Público
Público

Sánchez pide a Rajoy que diga si cumplirá su palabra y abrirá la reforma constitucional

El líder socialistas afirma que “a España no se la une por decreto ni con el largo de la tela de la bandera”

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, saluda al líder del PSC y candidato de los socialistas para las elecciones del 21-D, Miquel Iceta, en un desayuno informativo. EFE/Zipi

MANUEL SÁNCHEZ

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, exigió este lunes al presidente del Gobierno, Marino Rajoy, que "aclare dudas y cumpla su palabra" para que se abra en seis meses la comisión parlamentaria que aborde la reforma de la Constitución.

Dirigiéndose directamente a Rajoy, el líder del PSOE le recordó que se comprometió "a abrir el candidato de las grandes transformaciones que necesita este país" a través de la modificación de la Carta Magna, y le instó a que no dé ahora marcha atrás en aquel acuerdo, al que se llegó durante la negociación para la aplicación del artículo 155.

Sánchez aprovechó la presentación que hizo de Miquel Iceta en un desayuno informativo organizado por Europa Press, para insistir en que la reforma Constitucional es la principal vía para afrontar la situación de Catalunya, "porque a España no se la une por decreto ni por el largo de la tela de la bandera", dijo.

En este sentido, insistió que el mejor tributo que se le puede hacer a los padres de la Constitución, cuando se cumple el 40 aniversario de su aprobación, es renovarla y modernizarla, por lo que pidió buscar entre todos un proyecto de regeneración política nacional. "Nuestra constitución necesita una ITV", afirmó.

Ya más en clave de política catalana, Sánchez defendió el proyecto de Iceta de cara al 21-D, "porque es el cambio solvente y seguro" que, en su opinión, necesita Catalunya de forma urgente.

"Ahora toca reconstruir, dialogar y mucho, acabar con los reproches, sumar y no dividir. Eso sólo lo puede hacer Iceta y, no tengo dudas, de que es el momento de Iceta", manifestó el líder socialista.

Además, criticó con dureza a todos sus adversarios políticos en estos comicios. Acusó al PP de seguir siendo esclavo de sus actos de pasado "que enfrentaron inútilmente a territorios". Reprochó a Ciudadanos de abandonar el centrismo para situarse a la derecha de PP. Censuró a los independentistas por haber embarcado "a un pueblo sensato a un viaje a ninguna parte", y reprochó a En Comú "jugar con la ambigüedad para priorizar la agenda independentista".

Ante todo esto, Sánchez defendió el proyecto socialista que dibuja una España plural y diversa, que nunca ha sido uniforme, y en el que se busca la unión de todos los españoles, "pero no por inercia, sino por una causa compartida", concluyó.