Público
Público

Teresa Rodríguez se ofrece como aliada de Yolanda Díaz para hacer políticas "valientes" y dar "voz propia" a Andalucía

"Necesitamos que Andalucía tenga voz en Madrid. Cualquiera que respete eso, que esté en nuestro espectro ideológico, y Yolanda lo está, podrá hablar con nosotros de tú a tú, tendrá en nosotros un aliado, por lo menos, una mesa donde sentarse y hablar", afirma a 'Público' Teresa Rodríguez

Teresa Rodríguez.
Teresa Rodríguez. Laura León

A Teresa Rodríguez, diputada no adscrita en el Parlamento andaluz y portavoz de Adelante Andalucía, le preocupan los efectos que pueda tener sobre el votante la fragmentación de la izquierda andaluza. La abstención en las elecciones del año 2018 permitió la formación de un Gobierno del PP con Ciudadanos, apoyado en la extrema derecha. Ahora, la perspectiva que ofrecen las encuestas es de un Ejecutivo en el que Macarena Olona (Vox), que se perfila como la candidata ultra, sea la vicepresidenta de Juanma Moreno. Esto ha llevado a Rodríguez a compartir con Público algunas reflexiones.

De cara a las próximas elecciones autonómicas, Rodríguez, que atiende a este periódico al regresar de una protesta ante una de las sedes de Endesa en Sevilla contra el elevado precio de la luz, considera que sería conveniente alguna fórmula que permita movilizar el voto y evitar el desencanto.

De cara a las generales, que se ven lejanas, recupera una idea que no pudo llevar a cabo cuando era la coordinadora de Podemos en Andalucía: algún tipo de acuerdo confederal que permita un grupo andalucista propio en el Congreso para hacer políticas "valientes". Así, se muestra dispuesta –aunque nadie ha contactado con ella– a sentarse, a hablar, a aliarse sobre esas dos premisas, la voz de Andalucía y las políticas, con la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz, la cual busca generar un frente amplio.

De cara a las generales, ¿de qué manera estaría dispuesta Rodríguez a participar en ese foro amplio que promueve Yolanda Díaz? "A un grupo andaluz –afirma Rodríguez a Público– propio en el Congreso y a hacer políticas valientes no vamos a renunciar bajo ningún concepto. Es la razón de ser de Adelante Andalucía: queremos darle voz a Andalucía en todas partes, en el Congreso también. Turolenses, navarros... tienen voz propia y ponen encima de la mesa los legítimos intereses de sus territorios. También queremos eso. No puede ser que tengamos 61 diputados en el Congreso que respondan a los intereses de sus sedes centrales en Madrid, Génova, Ferraz o Princesa. Necesitamos que Andalucía tenga voz en Madrid. Cualquiera que respete eso, que esté en nuestro espectro ideológico, y Yolanda lo está, podrá hablar con nosotros de tú a tú, tendrá en nosotros un aliado, por lo menos, una mesa donde sentarse y hablar".

¿Cómo de rota cree Rodríguez que está la izquierda en Andalucía? "Dramáticamente rota –asegura a Público–. Es un drama en un escenario de posibilidad más que tangible de gobierno de la derecha y la ultraderecha. En general, el votante de izquierdas debe estar desconcertado y desanimado también, lo cual puede generar dos efectos, el voto útil hacia el PSOE y dos, la abstención".

"Las dos cosas son un drama para una alternativa en Andalucía, el voto al PSOE ya sabemos lo que es. Ahora parece que están más a la derecha aún, incluso negociando presupuestos con el PP. Luego, la abstención se ha demostrado que es la alfombra roja para la derecha y la extrema derecha, como pasó las últimas elecciones. La fragmentación contribuye a este escenario".

Y ¿qué va a hacer de cara a las próximas andaluzas para evitarlo? Los puentes con Unidas Podemos, tras la ruptura y la expulsión del grupo parlamentario están hoy rotos. ¿Tiene Rodríguez pensado iniciar algún tipo de movimiento que acerque planteamientos de cara a las elecciones andaluzas? A hablar está dispuesta.

