sin control", escribió el pasado 22 de marzo a través de su cuenta de Twitter. La portavoz de los populares en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, se expresa en los mismos términos en sus redes: "Nos dijeron que solo habría algún caso diagnosticado en España. Nos dijeron que el impacto en la economía sería poco significativo. Nos dijeron que habían comprado tests rápidos homologados y fiables. La mentira hecha Gobierno".

También el exportavoz del PP en el Congreso, ahora secretario tercero de la Mesa, Rafael Hernando, tacha al Gobierno de "incompetentes y sin escrúpulos" en la gestión de esta crisis. "Se cachondean del dolor de la gente. Ya está bien", critica.

El 8-M: el 'desencadenante' de los contagios para PP y Vox

Tanto el PP como Vox utilizan las marchas feministas del 8-M -en las que los populares participaron por primera vez en años- para atacar al Gobierno por "alentarlas". Es más, Casado llegó a afirmar que el pico actual de contagios procede de las concentraciones: "Estas cifras coinciden con el pico de las concentraciones multitudinarias que tuvieron lugar hace casi dos semanas, fue irresponsable alentar a manifestarse", afirmó el pasado viernes 20 de marzo.

"Aquí está la prueba", escribía esta semana Javier Maroto, portavoz del PP del Senado, en su cuenta de Twitter. "La manifestación del 8-M fue convocada por el mismo Gobierno que ya sabía una semana antes que el contagio del coronavirus era masivo. ¿Era mas importante sacarle rédito político a esa manifestación que proteger la salud ?", añade. Sin embargo, en la información a la que se refiere el conservador se explica que el Gobierno detecta "en la tarde-noche del 8 de marzo" un pico de contagios que se produjo 8 o 10 días antes, a finales de febrero.

Abascal también se une a la teoría de que el Gobierno ocultó información para no tener que cancelar el 8-M. "El Gobierno ha salido con guantes de látex detrás de una pancarta mientras afirmaba que no había que tomar medidas y que los focos estaban controlados", criticó en un vídeo publicado en las redes oficiales del partido el pasado 10 de marzo, cuando se conoció el positivo de su secretario general, Javier Ortega Smith.

A pesar de que Arrimadas no ha polemizado con esta cuestión, sí lo han hecho algunos de sus responsables territoriales como Toni Cantó. El portavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, acusó al Gobierno central de "amoral" por haber preferido "alimentar los fastos del 8 de marzo antes que proteger nuestras vidas" y se refirió así al contagio de coronavirus de la ministra de Igualdad, Irene Montero: "Manifestante ilustre, hermana, yo sí te contagio".

Más noticias de Política y Sociedad