Público
Público

Los agentes forestales que dirigen la lucha contra los incendios denuncian a la Xunta  por poner en riesgo su seguridad

Los sindicatos que han convocado una huelga indefinida a partir del miércoles advierten de las “graves deficiencias” e incumplimientos en la normativa de prevención de riesgos laborales que llevan padeciendo desde hace años.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6

Zeltia Burgos, agente forestal y responsable de la CIG en la Administración autonómica, presentando la denuncia ante Inspección de Trabajo. /CIG

La Confederación Intersindical Galega (CIG) y la Unión General de Trabajadores (UGT), los dos sindicatos que han convocado la huelga indefinida de agentes forestales de la Xunta a partir de este miércoles, presentaron este lunes varias denuncias ante la Inspección de Trabajo en las que acusan a la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio de incumplir normas básicas de la legislación en materia de seguridad laboral.

Los agentes trabajan para las consellerías de Medio Ambiente y de Medio Rural y ya fueron a la huelga dos días la semana pasada. Han sido convocados a un paro indefinido a partir del próximo miércoles si la Administración autonómica no atiende a sus demandas de mejorar sus condiciones laborales y de seguridad. La Inspección de Trabajo ya conminó el invierno pasado a la Xunta a cumplir la normativa de seguridad ante la ruinosa situación de los vehículos de sus agentes, algunos con más de 15 años de antigüedad o más de 500.000 kilómetros.

Buena parte de las posibilidades de la convocatoria de huelga se mantenga dependen de la reunión que tendrán este martes con responsables de la Xunta en Santiago. La movilización se produce en la época de mayor riesgo de incendios, aunque los funcionarios, que también tienen asignada la vigilancia de los montes y el cuidado y protección de la fauna silvestre y el control de epidemias, ya han asegurado que no dejarán desasistida ninguna emergencia. De hecho, el personal adscrito a los incendios tiene que cumplir servicios mínimos del 100%.

En sus denuncias, los sindicatos de los agentes enumeran una larga lista de incumplimientos en materia de seguridad laboral

En sus denuncias, presentadas ante las delegaciones de la Inspección de Trabajo en las cuatro provincias gallegas, los sindicatos de los agentes enumeran una larga lista de incumplimientos en materia de seguridad laboral en los que Medio Ambiente llevaría incurriendo varias años: no se informa a los trabajadores de los riesgos de su puesto de trabajo ni formación específica para la prevención de los riesgos que asumen en su él; no se les proporcionan equipos de protección individual ante riesgos biológicos o químicos; no existen protocolos adecuados para la entrada y salida en las explotaciones ganaderas a la que acuden ante emergencias por enfermedades y epidemias animales; carecen de formación en materia de riesgos biológicos y e manipulación de animales y cadáveres de animales y tampoco la tienen en primeros auxilios o en materia de evacuaciones en caso de catástrofes; trabajan frecuentemente en solitario durante horas; no se les facilitan cascos protectores aunque tengan que acudir a instalaciones con peligro de caída de objetos...

Brigadistas en labor de extinción del fuego. /EFE

“Ni siquiera tenemos emisoras de radio, tampoco cuando trabajamos en zonas de sombra donde no hay cobertura para móviles, por lo que nos quedamos totalmente incomunicados”, asegura Zeltia Burgos, agente forestal, delegada de prevención de riesgos laborales y responsable nacional de CIG-Administración Autonómica.

“Llevamos años denunciando problemas, y después de dos días de huelga no ha habido respuesta, es la gota que ha colmado el vaso”

“Llevamos años denunciando estos problemas, y después de dos días de huelga no ha habido respuesta, es la gota que ha colmado el vaso”, sostiene Burgos, quien critica a la Xunta por no haber convocado al comité de huelga a la reunión del martes: “Han llamado a los sindicatos, incluso a los que no han secundado la convocatoria, pero no al comité de huelga, donde están muchos trabajadores que no pertenecen a ninguna central”.

Además de exigir que la Xunta cumpla las normas básicas en materia de seguridad laboral, los agentes forestales reclaman que se eliminen los excesos horarios, que se impida que se eleve su jornada laboral a diez horas diarias; que se remuneren los riesgos a los que están expuestos con complementos salariales similares a los que ya cobran otros funcionarios gallegos que ejercen tareas peligrosas, y que se recuperen las medidas de flexibilidad horaria y funcional para la conciliación familiar y laboral que se eliminaron hace tres años.

También piden que no se envíe a extinguir incendios al personal adscrito a esas funciones que cuenten con más edad o que padezca enfermedades o lesiones derivadas de ellos. En ese sentido, Burgos recuerda que la Administración ni siquiera ha realizado una evaluación del riesgo pulmonar al que están sometidos. “Si se tratara de una empresa privada y no de la Administración, ya la habrían cerrado”, advierte.

Los sindicatos recuerdan que los agentes forestales tienen encomendada la dirección técnica de la extinción de los incendios, y que el servicio de extinción de la Xunta se refuerza en verano con la asignación temporal a esas tareas de otros agentes adscritos a otras funciones. “Esta asignación que se realiza todos los años se hace improvisadamente, sin formación en materia preventiva ni actualización de conocimientos en materia de coordinación de emergencias, sin equipos de protección y en tiempo y forma inadecuados”.

Más noticias en Política y Sociedad