Público
Público

PP de Madrid El PP ya no esconde su guerra total por la disputa de poder entre Casado y Ayuso

La sucesión de acontecimientos y filtraciones en medios provocados tras la última reunión del partido a nivel regional ejemplifican una batalla de la que todavía quedan muchos episodios por suceder.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante un desayuno informativo, el pasado 7 de septiembre, en Madrid. E.P./Eduardo Parra
La presidenta autonómica de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto al presidente del PP, Pablo Casado, en un desayuno informativo celebrado el pasado 7 de septiembre. - Eduardo Parra / EUROPA PRESS

"Bastante carajal tengo con lo mío". Estas fueron las palabras de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, antes de entrar a la sede de Génova el pasado viernes. Le preguntaban por la sentencia de la Audiencia Nacional que condenaba al Partido Popular (PP) por pagar las obras de ese edificio con dinero negro. Pero ese "carajal", que se había reavivado los días previos es ya una guerra total. Y el partido que preside Pablo Casado ya no la puede esconder tras los últimos acontecimientos, especialmente por una sucesión de filtraciones, bloqueos de Whatsapp y amenazas judiciales aireadas sin parar.

El viernes era una cita clave en la crisis interna. No tanto en lo formal sino en lo simbólico, en lo político. El ambiente se había calentando en los medios de comunicación, llegando a publicarse incluso que dirigentes "ayusistas" recurrirían a los tribunales para que el Congreso madrileño se adelante en las fechas que ellos pretenden. Ayuso quiere que se haga cuanto antes y la Junta Directiva nacional, nombrada por la dirección de Génova, se mantiene en la posición 

Lejos de calmar los ánimos, la cita del viernes desencadenó un carrusel de informaciones de uno y otro lado. Llamativas fueron las referidas a los bloqueos y desbloqueos de Whatsapp por parte de la presidenta madrileña hacia miembros destacados de la dirección nacional como Teodoro García Egea. Ayuso se había presentado formalmente ante la dirección regional como candidata de "unidad".

Pero nada más lejos de la realidad. "Es increíble que una presidenta regional tenga a gente bloqueada así, especialmente al secretario general. Luego viene con lo de la unidad...", señala a Público una persona del partido cercana a la dirección nacional, reflejando el sentimiento de Génova.  "Creo que son más de 15 personas", añaden las mismas fuentes. Desde el entorno de Ayuso han querido rebajar la importancia del asunto y se han escudado en que tiene dos móviles, uno sólo para las personas de su confianza. "Discusiones de patio de colegio", dijo Ayuso públicamente sobre el tema. 

Mientras que los ayusistas se aferran a los estatutos y las leyes internas para adelantar el cónclave. Una nueva filtración en La Razón lo volvió a poner de manifiesto este fin de semana. Pero en Génova no parece que vayan a cambiar de opinión. Y restan importancia a una posible demanda. "No va a quedar en nada", señalan fuentes consultadas por este diario. En este sentido, Ayuso dijo de forma pública que "acataría" la fecha del Congreso. En su sector, en todo caso, no han tirado la toalla definitivamente.

Este mismo martes, la dirección nacional de Génova, o al menos un sector afín a ella en la disputa, contratacaba con un mensaje casi idéntico en medios como La Razón o ABC. Según estas informaciones, la dirección nacional está dispuesta a impedir que Ayuso lidere el partido. Se basan en considerar inaceptable el "desafío" de la presidenta a Casado y su entorno. La batalla mediática está servida y no parece tener marcha atrás. 

Una de las incógnitas sigue siendo el papel que jugará el alcalde de la capital y portavoz nacional José Luis Martínez-Almeida

La incógnita en este sentido sigue siendo el papel que jugará el alcalde de la capital y portavoz nacional José Luis Martínez-Almeida. Desde Génova han barajado la opción de una "tercera vía" para evitar que Almeida le dispute el poder a Ayuso. Estaría representada por Ana Camíns, actual secretaria general de la gestora que dirige el partido desde la dimisión de Cristina Cifuentes. Pero el alcalde aún no ha dicho la última palabra y no se descarta ningún escenario. En este contexto, el propio Almeida salió a desmentir públicamente este martes una información publicada en El Mundo sobre una supuesta frase suya sobre que rechaza el liderazgo de Ayuso en privado. 

Fuentes cercanas al alcalde destacan a Público que Almeida "se pronunciará cuando llegue la convocatoria del Congreso regional". Resaltan que sobre sus intenciones "no ha cambiado nada" y prefieren mantener la cautela sobre cualquier anuncio, en sentido negativo o positivo.

Ayuso, decidida a dar la batalla

"Ella mantiene su propósito de presentarse independientemente de todo. No va a hacer que cambie de ninguna manera su intención de presentarse", señalan fuentes del entorno de Ayuso a este medio. Desde su equipo consideran que no debe haber agravio comparativo con otras comunidades autónomas donde los presidentes también lideran el partido. Y menos, después de los buenos resultados electorales del pasado 4 de mayo. Un ejemplo claro es Alberto Nuñez Feijóo, en Galicia, quien se mantiene neutral en la trifulca pero desconfía de las injerencias territoriales de Génova. 

En el entorno de la presidenta consideran "si lideras una papeleta, lo lógico que es te responsabilices". Y no entienden por qué los meses antes de septiembre se habían pronunciado diferentes dirigentes sobre el liderazgo de Ayuso con total normalidad. De hecho, el propio García Egea mostró en Junio en una entrevista realizada en TVE su apoyo. "Si yo fuera afiliado lógicamente mi total apoyo a la presidenta Isabel Díaz Ayuso, que ha demostrado que trabajar con firmeza y trabajar por las personas en su santo y seña", dijo entonces. 

Pero todo cambió a partir de septiembre, dicen fuentes cercanas a la presidenta madrileña. Y la guerra no parece tener fin. La Junta Directiva celebrada el viernes fue un buen ejemplo. Según las fuentes consultadas, hubo división de opiniones en torno a la fecha del Congreso. Pero desde el ayusismo consideran que Pío García Escudero, presidente de la gestora, quiso decantar la balanza cortando algunas intervenciones en favor del adelanto del cónclave por "repetitivas". En este sentido, una nueva filtración destapó una consigna de la dirección regional para que los integrantes afines a ella se animaran a intervenir defendiendo los plazos marcados en Génova. 

A mediados de mes el conflicto llegó a uno de sus puntos álgidos con una entrevista de la expresidenta Esperanza Aguirre insultando a algunos afines a Casado. Después, García Egea recordó la corrupción durante su mandato. Y desde entonces, hasta hoy, con una Convención Nacional que escenificó una aparente tregua que duró bastante poco. 

Más noticias