Público
Público

Pactos de La Moncloa La propuesta de un pacto "de reconstrucción" llega en el peor momento de la relación entre Sánchez y Casado

La relación entre ambos está más que deteriorada por la falta de diálogo. Desde que Sánchez es presidente y Casado líder de la oposición se han reunido solo en seis ocasiones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado en un encuentro en el mes de diciembre de 2019. EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado en un encuentro en el mes de diciembre de 2019. EFE

marta monforte

El Gobierno ha escogido que el próximo jueves 16 de abril se inicien los contactos entre el presidente del Gobierno y el resto de formaciones de la oposición para alcanzar un consenso, que el Ejecutivo equipara a los Pactos de La Moncloa de 1977, bautizado por Ciudadanos con el nombre de "pactos de la reconstrucción". Un anuncio realizado a través de la ministra María Jesús Montero en rueda de prensa de manera unidireccional, sin consultar previamente con el PP —la ronda comenzaría con el líder de la oposición, Pablo Casado— lo que ha provocado el enfado de los populares.

Desde el PP han acusado al socialista de "nula voluntad de pacto y una arrogancia e incapacidad que dificulta cualquier colaboración con la oposición. Así no", han manifestado a la prensa. "No podemos admitir que cite en formato de ronda de consultas en audiencia, sino a través de un acuerdo previo con un mínimo de respeto al principal partido de la oposición", han explicado. "Este partido ha tenido una trayectoria institucional demasiado relevante en los últimos 40 años como para consentir más desplantes e insultos de este Gobierno".

Los conservadores amagan con no acudir a la reunión, que previsiblemente se realizará de manera telemática— y muestran abiertamente su escepticismo a que dicho pacto salga adelante. El líder de los populares calificó de "trampantojo" la oferta que hizo Sánchez desde la tribuna del Congreso. Casado afirmó que se trataba de "una excusa más" del presidente del Gobierno para esconder su mala gestión y sólo se ofreció a pactar las futuras medidas económicas.

La relación entre ambos está más que deteriorada por la falta de diálogo. Desde que Sánchez es presidente y Casado líder de la oposición, se han reunido solo en seis ocasiones. La última de ellas fue a mediados de febrero, un encuentro en el que se constató el bloqueo del PP a la renovación de los órganos constitucionales que requerían del voto favorable de los conservadores. Ahora, en plena emergencia sanitaria, no hay una vía de comunicación fluida, como ha recordado este martes Casado. El popular ha lamentado que Sánchez lleve "once días" sin llamarle y ha hecho hincapié en que en 24 días "apenas" han hablado "un par de minutos".

Fuentes de la dirección popular aseguran a Público que esta falta de diálogo dificulta cualquier entendimiento posterior: "Para eso haría falta la altura política de haber hecho ahora una comisión con todos los portavoces y el estar en contacto constante con ellos, pero el hecho de que Sánchez no cuente con Casado nos deja bastante claro nuestro papel en el futuro", señalan.

El PP y FAES piden la cabeza de Iglesias a modo de excusa

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, también ha expuesto sus dudas con que este gran pacto salga adelante. Tras la Junta de Portavoces en el la Cámara Baja, la conservadora ha señalado: "Me parece muy difícil que hayan nuevos Pactos de La Moncloa mientras Sánchez esté en La Moncloa". Otras voces en el PP condicionan este futuro pacto a una salida del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, -—y extensiblemente de los miembros de su formación—del Gobierno, a modo de excusa para no tener que aceptarlo.

Una estrategia compartida por la Fundación FAES presidida por Jose María Aznar, que ha publicado un editorial en el que ha señalado que la credibilidad del presidente del Gobierno "tendía vertiginosamente a cero" ya antes del coronavirus, pero en el que abre la puerta a que se reediten los Pactos de la Moncloa siempre y cuando Unidas Podemos se marche del Gobierno y no se pacte con las formaciones independentistas.

La ministra portavoz ha rechazado tajantemente condiciones previas para iniciar el diálogo: "Este es un Gobierno cohesionado y no se trata de utilizar estas reuniones con motivos partidistas o para lanzar deseos que no se van a cumplir. Eso no sería más que una excusa para no iniciar el proceso de diálogo". Sobre el alegato de Aznar a través de FAES, Montero ha señalado que "Aznar puede tener las expectativas que quiera sobre el Gobierno de España", pero ha asegurado que no está en los planes de los socialistas ni del Ejecutivo.

Los expertos ven poco factible un "pacto de reconstrucción" con la derecha actual

Tal y como explica Público, economistas y politólogos subrayan que la doctrina económica de PP, Vox y Cs impide a estos partidos alcanzar los acuerdos políticos de concertación necesarios para hacer frente a las secuelas de la pandemia, porque la magnitud de la recesión requerirá un nuevo modelo centrado en los servicios públicos, la equidad y la sostenibilidad.

La tesis que maneja La Moncloa es que una macro-concertación económica, política y social entre todos los partidos presentes en el Congreso, como la que logró Adolfo Suárez tras ganar las elecciones pero quedando lejos de la mayoría absoluta, es la única solución posible ante las secuelas sin precedentes que ya empieza a sufrir nuestra economía, además del cambio de modo de vida que la amenaza del virus impone a toda la sociedad.

Más noticias de Política y Sociedad