Público
Público

VENTA DE ARMAS El barco del régimen saudí que se dirige a Motril descargó armamento en Yemen

El Bahri Hofuf, perteneciente a la naviera pública de la dictadura árabe, fue detectado a finales de octubre en el puerto yemení de Adén. Llevaba material bélico traído de EE UU. Ahora va de camino a Andalucía, donde atracará el martes.

Imagen de archivo de un edificio derruido tras un ataque de la coalición liderada por Arabia Saudí en Saná, Yemen. EFE

A veces puede matarles una bomba. Otras, el hambre. A las imágenes de zonas devastadas por los bombardeos saudíes contra la población civil en Yemen suelen sumarse las fotos de menores, incluso bebés, en estado de desnutrición. Son las instantáneas del horror en un país que acumula ya más de 200.000 muertos, según cifras de la ONU. A finales de octubre pasado se filtró otra imagen, vinculada también a este escenario de guerra: un barco saudí atracó en el puerto yemení de Adén para descargar material bélico, importado de EE UU. 

Según las imágenes difundidas el pasado 7 de noviembre por la cadena estadounidense CNN –y reproducidas posteriormente por distintos medios internacionales–, se trataba del buque Bahri Hofuf. Allí descargó, entre otro tipo de armamento, un vehículo blindado Oshkosh, fabricado en EE UU.

Dentro de pocos días, en el sur de España volverán a escuchar su nombre: este barco de la naviera pública saudí tiene previsto hacer una escala en el puerto granadino de Motril el próximo martes 14. “Es uno de los seis barcos de Bahri que hace la ruta americana de carga de armas con destino a Arabia Saudí”, señala Luis Arbide, portavoz de la comisión La Guerra Empieza Aquí, de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados).

Este activista advierte que la llegada del Bahri Hofuf a Motril “sería presumiblemente para cargar proyectiles y explosivos de la empresa Santa Bárbara, radicada en Andalucía”. Previamente ha estado en cuatro puertos americanos, “los habituales donde cargan diferente tipo de armamento”, destaca Arbide.

Arbide suele realizar seguimientos de las rutas de los barcos de la naviera pública saudí, una tarea que no siempre resulta sencilla. Así lo demostró el propio Bahri Hofuf durante su viaje anterior –que incluyó la parada en el puerto yemení de Adén–, cuando estuvo durante aproximadamente un mes con su sistema de geolocalización apagado.

Su llegada a Motril se producirá casi un mes después de que otro buque saudí, el Bahri Abha, hiciera lo propio en el puerto de Sagunto (Valencia). Entonces hubo protestas de grupos antimilitaristas locales y de la plataforma Armas Bajo Control –integrada por Amnistía Internacional, Greenpeace, Intermón Oxfam y FundiPau–, cuyos integrantes exigieron sin éxito que el Gobierno central evitara que ese buque, proveniente de EE UU y cargado de armamento, hiciera escala en Sagunto.

Silencio oficial

Amnistía Internacional denunció hace algunos meses que entre marzo de 2015 –cuando comenzó el ataque de la coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen– y junio de 2018, “España exportó armas a Arabia Saudí por un valor superior a los 1.100 millones de euros”. Tras la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, el Gobierno del PSOE aseguró que no se concederían nuevas licencias para la venta de armamento al régimen saudí.

Sin embargo, las ONGs que trabajan en este ámbito siguen esperando que el Ejecutivo presente un informe oficial ante la Comisión de Defensa del Congreso. De momento, la naviera de la dictadura árabe continúa utilizando, bajo un absoluto hermetismo, los puertos españoles. El martes próximo lo demostrará en Motril.