Público
Público

Los sindicatos convocan protestas para este sábado contra el deterioro de la sanidad andaluza con Moreno

"La Atención Primaria sigue colapsada (diez días de media de demora presencial), ya más de uno de cada diez andaluces está en una de las listas de espera para consulta, pruebas diagnósticas y cirugía. La salud mental sigue desbordada y la atención en las residencias de mayores sigue sin solución", expone como motivos la Marea Blanca.

Juanma Moreno, durante una visita a las obras del materno-infantil de Málaga, en 2020. Archivo.
Juanma Moreno, durante una visita a las obras del materno-infantil de Málaga, en 2020. Archivo. Álex Zea / Europa Press

La marea blanca por la sanidad, que agrupa a los sindicatos CCOO, UGT, CGT y SAT, ha convocado protestas a lo largo y ancho de Andalucía contra el deterioro que observan en el servicio público de Salud en estos años de Gobierno de Juanma Moreno. El lema de la manifestación prevista en Sevilla, que arranca a las 11.30 en el Palacio de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta, es "Nuestra salud es nuestro derecho, no vuestro negocio".

Este es el resumen que hacen en el manifiesto con el que preparan las movilizaciones: "La Atención Primaria sigue colapsada (diez días de media de demora presencial, abolición de la atención comunitaria…) y ya más de uno de cada diez andaluces está en una de las listas de espera para consulta, pruebas diagnósticas y cirugía. La salud mental sigue desbordada y la atención en las residencias de mayores sigue sin solución. El gobierno actual que, este año, dispone de recursos europeos extra en su presupuesto, pretende seguir usando el dinero que hace falta para reponer plantillas y recursos de la Sanidad Pública en derivaciones al sector privado, que actúa de forma opaca, cara e ineficaz".

La sanidad andaluza vive un largo proceso de deterioro desde hace años, que, según un trabajo de CCOO, tuvo un punto de inflexión tras la imposición por el Gobierno de Mariano Rajoy de la tasa de reposición 0, en vigor durante varios años, lo que llevó a la pérdida de más de 2.700 sanitarios en la Comunidad.

Los indicadores que revelan el estado del sistema, más allá del trazo grueso con el que dibuja el escenario de la sanidad el presidente de la Junta y sus consejeros –el aumento del presupuesto en términos absolutos–, no revelan que el deterioro de la sanidad pública se haya frenado. Por el contrario, está peor que en 2018, cuando los socialistas dejaron el poder, en términos relativos, según revelan los trabajos anuales de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que permite la comparación entre Comunidades.

En 2018, último año de Gobierno del PSOE, la sanidad andaluza, que había llegado a ocupar en 2009 –antes de que Rajoy obligase a la administración a apretarse el cinturón– el sexto puesto en la clasificación de los mejores servicios de salud de las Comunidades Autónomas, estaba ya en el puesto 12º. En 2022, ya después de cuatro años de Gobierno de Moreno, está en el 14º, por debajo de Madrid, y solo por delante de Canarias, Catalunya y Murcia, según la FADSP.

Carlos Aristu, de CCOO en Sevilla, da a Público tres razones para asistir el sábado a las protestas. Por un lado, asegura, "los recortes acumulados en el tiempo que viene sufriendo nuestro sistema sanitario han acabado por hacer estructural nuestro déficit inversor en salud hasta el punto de situarnos al borde de un cambio de modelo desconocido en nuestra tierra".

Por otro, añade, "las listas de espera para tener una cita en atención primaria, o el aumento en listas de espera diagnósticas o quirúrgicas pueden pasar de ser una desagradable novedad a un carácter estable de nuestro sistema de salud pública. Hoy hay miles de personas en nuestra tierra que padecen enfermedades como cáncer y aún no han sido diagnosticadas, y lo serán con un retraso que restará oportunidades de curación. Así de duro".

Y, por último, remacha, "los recortes en el servicio público se perciben con mayor crudeza en determinados distritos y comarcas, lo que conlleva una discriminación territorial. La imposibilidad para muchos de complementar con seguros privados atención básica genera discriminación de clase. Y acaba saliendo más cara a la mayoría de la población".

Antonio Macías, de UGT, apunta como asuntos de importancia "la situación de la atención primaria, absolutamente desbordada", añade "la inestabilidad laboral" de 12.000 sanitarios contratados como refuerzos Covid y que en este momento no tienen garantía de renovar sus contratos, y apunta que "las listas de espera" también son un motivo para acudir a la manifestación.

Encuentro con los sindicatos

El Gobierno andaluz, según las fuentes consultadas por Público, no está particularmente preocupado en este momento por la situación de la sanidad, aunque el presidente, Juanma Moreno, es consciente de que es un trasatlántico por su tamaño y de que un incendio en el servicio público tiene un poder corrosivo. Moreno tiene un presupuesto multimillonario que ejecutar, en el que se prevén más centros de salud de los que hay hoy. Antes de las elecciones de junio, firmó un acuerdo con los sindicatos para mejorar las condiciones de trabajo, lo cual contribuyó a que se votara con la fiesta en paz en los hospitales.

Este lunes, el presidente mantuvo la primera reunión desde los comicios con la patronal y los sindicatos CCOO y UGT. Aunque todas las fuentes consultadas desvincularon su convocatoria de las manifestaciones del sábado y la enmarcaron en el diálogo social que el Gobierno andaluz dice querer implementar en esta legislatura y que hasta ahora no había arrancado, lo cierto es que el encuentro se convocó tras dos cancelaciones a una semana vista de las manifestaciones y que en él se habló de sanidad, aunque el presidente escuchó más que habló, según las fuentes, en este tema.

Más noticias