Público
Público

Entrevista con Joan Calabuig

"El PP ha convertido Valencia en un régimen con enormes conexiones clientelares"

El candidato del PSOE a la alcaldía de Valencia asegura que está dispuesto a negociar con "todas las fuerzas progresistas" con una única condición: Rita Barberá debe irse

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 10

El candidato del PSOE a la alcaldía de Valencia, Joan Calabuig.- EFE

MADRID.- Joan Calabuig, candidato por el PSPV a la Alcaldía de Valencia por segunda vez, cree que en esta ocasión podrá derrotar a la “invencible” Rita Barberá. Afirma que la Comunidad Valenciana ha sido un régimen clientelar durante más de veinte años, pero que ahora se está demoronando por los casos de corrupción. Su opción es echar al PP de la Alcaldía de Valencia y, para ello, no oculta que está dispuesto a pactar con todas las fuerzas progresistas que tengan representación. Dice que apoya a Pedro Sánchez y que debe ser el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno.

Para empezar por lo de mayor actualidad, ¿qué alcance político tiene la dimisión del vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, por su implicación en el “caso Noos” para Rita Barberá?

Ya advertimos hace mucho tiempo que la situación de Grau era insostenible, pero el Ayuntamiento y la Generalitat Valenciana se negaron a defender los intereses de la ciudad en el “caso Noos”, porque hay que decir que Valencia junto con el Gobierno regional han perdido más de tres millones de euros en este asunto. Creo que, en estos momentos, esta dimisión deja en evidencia a Rita Barberá de una manera muy clara. De hecho, ella misma ha dicho de forma reiterada que era su mano derecha. Ha estado en el epicentro de todas las decisiones fundamentales del Ayuntamiento de Valencia y, además, quiero recordar que muchas de las situaciones que se viven de corrupción y abusos en el entorno del Ayuntamiento de Valencia, están en instituciones en las que Barberá tiene capacidad de decisión.

“Estoy dispuesto a negociar con todos con una salvedad: el PP debe dejar el poder”

¿Cree que Barberá también debería asumir responsabilidades políticas por este caso?

Las debe asumir, porque esto es la materialización de una catástrofe de gestión que es inconcebible. Porque sólo hablamos del “caso Noos”, pero quiero recordar que en el caso de la depuradora de Valencia, en cuya empresa el Ayuntamiento de Valencia tiene una mayoría decisiva, hasta ahora hay seis imputados de la estructura del PP valenciano y han desaparecido más de 30 millones de euros. Además, Rita Barberá también está citada por la gestión de la Fórmula 1. Y, por tanto, aunque sea sólo por una gestión completamente catastrófica y, además, con muchas situaciones de irregularidades que están en los tribunales, debería asumir responsabilidades y creo no puede estar al frente de la Alcaldía de Valencia.

Sin embargo, los casos de corrupción en el PP valenciano no son nuevos, es algo que se lleva conociendo muchos años, pero nunca le pasan factura en las urnas, ¿Por qué? ¿Cree que va a cambiar esta situación el 24-M?

El PP, a lo largo de estos años, ha constituido en Valencia un auténtico régimen, donde hay enormes conexiones clientelares a todos los niveles. Pero ha llegado un momento en el que la situación económica ha hecho ver a muchos ciudadanos lo que el PSPV decía hace mucho tiempo, porque llevamos diez años denunciando casos de corrupción y la forma de gobernar aquí. Creo que los ciudadanos de Valencia han visto que ahora es el momento de cambiar y empezar un nuevo tiempo.

Aunque eso sea así, el PSPV se ha difuminado en estos últimos veinte años con la fuerza que llegó a tener en Valencia, ¿No deberían hacer algo de autocrítica? ¿Por qué los valencianos no han confiado en ustedes?

Creo que la autocrítica la hemos hecho reiteradamente. Y es verdad que hemos tenido momentos complicados. Pero, pese a todo, resistir veinte años al régimen del Partido Popular en la Comunidad Valenciana pienso que ha sido algo muy importante. Acepto que cometimos errores muy importantes y que, además, decisiones que no eran nuestras, que se tomaron en Madrid y que afectaban a la Comunidad Valenciana, perjudicaron a la posición de los socialistas. Y me refiero al tema de las inversiones o la propia financiación de la Comunidad, que hicieron que una parte de los valencianos nos vieran con desconfianza. Sí, hubo errores nuestros, hubo errores generales del conjunto del partido, pero creo que eso se ha recuperado y se verá el 24-M.

O sea, ¿no crees que Rita Barberá sea invencible en las urnas?

