Público
Público

ERC y PDeCAT advierten a Sánchez: "La no negociación será su tumba política"

Tardà ha afirmado que "todavía ha tiempo" para la negociación, mientras que Campuzano ha pedido al presidente del Gobierno que "retorne" al espíritu de la moción de censura y que tan sólo así "podrá gobernar". 

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El portavoz de ERC, Joan Tardà, pasa ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la vicepresidenta, Carmen Calvo y el ministro de Exteriores, Josep Borrell, en el pleno del Congreso sobre Cataluña y el acuerdo de la Unión Europea sobre el "brexit". EFE/J.J. Guillén

Los partidos catalanes han advertido al presidente del Ejecutivo: si no negocia sobre Catalunya, no podrá seguir gobernando. A pesar de un discurso crítico con la comparecencia de Sánchez, los dirigentes catalanes han mantenido la mano tendida para el diálogo. Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, ha asegurado al presidente del Gobierno: "La no negociación será su tumba política. Aunque todavía hay tiempo". 

De hecho, el republicano no ha cerrado las puertas a negociar los Presupuestos Generales del Estado recriminando al presidente que "comienza a sospechar que no quiere aprobarlos". Los catalanes, como ya avanzó Público, esperan un paso del Gobierno para sentarse a hablar sobre todos los temas, aunque Tardà ha remarcado que en el diálogo tiene que estar la celebración del referéndum sobre Catalunya: "Dialoguemos cómo, cuándo y sus características. Pero es necesario un cambio mental con el que se asuma que el referéndum es inevitable".

Con este mensaje, los dirigentes catalanes quieren reconducir el discurso del Gobierno de los últimos días: "Dialoguen, ofrezcan una propuesta, pero que no sea el 155, palos, represión y cárcel. Presente una propuesta para que los catalanes puedan evaluarla y nosotros presentaremos la nuestra", le ha dicho, incidiendo en que "sólo hay legitimidad democrática si hay consenso entre la ciudadanía", sin imposiciones de una parte ni de otra.

El mismo discurso ha mantenido Carles Campuzano, portavoz del PDeCAT, que ha pedido al presidente del Gobierno que "retorne" al espíritu de la moción de censura y que tan sólo así "podrá gobernar". "Si no lo hace, entregará la hegemonía política a la derecha", ha advertido. 

El portavoz del PDeCAt, Carles Campuzano, durante su intervención ante el pleno del Congreso tras la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. EFE/Zipi

Sánchez exige el abandono de la vía unilateral

Sánchez ha acogido el discurso de mano tendida de los partidos catalanes con una condición: que los potavoces de ERC y el PDeCAT renuncien a la vía unilateral. "¿Están dispuestos o no a renunciar a la vía unilateral?", le ha preguntado el presidente del Gobierno a Tardá. "Dígalo aquí, y entonces me creeré de verdad que quieren solucionar el problema". 

El líder del Ejecutivo le ha recordado a las fuerzas independentistas que no tienen "una mayoría social" suficiente para plantear la vía unilateral, y les ha instado a buscar una fórmula que aglutine "al 75 u 80 por ciento" de la sociedad catalana. Es fórmula, ha precisado Sánchez, está en la reforma del Estatuto de Autonomía.

Sánchez: "Si tienen una propuesta política del 75 por ciento de la población, nosotros ayudaremos y la vehicularemos"

"Si usted me viene con una propuesta política del 75 por ciento de la población, nosotros ayudaremos y la vehicularemos", ha reiterado. El presidente ha afeado a los partidos catalanes la "falta de autocrítica" con respecto a sus decisiones y acciones durante el referéndum del 1-O y la declaración unilateral : "Vulneraron el Estatuto y la Constitución".

Sin embargo, Sánchez ha querido dejar muy claro que no está abierto a la vía de la convocatoria de un referéndum y ha justificado su afirmación en base a las "consecuencias" que está teniendo la consulta del Brexit en Reino Unido: “Nunca seguiré ni el ejemplo ni el camino del señor Cameron como presidente".

Pero Tardà ha cerrado la puerta a renunciar a la vía unilateral en las condiciones que ha pedido Sánchez. "La única unilateralidad es no aceptar que hay una inmensa mayoría de catalanes que quiere que se celebre un referéndum", ha explicado el republicano. No se ha movido ante la exigencia del presidente: "Si la dialéctica fuera independencia sí e independencia también, quienes no quieren independencia quedarían excluidos. Pero es independencia sí o no. Ahora decimos libertad, absolución y autodeterminación. En pocos meses, diremos libertad, amnistía y autodeterminación. Estaremos en el mismo lugar". 

"La amenaza del 155 representa el fracaso de la política"

A pesar de la mano tendida, Tardà ha mantenido su discurso crítico con la situación en Catalunya y ha tachado el juicio del 'procés' como el "juicio de la vergüenza", que ha considerado que será "por extensión" un juicio al conjunto de la ciudadanía catalana y supondrá la separación definitiva emocionalmente de buena parte del pueblo de Catalunya. "El régimen democrático monárquico juzgará a la Cataluña republicana" y será "un verdadero desastre nacional", ha vaticinado, convencido de que no se entiende un juicio de esa naturaleza en una sociedad avanzada del "corazón de Europa".

El mismo discurso ha seguido Campuzano que ha avisado que como sigan con el enfrentamiento se "equivocará". "La amenaza del 155 es la representación del fracaso de la política. El Govern de Catalnya va a seguir gobernando y ejerce sus funciones sin complejos. La situación socioeconómica no es el desastre que anuncian. No hay un problema de convivencia, hay un problema de democracia", ha indicado desde la tribuna. 

Más noticias en Política y Sociedad