"Nosotros teníamos un proyecto unitario de la izquierda en Andalucía. Decidimos construir ese espacio de unidad, que podía haber crecido. Hubo un cambio de posición de la dirección estatal de Podemos y de IU para virar a ser el referente estatal en Andalucía del Gobierno de coalición. Esa fue la decisión que tomaron después de llegar al acuerdo en Madrid. A nosotros nos parece que teníamos que haber seguido construyendo ese espacio plural. Incluso si a ellos les parece que era posible un cogobierno con el PSOE, era posible convivir en el mismo proyecto político", reflexiona.

"Al final –prosigue Rodríguez– son tácticas concretas que se pueden mantener en un momento dado, pero uno tiene que respetar la posición del otro y ser consciente de la propia pluralidad, de hecho si quieres ser una organización mayoritaria tienes que incorporar mayor pluralidad en su seno. Eso no fue posible, nos expulsaron del grupo parlamentario y hemos sufrido multitud de agresiones por parte del grupo de Unidas Podemos".

"Dicho esto, como la política no consiste en una experiencia personal (y cuando eso ocurre los principios se quedan atrás y no se actúa de forma responsable) estaríamos dispuestos a hablar con todo el mundo para evitar los efectos de la fragmentación de la izquierda, para que no crezca la abstención por desencanto y para que no ocurra que esa fragmentación provoque que en determinadas circunscripciones la derecha saque más diputados y que no ocurra que el voto útil se concentre en el PSOE", comenta a Público Rodríguez.

La dificultad de la unidad en Andalucía

"Hay un votante –añade la dirigente de Adelante Andalucía– que quiere una alternativa a esos 40 años del PSOE y no se lo estamos poniendo nada fácil. Nosotros querríamos explorar esa vía, pero tenemos dificultades para hablar con Unidas Podemos incluso de las cuestiones más domésticas. Pedimos en su momento una reunión a Inmaculada Nieto [portavoz de Unidas Podemos por Andalucía] y ni siquiera nos han respondido. Haremos una nueva invitación para hablar de este tema".

Rodríguez prosigue con su razonamiento: "Creo que son necesarios foros sociales amplios donde los votantes también se impliquen en que podamos intercambiar fórmulas distintas para pensar en los efectos de la fragmentación del voto. A lo mejor, consiste solo en un acuerdo de no agresión, de frenar las agresiones, de no agredirnos en campaña, de tener discursos complementarios, de no herirnos y generar desencanto por la vía del enfrentamiento. Puede haber otros acuerdos más complejos, pero para eso hay que sentarse".

"La unidad no consiste en destruir todo lo que no sea yo. Ese parece el concepto que tienen algunos de unidad, me parece muy llamativo que, desde Madrid, Yolanda Díaz esté llevando un proceso de frente amplio, de hablar con todo el mundo, de buscar un reencuentro de quienes estuvimos en el mismo proyecto político y, sin embargo, aquí en Andalucía no se bajen de la apisonadora ni para repostar", prosigue Rodríguez.

"Creo que está siendo así. Hoy mismo están expulsando un concejal del Puerto de Santa María, del grupo municipal. Es una cosa del día a día, de agresión constante y cotidiana. Querríamos que esa estrategia de Yolanda permeara al sur de Despeñaperros, pero hay una barrera infranqueable que se llama PCA. Ojalá cambie esa actitud. Buscaremos hasta el último momento la posibilidad de buscar espacios de diálogo", añade la dirigente andalucista.

Rodríguez no excluye a Más País de su idea: "Con Más País también. Hicimos en su momento un planteamiento que nos pareció coherente con la trayectoria de Adelante Andalucía que nos costó un enfrentamiento con Podemos y con IU, que era plantear la necesidad de una candidatura andaluza para las generales, una candidatura de confluencia, de Más País, Podemos, IU, las fuerzas andalucistas, lo que se había configurado de independientes de Adelante Andalucía...".

"Confluir en una lista que, como los comunes, después se pudiera confederar con otras fuerzas políticas en el Congreso, pero teniendo un perfil propio, pudiendo negociar presupuestos, legislación, y teniendo una portavocía propia como tienen los comunes, sin embargo, los compañeros nos dijeron que los catalanes, sí, pero los andaluces, no", continúa Rodríguez, que cree que "ese proyecto, confluir en torno al andalucismo, siempre ha estado en nuestra cabeza, porque me parece que puede ser la idea, la de tener un proyecto de desarrollo endógeno para nuestra tierra".

Más noticias