Público
Público

Reforma laboral en Hungría Miles de personas protestan en Budapest contra la ley que impone cerca de 400 horas extra a los trabajadores

La reforma laboral de Orban podría agregar dos horas adicionales a un día de trabajo promedio, o el equivalente a un día de trabajo adicional por semana.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

Miles de personas protestan en Budapest contra la ley que impone cerca de 400 horas extra a los trabajadores. REUTERS/Bernadett Szabo

Miles de personas han marchado este sábado por el centro de Budapest para protestar contra una nueva ley por la que los empleados podrían verse obligados a trabajar 400 "horas extra" al año.

Los grupos de oposición han organizado varios mítines en las últimas semanas en la capital húngara y otras ciudades en contra de lo que consideran una decisión autoritaria del primer ministro, Viktor Orban.

La manifestación del sábado ha sido organizada por partidos de oposición, sindicatos y grupos cívicos que describen esta medida como una "ley de esclavitud", y la gota que colma el vaso en su frustración contra las autoridades.

"No estamos de acuerdo con casi todo lo que está pasando desde que este gobierno llegó al poder (en 2010), desde la corrupción a la pseudodemocracia", ha declarado una de las participantes, Eva Demeter, ama de casa de 50 años.

Algunos de los manifestantes publicaron en las redes sociales o portaron pancartas pidiendo una "huelga nacional" para condenar esta modificación del código laboral, aprobada por el Parlamento el mes pasado enfrentó intensas críticas y provocó la mayor protesta ciudadana en más de un año.

Potencialmente, podría agregar dos horas adicionales a un día de trabajo promedio, o el equivalente a un día de trabajo adicional por semana.

El jefe del sindicato Vasas, del fabricante de acero Dunaferr, Zoltan Mucsi, ha tachado esta imposición de antidemocrática al no haber negociado el Gobierno con los sindicatos, y recordó su derecho a huelga si el Gobierno no se sienta con ellos para negociar, dijo a Reuters.

El problema reside en que la filiación sindical en Hungría se estima en menos de una décima parte de la fuerza laboral, aproximadamente la mitad del nivel de Alemania, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Más noticias en Política y Sociedad