Público
Público

Presupuestos Generales el Estado para 2019 Sánchez tiene hasta el 2 de abril para convocar elecciones o esperar hasta el otoño

Si logra salvar el debate de las enmiendas a la totalidad, el calendario que fije la Mesa para la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 marcará el margen que tiene el presidente del Gobierno para hacer coincidir las generales con las municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una sesión parlamentaria en el Pleno del Congreso, el pasado noviembre. REUTERS/Susana Vera

Dando por bueno que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no volverá a cambiar de opinión y que en marzo su Ejecutivo seguirá "trabajando y gobernando", como dijo en un corrillo durante el Día de la Constitución, el jefe del Ejecutivo tiene sólo hasta el 2 de abril para anticipar las elecciones (54 días antes de la convocatoria) y hacerlas coincidir con las municipales, autonómicas y europeas, que se convocará ese mismo día para celebrarse el 26 de mayo.

Más allá de esa fecha ya no tiene margen lógico para anticipar las elecciones hasta otoño, ya que sería un tanto absurdo hacerlo en junio, julio, agosto o, incluso, en las primeras semanas del mes de septiembre. En este sentido, nadie contempla abrir una campaña electoral nada más finalizar las elecciones de mayo y en plena formación de gobiernos municipales y autonómicos, se descarta julio y agosto por ser periodos marcadamente vacacionales, y tampoco se ve factible unas elecciones en el mes de "la vuelta al cole".

De esta forma, lo que salga publicado en el BOE del 2 de abril despejará, al menos momentáneamente, el horizonte electoral: o bien hay una superdomingo electoral el 26 de mayo, o bien no se volverá a hablar de adelanto electoral hasta el mes de septiembre, como mínimo.

Pero antes de este día, otra serie de acontecimientos marcarán el adelanto electoral, y todo está vinculado al calendario para la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 que, incluso, puede hacer inviable una convocatoria el 2 de abril, porque podría no saberse en esa fecha todavía si habrá o no Presupuestos.

En principio, el propio Sánchez dijo que el Consejo de Gobierno aprobará los Presupuestos a mediados de enero, "en torno al quince, aunque si luego es el 16 no digáis que rectifico", comentó con ironía el presidente del Ejecutivo durante el corrillo del jueves.

Por tanto, eso supone que los Presupuestos no llegará a la Cámara Baja hasta las tercera semana de enero. A partir de ahí, tiene que ser la Mesa del Congreso la que fije el debate en pleno para las enmiendas a la totalidad. En principio, enero es un mes inhábil en el Congreso, pero se puede convocar el pleno.

Según fuentes del Congreso, el Presupuesto tiene "prioridad parlamentaria", por lo tanto, la Mesa puede fijar dicho pleno lo antes posible, lo que conduciría a la última semana de enero o la primera de febrero.

De salir adelante las enmiendas a la totalidad y que los Presupuestos fueran devueltos al Gobierno, el margen de Sánchez para convocar el 2 de abril, si así lo decide, es mucho más flexible, porque ya ha apuntado que, aunque no haya Presupuestos, quiere aprobar varios reales decretos que tienen que ser convalidados por el Congreso, para lo que tendrá de tiempo las seis semanas de pleno que habrá entre febrero y marzo.

Pero si los Presupuestos pasan el pleno de las enmiendas a la totalidad, se abre un nuevo escenario. Las Cuentas del Estado se empiezan a tramitar como ponencia en comisión, y lo habitual es que esto proceso se prolongue en torno a dos meses, y algunas fuentes apuntan que no en menos de 60 días.

Aquí, será de nuevo la Mesa de la Cámara Baja quien fije de antemano el calendario de la tramitación parlamentaria de los Presupuestos y el pleno en el que se tendrá que llevar con todas las enmiendas que se incorporen para su aprobación, o no.  Y la duda está en si ese pleno será convocado antes del 2 de abril o después de esa fecha. Si fuese después, Sánchez tendría que tomar la decisión de adelantar elecciones antes de saber si se aprobarán o no los Presupuestos.

No obstante, aunque nadie más que Sánchez sabe cuándo anticipará las elecciones, el propio calendario parlamentario y una vez que se ha decidido presentar los Presupuestos, hace muy improbable que el Ejecutivo tenga prisa en acelerar los plazos en la negociación de las Cuentas del Estado para jugar con la posibilidad de convocar el 2 de abril. No obstante, esto no dependerá del Gobierno porque el calendario lo marcará la Mesa donde tienen mayoría PP y Ciudadanos.

Más noticias en Política y Sociedad