Público
Público

La situación en Catalunya Sánchez, Iglesias y PNV tratan de salvar un diálogo agonizante con los independentistas

El presidente del Gobierno sigue apostando por la vía del entendimiento, pero no está dispuesto a tolerar más desafíos de Torra. Varios ministros confiesan que están "hastiados" de la actitud de la Generalitat y que no confían ya en que ERC marque distancias con PDeCAT. Iglesias ha intensificado las conversaciones con todas las formaciones para intentar salvar los Presupuestos aunque desde el partido morado reconocen que hay "demasiados agravios". 

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención ante el pleno del Congreso con el fin de hablar de la situación en Cataluña en un pleno en el que también informa del acuerdo de la Unión Europea sobre el "brexit" / EFE

El Gobierno, Unidos Podemos y PNV no quieren tirar todavía la toalla y están dispuestos a un último intento para recomponer las vías de diálogo y negociación con la Generalitat pese a la actitud de bloqueo del Gobierno catalán y, en especial, de su presidente Quim Torra.

Con intereses diferentes en cada caso, lo que sí une a Sánchez, Iglesias y los nacionalistas vascos es intentar no dinamitar todos los puentes con la Generalitat de Catalunya, buscar que haya Presupuestos Generales del Estado para 2019 y, a ser posible, alargar más la legislatura y no convocar elecciones, como mínimo, hasta final de año.

Por parte del Gobierno, se insiste en que Sánchez quiere actuar más con sentido de Estado que mirando réditos electorales que le podría dar una actitud más dura con el independentismo, y eso le llevó a la intervención del pasado miércoles en el pleno del Congreso, en la que si bien hizo serias advertencias a los desafíos independentistas, optó por no tomar ninguna medida concreta.

De hecho, está totalmente descartada la aplicación de nuevo del artículo 155, y también la intervención de las competencias en materia de Seguridad, una posibilidad que sí se llegó a plantear.

Aunque muchos dirigentes del PSOE no comparten esta posición política del presidente, sobre todo los "barones" que gobiernan en distintas comunidades autónomas y tienen las elecciones a la vuelta de las esquina, Sánchez piensa mantenerse en ella salvo que rebroten nuevos desafíos de Torra. "Entonces actuará con proporcionalidad, pero con contundencia, porque no vamos a consentir más que se haga dejación de función y se ponga en juego la seguridad y los derechos civiles de los ciudadanos catalanes", aseguró un dirigente vinculado al Gobierno.

En el Gobierno ha cundido el desánimo por la actitud de ERC

A esto se une que varios ministros consultados por Público no ocultan que están "hastiados" de la actitud de Torra, que ven que están siendo "baldíos" todos los gestos que han tenido en estos meses con la Generalitat y que cada vez tienen más claros que hay poco que negociar con el gobierno catalán.

En este sentido, fuentes del Ministerio de Administraciones Públicas apuntan que en las comisiones bilaterales hay pocos avances y uno de los motivos es que los representantes catalanes acuden sin tener los temas preparados y no les importa que no se avance en soluciones que sí afectan a la ciudadanía catalana.

También ha cundido el desánimo en el Gobierno por la actitud de ERC. Alguna ministra da por hecho que los republicanos catalanes no se soltarán del brazo del PDeCAT para abrir otra línea de entendimiento y negociación más razonable con el Gobierno, como se comprobó el miércoles en el discurso que hizo el portavoz de este partido en el Congreso, Joan Tardá.

El Gobierno, no obstante, tiene todavía un hilo de esperanza para reconducir la situación porque, además, no son pocos los que piensan que si Sánchez se decide a tomar medidas drásticas en Catalunya el paso siguiente sería la convocatoria de elecciones y, tal y como apuntan las últimas encuestas, el panorama no está precisamente favorable para el PSOE ni para la izquierda en general.

Iglesias intentará sacar los PGE hasta el último minuto

Iglesias lleva semanas pidiendo al Gobierno y a los partidos catalanes que rebajen la tensión y se sienten a negociar. Fuentes próximas al secretario general indican que no ha parado de hablar "de manera discreta" y de trabajar "para que se suavice la situación". Y que lo hará hasta el último minuto. Podemos sostiene que el proyecto presupuestario que negociaron con el Gobierno es el camino para mejorar las condiciones de vida de la gente así como para frenar el avance de la extrema derecha

Iglesias intensifica los intentos de conseguir que los catalanes apoyen los PGE por "el riesgo" de que el Gobierno tire la toalla

Este intento de lograr el apoyo de los partidos catalanes se ha intensificado aún más en los últimos días ante "el riesgo" de que el Gobierno "tire la toalla" con los Presupuestos. Iglesias es el dirigente que mantiene mejores relaciones con "todos los actores implicados", desde el presidente del Gobierno a Andoni Ortuzar y Aitor Esteban del PNV; Joan Tardà y Oriol Junqueras de ERC y con el president de la Generalitat. 

Aún así, fuentes de la dirección reconocen a Público que ven pocas opciones de sacarlos adelante. Aunque mantengan buenas relaciones hay cierto distanciamiento entre ERC y Podemos que se ha ido acentuando en las últimas semanas. "Nadie puede hablarse con confianza, hay demasiados agravios por medio", reconocen. También aseguran que los republicanos no van a ceder en el movimiento que se espera; la ruptura con el Govern. "Hay demasiados intereses y están los presos políticos, sobre todo", consideran.

Entre los partidos catalanes también hay determinada tensión y un malestar porque las posiciones giren en torno a tácticas electorales. Tanto ERC como PDeCAT consideran que ya tendieron la mano al Gobierno para negociar el pasado miércoles y que ha sido Sánchez el que ha parado el diálogo al pedir que renuncien a la vía unilateral de la independencia. Aunque Tardà mandó un mensaje esperanzador al presidente: "Todavía hay tiempo para la negociación", aclaró desde el atril del Congreso. 

El PNV llama al diálogo: "Lo que viene es mucho peor"

El PNV fue quien hizo un llamamiento más claro a que se mantenga el diálogo. Así, el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, aconsejó a los independentistas catalanes que establezcan "pasarelas de diálogo" con el Gobierno de Pedro Sánchez, advirtiendo de que "lo que viene es mucho peor".

En una entrevista en Radio Euskadi, Ortuzar, también quiso desdramatizar la celebración del Consejo de Gobierno en Barcelona, y sólo pidió que de esta reunión salgan "cosas favorables para Catalunya"; lo que ya anunció Sánchez durante el corrillo del Día de la Constitución.

Ortuzar indicó que no se puede interpretar esta reunión como un gesto de reconquista y, muy al contrario, abogó porque se celebre la reunión, "para lelvar un mensaje de conciliación y dar un gesto de normalidad, que luego venga acompañado de otras medidas"; afirmó.

Más noticias en Política y Sociedad