Público
Público

Protestas por la libertad de Hasél Sánchez: "En una democracia plena resulta inadmisible el uso de la violencia"

El presidente del Gobierno recuerda que el Ejecutivo ya trabaja "para mejorar la protección legal de la libertad de expresión", pero defiende que "la democracia nunca ampara la violencia" y advierte que el Gobierno "hará frente a la violencia y protegerá las libertades de los demás".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en la presentación de la Estrategia España Nación Emprendedora, en el Palacio de la Moncloa. EFE/ J.j. Guillén
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una imagen de archivo. / EFE

Este viernes se ha celebrado un acto en Mérida para la presentación del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en Extremadura, en el marco de la gira que el presidente está haciendo por el país para explicar su estrategia y la manera en la que se gestionarán los fondos europeos. Sin embargo, dado el contexto de los últimos días y las protestas que se han producido tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, Sánchez ha querido mandar un mensaje claro: "En una democracia plena resulta inadmisible el uso de la violencia".

De esta manera, el presidente ha condenado los conflictos que han tenido lugar en los últimos días en las grandes ciudades de España, sobre todo en Madrid y en Barcelona, donde la ciudadanía se ha manifestado para pedir la libertad de Hasél (en prisión por varios delitos de libertad de expresión, entre ellos el de injurias a la Corona).

Sánchez ha utilizado las palabras que Pablo Iglesias puso sobre la mesa hace semanas, durante la campaña de las elecciones catalanas (unas palabras que han trascendido a los comicios, sobre todo después del encarcelamiento del rapero) acerca de la plena normalidad democrática que, a juicio del vicepresidente segundo, no se da en España.

"En una democracia plena, y España lo es, resulta inadmisible el uso de la violencia", ha dicho el presidente, después de que en los últimos días hayan existido tensiones entre los socios del Ejecutivo y de que algunos ministros socialistas hayan apuntado que dirigentes de Unidas Podemos han "alentado" las protestas, que se han saldado con varios heridos.

Este jueves, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, dijo en referencia a sus socios de coalición que "una cosa es defender que una democracia sea exigente con la libertad de expresión, y otra es alentar a estar en una situación en la que vimos heridos y detenidos; todo esto es absolutamente inabarcable dentro de la responsabilidad que quienes tenemos cargos públicos tenemos que afrontar, porque la convivencia consiste en el cumplimiento de las normas".

"La violencia es lo contrario a la democracia"

En este sentido, Sánchez ha asegurado que "la democracia española tiene una tarea pendiente: mejorar y ampliar la libertad de expresión", y ha recordado que "el Gobierno ya ha manifestado que va a mejorar la protección legal de la libertad de expresión", en referencia al anuncio de la Secretaría de Estado de Comunicación de que el Ministerio Justicia está revisando este tipo de delitos.

Sin embargo, ha insistido en que "no existe causa ni justificación para el uso de la violencia; la violencia no es una libertad, es un ataque a las libertades de los demás", y ha advertido de que "el Gobierno de España hará frente a la violencia y protegerá las libertades de los demás; actuaremos con contundencia contra cualquier forma de violencia".

El presidente ha pronunciado estas palabras al inicio del acto de la presentación del Plan de Recuperación, anunciando que "antes de entrar en la materia que hoy nos ocupa" quería referirse al asunto de las protestas. "La democracia nunca ampara la violencia porque a violencia es lo contrario a la democracia", ha zanjado.

Más noticias de Política y Sociedad