Público
Público

Sánchez busca cerrar la crisis con Marruecos en una cumbre "histórica" con nuevas cesiones sobre el Sáhara

El Gobierno le otorga la máxima relevancia a la Reunión de Alto Nivel que comienza en Rabat el miércoles. Considera que los resultados de las nuevas relaciones están dando sus frutos en cuestiones económicas, migratorias y de seguridad. El Instituto Cervantes prevé abrir una sede en la ciudad de El Aaiún, algo que el Frente Polisario califica de maniobra para legitimar la ocupación. 

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), se reúne con el rey Mohamed VI de Marruecos (d), en un encuentro en Rabat.
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), se reúne con el rey Mohamed VI de Marruecos (d), en un encuentro en Rabat. Mariscal / EFE

No se celebra desde hace ocho años. Hace un año la situación era de crisis total. Los resultados de la nueva etapa están dando sus frutos. Marruecos siempre ha sido una prioridad para todos los presidentes del Gobierno. Estos y otros argumentos sirven al Ejecutivo de Pedro Sánchez para calificar de "histórica" la Reunión de Alto Nivel (RAN) con el país vecino que comienza en Rabat este miércoles. El camino para llegar hasta esta cita comenzó el pasado mes de marzo, con el cambio de posición de Sánchez sobre el conflicto del Sáhara Occidental. 

El asunto del Sáhara Occidental no se tratará específicamente en la cumbre bilateral, según destacan fuentes gubernamentales. Las mismas fuentes se remiten a que la posición de España quedó "clara" en la declaración conjunta emitida el pasado 7 de abril tras el encuentro entre Sánchez y el rey Mohamed VI. En ella se avalaba la autonomía que propone Marruecos para el territorio saharaui. 

"España reconoce la importancia de la cuestión del Sáhara Occidental para Marruecos, así como los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos en el marco de las Naciones Unidas para encontrar una solución mutuamente aceptable. En este sentido, España considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver este diferendo", quedó escrito. Nada ha cambiado, desde entonces, en un posicionamiento que provocó fuertes críticas tanto a nivel interno como de Argelia y del Frente Polisario. 

Pero sí estará sobrevolando el ambiente de la RAN la confirmación de que el Instituto Cervantes abrirá una sede en la ciudad ocupada de El Aaiún. Un hecho que genera un fuerte rechazo en el Frente Polisario, representante legítimo del pueblo saharaui ante la ONU. Lo consideran una legitimación de la ocupación ilegal que ejerce Marruecos sobre el territorio. Ningún Estado reconoce oficialmente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Solo el expresidente de EEUU, Donald Trump, lo hizo mediante un tuit poco antes de salir de su cargo y a cambio de que Marruecos e Israel retomaran relaciones. 

"Lo denunciamos, evidentemente. Es sangrante que una institución como el Cervantes se preste para blanquear la ocupación ilegal del territorio del Sáhara Occidental", destaca a Público el delegado del Polisario en España, Abdullah Arabi. Para el dirigente saharaui, "se están poniendo al servicio de las pretensiones expansionistas de la potencia ocupante que es Marruecos".

La RAN se celebra pocos días después de otros acontecimientos que guardan relación con el conflicto saharaui. Por un lado, el XVI Congreso del Frente Polisario, cita a la que rechazó asistir el PSOE pese a estar invitados como partido. El secretario general de la organización saharaui, Brahim Gali, criticó desde allí la posición de Sánchez.

Por otro lado, los socialistas votaron en el Parlamento Europeo en contra de una resolución en favor de los Derechos Humanos en el país vecino. Un país que tiene tras de sí la sombra de la corrupción en Bruselas por el llamado "MarruecosGate". Fuentes socialistas destacaron que la votación fue por "razones obvias" en favor de mantener las mejores relaciones bilaterales. 

Economía, migraciones, seguridad y aduanas

Sánchez se lleva consigo a 12 ministros y ministras. Un número que nunca se había dado en anteriores cumbre similares y que sirve también al Gobierno para calificar de "histórica la cita". No estará ninguno de Unidas Podemos. Solo la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tendría opciones por sus competencias de acudir. Pero la dirigente gallega, tal y como adelantó este medio, manifestó su voluntad de no acudir.

Tanto ella como su espacio político fueron muy críticos con el cambio de posición de Sánchez respecto al Sáhara. El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, tiene potestad, en todo caso, de firmar acuerdos en cualquier materia en representación del Gobierno. 

Está previsto que en la RAN se firmen una veintena de acuerdos en diferentes ámbitos. Entre ellos el Gobierno destaca un nuevo protocolo financiero, acuerdo en materia de agua, de infraestructuras y transportes o a nivel educativo. En este último campo el objetivo es firmar que haya secciones bilingües, es decir,  colegios marroquíes que impartan clases en español. 

Además, hay otro asunto concreto que se quiere cerrar definitivamente en la RAN y que estaba en la declaración conjunta del pasado mes de abril. Se trata de las aduanas comerciales con Ceuta y Melilla. En la primera nunca ha existido y la segunda lleva cerrada varios años. Se trata, según el Gobierno, de un reconocimiento implícito importante de la soberanía de esas ciudades, que siempre ha reclamado Marruecos de forma histórica. Durante la RAN se concretarán los detalles técnicos tras una prueba piloto que se realizó el pasado viernes. 

Entre los resultados conseguidos después de ocho meses de nuevas relaciones, el Gobierno destaca especialmente tres ámbitos. Primero, la migración. Se han reducido en un 31% la llegada de migrantes por las rutas procedentes del país vecino. Por otro lado, la seguridad. El Gobierno recuerda que en los últimos 10 años se han lanzado 279 operaciones policiales conjuntas y detener a más de 400 personas susceptibles de cometer un atentado.

Y son clave también para el Ejecutivo las relaciones económicas. De hecho en el marco paralelo a la RAN se producirá desde este miércoles un foro empresarial, que contará con la participación de la patronal española, con Antonio Garamendi a la cabeza, y numerosas empresas españolas. Marruecos es el tercer socio comercial de España, en 2021 se generaron 17.000 millones de intercambio y hay más de 17.000 empresas que exportan al reino alauita tanto productos como servicios. 

En el Gobierno destacan que desde el mes de abril tiene fluidez, complicidad y comunicación con las autoridades marroquíes. Y que con la RAN se debe cerrar una etapa para poner fin a las crisis periódicas sufridas entre ambos países. Algo que, añaden, no se puede permitir ni nuestro país ni la Unión Europea. 

Sánchez aterrizará en Rabat el miércoles por la tarde. Participará junto al primer ministro de Marruecos, Aziz Ajanuch, en la clausura del foro empresarial. El jueves día 2 se participará en una ofrenda floral en el mausoleo de Mohamed V y luego tendrá un encuentro bilateral con Ajanuch. En paralelo tendrán lugar las reuniones sectoriales de los ministros presentes.

Después habrá una sesión plenaria, a puerta cerrada, con los dos jefes de Gobierno y los mismos ministros. Por último se procederá a la firma de acuerdos y la comparecencia ante los medios. De la RAN saldrá también una nueva declaración conjunta que actualizará la firmada el pasado mes de abril. 

Más noticias