Público
Público
Únete a nosotros

PSOE y Podemos Sánchez mantiene el secretismo y el silencio sobre su investidura a un día de la reunión con el rey

Desde el PSOE y desde Podemos aseguran que no ha habido ningún contacto entre los dirigentes de cada partido. El PSOE  también lleva dos días sin agenda. En el entorno de Pablo Iglesias se considera que ahora le toca a Sánchez mover ficha. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, junto al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en La Moncloa.

A menos de 48 horas de la reunión prevista entre el previsible candidato a la investidura para la Presidencia de Gobierno, Pedro Sánchez; y el Rey Felipe VI, no hay noticias sobre cómo va a afrontar el dirigente socialista la negociación para lograr los votos de las otras formaciones que necesita para salir elegido.

La lógica indica que el primer paso de Sánchez debería ser con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ya que sus votos son imprescindibles para la investidura. Sin embargo, diez después de las elecciones autonómicas, municipales y europeas no hay constancia de que ese encuentro se haya producido. Es más, fuentes del PSOE, de La Moncloa y de Unidas Podemos aseguran que no ha habido ningún contacto entre ambos dirigentes en los últimos días.

Desde el PSOE se dice aquello de que Sánchez "mide sus tiempos" y también se justifica esta parálisis en que el presidente en funciones está muy centrado en las negociaciones para el reparto institucional en el seno de la Unión Europea, tanto por parte de los socialdemócratas como de España. De hecho, el próximo jueves recibirá en La Moncloa al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; antes de asistir el viernes a la cena informal con varios jefes de Estado europeos en Bruselas.

Dirigentes socialistas dicen no saber nada de cuándo y cómo afrontará Sánchez la negociación

No obstante, el secretismo es total y distintos dirigentes socialistas consultados por Público dicen no saber nada de cuándo y cómo afrontará Sánchez esta negociación, aunque resulta también llamativo que el PSOE lleve dos días sin previsiones informativas sobre la actividad de sus dirigentes, algo muy inusual.

Eso sí, estos dirigentes recuerdan que, tal y como dijo el propio Pablo Iglesias tras la última reunión celebrada en La Moncloa, las negociaciones se quieren hacer con la máxima discreción y, posiblemente, de forma distinta a cómo se intentó el acuerdo en la investidura fallida de Sánchez en 2016. Por ello, al ser preguntados por si la negociación se puede estar produciendo ya, se encogen de hombros y contestan que no saben nada.

Desde Ferraz lo que sí se asegura es que el hecho de que no haya presencia pública no implica que no se esté trabajando muy intensamente en los pactos en ayuntamiento y comunidades autónomas, que ahora constituyen la prioridad de la dirección socialista. También recuerdan que el cómo se conformen estos pactos puede tener mucha influencia en el proceso de investidura de Sánchez.

Además, argumentan que están siguiendo con atención los posicionamientos de las otras formaciones políticas y no ocultan cierta satisfacción porque las crisis internas estén ahora al otro lado. Dichas fuentes aseguran que Sánchez moverá ficha cuando toque y no será muy tarde, ya que mantienen su intención de que la investidura se celebre en la primera quincena de julio y, de salir adelante, que haya un nuevo Gobierno antes de agosto.

Podemos tiene dudas sobre las intenciones de Sánchez

En Podemos siguen la directriz de Iglesias de mantener discreción. Los dirigentes del partido morado aseguran una y otra vez que, en el caso de que se celebre una reunión, tampoco avisarían a los medios de comunicación. No quieren repetir los fallos de 2016 y de otras negociaciones que dificultaron las conversaciones con peticiones a través de la prensa y filtraciones. Sin embargo, mientras que hace dos semanas sólo advertían de que esta sería su estrategia a seguir, ahora fuentes de la dirección insisten a Público que "no hay contacto con Sánchez". "Lo único que hay ahora es la cita con el rey el jueves", insisten. Iglesias se reunirá el jueves por la mañana con el rey y, previsiblemente, transmitirá al monarca su intención de formar un Gobierno de coalición.

Podemos siempre ha desconfiado del PSOE, pero aún más después de que se abriera la puerta a negociar gobiernos municipales y autonómicos con Ciudadanos y las últimas declaraciones de algunos dirigentes. "No sabemos si el plan de Gobierno es Albert Rivera. Parece que vuelve a haber un enfrentamiento entre lo que quiere la militancia del PSOE y lo que quieren sus dirigentes. Declaraciones como las de Emiliano García-Page revelan que se están buscando pactos con Ciudadanos en contra de lo que gritaban los militantes la noche de las elecciones generales", recuerdan desde el partido.

"Hay que hacer un Gobierno estable y sólo hay dos opciones: Ciudadanos o Podemos"

Iglesias ya ha avanzado algunas de las medidas que pedirá al presidente en funciones cuando comiencen las negociaciones como la subida del SMI a 1.200 euros o la reducción de la jornada laboral. Sin embargo, desde el partido apuntan que no han trabajado más sobre el resto de políticas a la espera de tener clara la decisión de Sánchez: "Ha ganado las elecciones y tiene la obligación de convencer a España y al Congreso de que va a formar un gobierno estable. Ahora mismo tiene 123 diputados nada más. Acabamos de pasar por unas elecciones anticipadas porque no había ningún pacto con nadie: se empeñó en gobernar en solitario y a los 8 meses tuvo que anticipar elecciones. Esta vez no puede pasar la mismo, hay que hacer un Gobierno Estable. Y para eso solo hay dos opciones, Ciudadanos o Podemos".

Como ocurre en el PSOE, los máximos dirigentes de Podemos tampoco han realizado declaraciones públicas durante esta semana. Rafael Mayoral y Noelia Vera son los únicos portavoces que han acudido a radios o televisiones desde el pasado jueves. La próxima rueda de prensa de Podemos será la de Iglesias tras la reunión con el rey, aunque antes ya hablarán ante los medios los portavoces del resto de partidos que conforman el grupo confederal. Entre ellos estará Alberto Garzón que marcó una diferencia respecto a Iglesias la semana pasada cuando dio paso a la posibilidad de negociar un acuerdo programático sin tener que entrar en el Ejecutivo

Aún así el sentir general es cerrar filas en torno al Gobierno de coalición. Conseguirlo es la mejor forma de frenar las críticas internas surgidas tras la debacle de los resultados del 26-M y acabar con el fantasma de Vistalegre III. Aunque los motivos para insistir en la coalición van más allá. Sánchez e Iglesias firmaron un pacto presupuestario el pasado octubre, pero el Gobierno no llevó a cabo ni un cuarto de las medidas que se acordaron. Las dificultades del uso de la geometría variable y el rechazo de los partidos independentistas a los Presupuestos de 2019 propició el adelanto electoral. Por esto mismo desde Podemos insisten en que la coalición es la única fórmula de mantener una legislatura y un gobierno progresista que no mire a su derecha para pactar medidas económicas y laborales, como ya ocurre en el Gobierno de Portugal.


Más noticias en Política y Sociedad