Público
Público

presupuestos generales El Congreso debate el próximo martes la supresión del veto del Senado al techo de gasto

El secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, ha asegurado que el objetivo es "agilizar la aprobación de los Presupuestos". El PSOE ya trató de levantar este veto en la pasada legislatura, pero el PP y Cs bloquearon la reforma.

María Jesús Montero Senado
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Senado / EFE

El Congreso debatirá el próximo martes la proposición de ley del PSOE para eliminar la capacidad de veto del Senado sobre el límite de gasto no financiero, también denominado techo de gasto. Así lo ha anunciado este martes el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, tras la reunión de la Junta de Portavoces en la Cámara Baja.

La supresión del veto de la Cámara Alta sobre el techo de gasto es una de las primeras leyes registradas por los socialistas en esta legislatura. Los de Pedro Sánchez ya trataron de sacar adelante esta reforma (que jurídicamente afecta a la Ley de Estabilidad Presupuestaria) en la pasada legislatura, pero la mayoría de la que disfrutaban el PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso bloqueó el trámite de la iniciativa.

El límite de gasto no financiero constituye uno de los primeros pasos para aprobar los Presupuestos Generales, ya que establece el marco económico en el que se moverán las cuentas y fija las líneas maestras de gastos e ingresos previstos por el Gobierno.

La ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, presentó los objetivos de déficit la pasada semana tras la reunión del Consejo de Ministros. El Gobierno ha aumentado el límite de gasto no financiero un 3,8%, lo que supone 127.609 millones de euros; este incremento tiene como base el gasto efectivo realizado en el pasado ejercicio, 122.899 millones.

La cifra anunciada por Montero supone una ampliación de la previsión del límite de gasto no financiero que el PSOE trató de aprobar, sin éxito, en diciembre de 2018, cuando se propuso un techo de gasto del 1,8%. Los de Pedro Sánchez tienen que lograr una mayoría simple en ambas Cámaras para poder sacar adelante sus previsiones.

La tramitación del límite de gasto no financiero presenta una anomalía respecto al resto de leyes que llegan al Parlamento: el Senado tiene capacidad de veto; es decir, si el Congreso da el visto bueno a las cifras del Ejecutivo pero el Senado no, el techo de gasto y los objetivos de déficit decaen.

El "peso político" del Senado

Esta prerrogativa se introdujo en el año 2012, como una de las medidas que desarrollaban la reforma constitucional pactada por socialistas y conservadores un año antes, dentro de la denominada ley de estabilidad presupuestaria. La entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que la reforma respondía a la intención de dotar de mayor peso político al Senado, una Cámara que el PP ha controlado tras la mayoría de los procesos electorales y en la que ha disfrutado de numerosas mayorías absolutas.

De hecho, en diciembre de 2018 fue la mayoría absoluta de los conservadores en el Senado la que tumbó el techo de gasto propuesto por el Gobierno de Sánchez. Los socialistas habían logrado atraerse los apoyos de ERC, JxCat y el PNV en el Congreso para salvar sus objetivos de déficit, pero la mayoría que tenían los de Pablo Casado en el Senado tumbó el mandato de la Cámara Baja.

El PSOE registró la iniciativa para eliminar esta capacidad de veto del Senado de la ley de estabilidad presupuestaria (la misma que se debatirá el próximo martes), pero el PP y Ciudadanos tenían mayoría en la Mesa del Congreso, y ambas formaciones unieron sus fuerzas para bloquear la proposición.