Por supuesto que no es invencible. Lo que pasa que ese régimen del que hablaba ha hecho cosas sorprendentes. Por ejemplo, quiero que los ciudadanos sepan que durante diecinueve años la oposición nunca ha podido participar en una sesión de control a la alcaldesa de Valencia y nunca ha participado en un debate sobre el estado de la ciudad. Pero ése régimen en el que se ha sustentado el PP toca a su fin, junto a una situación de emergencia social y económica que es insoportable ya en Valencia.

"Podemos es una fuerza con la que tenemos que dialogar”

Suponiendo que ocurra lo que usted dice y Barberá pierda la mayoría absoluta, ¿Cree que usted quedaría segundo? ¿Y con quién pactaría?

Mi aspiración es ganar al PP y no descarto que eso sea posible. En todo caso, lo que sabemos es que se inicia un nuevo tiempo, que no va a ser de mayorías absolutas, sino de pactos, de acuerdos, de negociación y de trabajo conjunto. Por tanto, estoy dispuesto a dialogar con todos, con una salvedad: el PP debe abandonar el poder, porque han afectado gravísimamente la reputación de la ciudad, y eso tiene unos costes económicos y sociales que hay que evitar para el futuro. Por ello, el PP no cuenta para nosotros en cuanto a lo que debe ser el futuro de la ciudad de Valencia como posibilidad de buscar acuerdos y, a partir de esto, estamos dispuestos a dialogar con todos aquellos que los ciudadanos decidan que deben ser sus representantes municipales.

Si usted es alcalde, ¿qué le ofrece a los valencianos? ¿Cuál es su proyecto?

Valencia no se merece la situación en la que está viviendo porque es una gran ciudad y con unas potencialidades enormes. Para nosotros el primer objetivo es el relanzamiento de la actividad económica y del empleo. Hay zonas de Valencia con un valor extraordinario, donde sabemos que mucha gente de Europa quiere invertir. Y, uno de mis principales proyectos, es un gran plan de rehabilitación para que carpinteros, electricistas, albañiles puedan volver a trabajar en la ciudad. Hay barrios donde se pueden hacer muchas cosas, como el Cabañal, que lleva más de veinte años degradándose por el empecinamiento y la soberbia de la señora Barberá. Pero, además, queremos hacer un ayuntamiento de marcado acento social, en este sentido queremos crear antes del próximo curso escolar una bolsa de becas para apoyar a las familias trabajadoras que pasan por una situación límite. Y, por último, queremos un ayuntamiento limpio, alejado de la corrupción y claramente fundamentado en la trasparencia y en la participación de los ciudadanos. Haremos presupuestos participativos, para que los ciudadanos puedan decidir una parte de las inversiones en la ciudad directamente.

Vamos a la política nacional, ¿Usted es más de Pedro Sánchez o de Susana Díaz?

Los conozco a los dos personalmente. Susana Díaz me parece una líder fantástica, ahora, creo que ella ha decidido claramente que va a seguir la senda de Andalucía. A mí me parece que Pedro Sánchez será un excelente presidente del Gobierno y tendrá todo mi apoyo. Creo que debe ser el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno y creo que lo puede hacer muy bien. Además, pienso que parte de una posición muy sólida y va a ser un gran presidente.

"Creo que Pedro Sánchez debe ser el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno”

¿Qué le pareció la decisión de Ferraz sobre Tomás Gómez? Hubo rumores que podría repetirse en Valencia con Ximo Puig. 

Son situaciones distintas. Ximo Puig fue elegido en unas primarias abiertas por toda la ciudadanía en la que participaron más de 60.000 personas, que fueron a votar personalmente y, además, pagando. O sea, que Puig tiene un grado de legitimación incontestable . En el caso de Gómez no conozco los detalles, pero creo que la dirección federal tomó la decisión más correcta para poner al partido en la mejor posición en Madrid.

Por último, ¿le preocupa Podemos? Las encuestas indican que puede acabar con Izquierda Unida, ¿también puede acabar con el PSOE?

Con el PSOE no acaba nadie. Hemos superado todo tipo de avatares históricos, dictaduras, persecuciones… en fin. El PSOE va a seguir siendo una fuerza esencial en el panorama político español. Y a Podemos lo miramos como una opción política más, con todo respeto. Es verdad que muchos de sus perfiles están por definir, por aclarar o por consolidar, pero es una fuerza con la que tenemos que dialogar. Pero también con IU o Compromís. Hablaremos con todas las fuerzas progresistas que quieran propiciar el cambio.

Más noticias en Política y Sociedad