Público
Público

Rajoy y González critican la dureza con la que se persigue la corrupción en España

Los expresidentes del Gobierno negaron que sea un problema exclusivo de España. Por su parte, el popular criticó también a Ciudadanos, partido al que se refirió como "el inquisidor", por su actuación en el caso de Pilar Barreiro. 

Mariano Rajoy y Felipe González durante el I Foro La Toja-Vínculo Atlántico este viernes. / EFE

efe

Los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy han aprovechado su retiro para cuestionar la dureza con la que socialmente se juzga a la clase política por los casos de corrupción. Algo que puede resultar particularmente llamativo, pues ambos fueron dirigentes que tuvieron que hacer frente a polémicas notorias al respecto en los últimos tramos de sus mandatos e incluso, en el caso de Rajoy, abandonar la Moncloa bajo una moción de censura como consecuencia. 

En un diálogo en el I Foro La Toja-Vínculo Atlántico, la corrupción ha sido uno de los asuntos abordados por los dos exjefes del Ejecutivo. Rajoy ha rechazado que el problema de la corrupción sea mayor en España que en otros países europeos y también ha negado que el bipartidismo que ha habido durante décadas haya tenido algo que ver.

"No es bueno que nos castiguemos inmisericordemente diciendo que somos el país más corrupto. No estoy de acuerdo", ha añadido. Además, afirmaba que su Gobierno fue derrotado con una moción de censura que se presentó fundamentada en un problema de corrupción cuando nadie de ese Ejecutivo estaba juzgado ni investigado. Aseguraba esto, sin embargo, obviando que bajo su mandato el Partido Popular fue el primer partido imputado de la historia de la democracia.

Rajoy lamentaba que su Gobierno finalizó con una moción de censura, aunque obviando que bajo su mandato el PP fue el primer partido imputado de la historia

Ha defendido también el sistema español que castiga a quien comete algún acto indebido, aunque le gustaría que fuese más rápido de lo que lo hace. El expresidente ha lamentado casos como el que llevó a la senadora del PP Pilar Barreiro a abandonar el grupo popular por un supuesto caso de corrupción, ya que el "inquisidor" (en alusión a Ciudadanos) lo ponía como condición para apoyar los presupuestos del Estado.

Pero cuando Barreiro regresó al grupo al archivarse la causa contra ella, ha reprochado que nadie habló de ese asunto. González, ha explicado por su parte que al final de su mandato como presidente hubo casos de corrupción que le costaba creerlos. "Tuve casos dolorosísimos en mi Gobierno que era incapaz de comprender porque algunos de los actores eran amigos. No lo entendía", ha reconocido.

El expresidente ha advertido de que quien se meta en política en España tiene que asumir que va a ser ya presuntamente culpable toda su vida. Ha asegurado que España no está peor que otros países en el problema de la corrupción, pero ha abogado por combatirla porque destruye la credibilidad de la acción política.

Para González, la Justicia española ha demostrado ser neutral en la lucha contra la corrupción porque "si ha tenido que dar palos, los ha dado a diestro y siniestro". Además, ha alertado de que los partidos se conviertan en actores denunciando en los tribunales supuestos casos de corrupción, así como de las consecuencias de la judicialización de la política.