Público
Público

Podemos rompe con la confluencia en Zaragoza y competirá con ella junto a Equo

Los morados dan también por terminadas las negociaciones con IU para concurrir unidos a las elecciones autonómicas en Aragón.

Publicidad
Media: 3.25
Votos: 8

Luisa Broto junto a Pedro Santisteve, alcalde de Zaragoza | EFE

“Podemos y Equo nos vamos a presentar a las autonómicas y las municipales” en Aragón. El partido morado da por rota su integración en la confluencia Zaragoza en Común (ZeC), que gobierna la ciudad en minoría desde 2015, y la posibilidad de concurrir con IU, además de con Equo, a las autonómicas de esa comunidad, según ha anunciado este sábado el secretario general de la formación, Nacho Escartín.

Las decisiones, adoptadas por el Consejo Ciudadano autonómico este sábado, cierran las tensiones que se manifestaron la semana pasada, cuando el plenario del espacio de confluencia rechazó la propuesta de Podemos para que sus militantes pudieran votar en ZeC. Las enmiendas se dirigían a una ponencia consensuada por dos miembros de Podemos, otros tantos de IU y de los Comunes y un par de independientes.

“Podemos no va a concurrir en las primarias de Zaragoza en Común”, señaló Escartín

Podemos no va a concurrir en las primarias de Zaragoza en Común”, señaló Escartín, que, no obstante, matizó que esa decisión “deja abierta la posibilidad de que ZeC proponga lo que quiera a Podemos”, aunque siempre después de sus primarias y “con formalidad”, es decir, bajo el formato de una eventual coalición que hoy se antoja improbable y cuya fecha máxima se sitúa en el15 de abril.

“Si hay personas independientes capaces de articular una vía para que podamos ponermos de acuerdo con ZeC, esa vía está abierta, pero si IU no ha movido ficha en el último mes veo poco posible ese acuerdo”, anotó Escartín, que insistió en que “Podemos no va a cerrar esa puerta".

La situación es similar a la que se está dando en Madrid, donde está prácticamente descartado cualquier acuerdo entre Podemos y Más Madrid.

La decisión del Consejo Ciudadano abre, de rebote, una inesperada crisis de resultado imprevisible en las filas miradas: Podemos en Común, que agrupa a los Anticapitalistas y a los afines al secretario de Organización estatal, Pablo Echenique, y a la diputada oscense Erika Sanz, ha anunciado que recurrirá esa decisión y que sus candidatos, derrotados por la lista de Violeta Barba en las primarias internas, si participarán en las de Zaragoza en Común.

Violeta Barba competirá con Pedro Santisteve

Finalmente, la actual presidenta de las Cortes, Violeta Barba, será la alcaldable de la coalición Podemos-Equo, que competirá en esas elecciones con ZeC (donde todo apunta a que Pedro Santisteve repetirá como cabeza de lista), PSOE y Cha por la izquierda y con PP, C’s y Vox por el otro costado, ya que los populares y el Par están ultimando un acuerdo para coaligarse con la vencedora de las primarias de estos últimos, Elena Allué, en el quinto puesto de su lista.

En cualquier caso, la ruptura en el ámbito municipal con ZeC y en el autonómico con IU están estrechamente relacionadas, ya que una de las cuestiones que estaban sobre la mesa era respetar y reforzar el trabajo y la operativa de los espacios de confluencia local. “Otra cosa es pegarnos un tiro en el pie, hay que salvaguardar esos procesos”, señaló el coordinador autonómico de IU, Álvaro Sanz.

“Otra cosa es pegarnos un tiro en el pie, hay que salvaguardar esos procesos”

De fondo aparece también el cálculo electoral. Podemos e IU obtuvieron por separado en las últimas autonómicas en Zaragoza Ciudad 94.793 votos, que eran 14.753 más que los 80.040 que consiguió ZeC el mismo día en las municipales, en ambos casos con una participación del 65%. Sin embargo, un año después, en las generales de junio de 2016, y con una participación siete puntos y medio superior, Unidos Podemos se quedó en 78.527 en ese mismo municipio.

Tanto en Podemos como en IU existen sectores que consideran que por separado recogen más votos, aunque la prueba del nueve de esas teorías, que los datos avalan en un caso y niegan en otro, no se conocerá hasta el 26 de mayo.

“La misma papeleta en las municipales y las autonómicas”

Escartín, que admitió que “los plazos son ajustados”, insistió en que “no nos negamos al acuerdo” y en que “Podemos no va a cerrar esa puerta”, si bien anotó que “hemos sido muy generosos con las propuestas” tanto en el ámbito municipal como en el autonómico, por lo que “les toca a esas formaciones mover ficha”.

“No nos vamos a presentar con IU porque no ha sido posible alcanzar un acuerdo razonable”

“Hay voluntad de personas independientes y de Pedro Santisteve de alcanzar un acuerdo, pero no hay una propuesta”, apuntó el secretario general de Podemos, que, por otro lado, ajustó la puerta para ese eventual pacto al declarar que “los acuerdos que alcancemos tienen que dar claridad a nuestras personas. La gente tiene que ver que la papeleta de las municipales y de las autonómicas es la misma”. Y, en ese sentido, apostó por “una papeleta en la que estará Podemos y Equo”.

El secretario general de los morados se pronunció en términos similares sobre la confluencia autonómica. “No nos vamos a presentar con IU porque no ha sido posible alcanzar un acuerdo razonable”, dijo, pese a que “consideramos que nuestra oferta es generosa” y a que “en todos los escenarios ganaba IU”. “Los acuerdos alcanzados a nivel estatal no son mejores que la propuesta que estábamos haciendo a IU en Aragón”, añadió.

“No es esto para lo que hemos trabajado”

Sanz, por su parte, lamentó “profundamente” la decisión. Ir por separado “no es para lo que hemos trabajado, que es para movilizar el voto de la izquierda. No entendemos por qué el acuerdo para las generales no es aplicable a Aragón, Eso es algo difícilmente explicable”, anotó.

La posición de Izquierda Unida partía de “una intersección programática” de los planteamientos de las dos formaciones “construir un espacio” y movilizar al electorado; unas listas “con visibilidad para nuestros candidatos en las tres provincias”, aunque la condición de ocupar el segundo puesto en Huesca, Teruel y Zaragoza era “negociable” y estaban abiertos a bajar al cuarto en esa última demarcación; un peso organizativo y en la financiación de entre un 25% y un 33% y, por último, la apertura a la “libertad de posiciones” en algunos temas dentro del grupo parlamentario, tan y como ha ocurrido esta semana en el Congreso con el debate sobre la prostitución.

En cualquier caso, la ruptura autonómica y el distanciamiento municipal llegan a menos de dos meses de que Podemos, IU y Equo vayan juntos a las generales del 28-A.

Más noticias en Política y Sociedad