Público
Público

Baltasar Napoleón IV El misterio del primo indio del emérito: la empresa que busca Borbones ocultos no ha hallado ningún linaje en la India

Hace unos meses, el primo lejano indio de Juan Carlos I declaró públicamente que haría una prueba de parentesco a través de iGENEA, una empresa privada suiza que lleva realizando pruebas de ADN genealógicas desde 2007. La familia real de Borbón-Bhopal se ha negado hasta la fecha a confirmar si ha realizado ya la prueba o no.

El parecido entre la nariz de Froilán, hijo de la infanta Elena, y el Borbón indio Baltasar Napoleón es notable.
El parecido entre la nariz de Froilán, hijo de la infanta Elena, y el Borbón indio Baltasar Napoleón es notable. PÚBLICO

Han transcurrido meses desde que Baltasar Napoleón IV, el primo lejano indio del emérito, se comprometió públicamente a realizar una prueba de ADN para demostrar su parentesco con Juan Carlos y la empresa suiza de genealogía que comercializa el test genético del llamado Proyecto Borbón ha confirmado que ninguno, hasta la fecha, de sus clientes ha podido demostrar ni siquiera una remota relación de sangre con alguno de los linajes conocidos de Borbones que tienen en su base de datos, ni en Europa ni fuera de ella. iGENEA no menciona el caso específico de Baltasar, pero asegura que ninguno de los clientes que se han sometido a la prueba han hallado trazas de este parentesco. La mayoría son europeos, pero existen unos pocos de "otras procedencias".

iGENEA efectúa test genéticos —el más básico, por algo menos de 200 euros— que permiten detectar o descartar cualquier forma de parentesco con la familia real española o, en general, con cualquier Borbón de este planeta. La prueba que comercializa consiste, en rigor, en trazar un perfil de ADN-Y del cliente y después compararlo con el de tres Borbones vivos: el príncipe Axel de Borbón-Parma; el príncipe Sixto de Borbón-Parma y el príncipe João Henrique de Orleans-Braganza.

Según dice Roman Scholz, representante de iGENEA, unos pocos cientos de personas han realizado este test hasta la fecha sin que, por el momento, se haya dado ninguna coincidencia. "Sería muy interesante encontrar linajes Borbones desconocidos, pero eso hasta ahora no ha ocurrido", asegura.

Entre los conocedores de esta compañía suiza y de los servicios que presta se halla Baltasar Napoleón IV, primo lejano indio de Juan Carlos I, quien aseguró a Público a finales del pasado año que se proponía realizar el test para confirmar el parentesco sobre el que se construye la historia aparentemente legendaria de su familia. Cuando realizó el anuncio, se refirió, de manera específica, al citado proyecto de iGENEA y nos remitió el enlace a la web de esta empresa, perfectamente conocedor de que tienen en su base de datos el perfil genético de tres Borbones con quienes podrían cotejar el suyo propio y confirmar, o desmentir, la veracidad de sus pretensiones.

La familia real de Borbón-Bhopal —con quien llegamos a reunirnos personalmente en la India— se ha negado hasta la fecha a confirmar si, en efecto, lo había realizado ya y, si no es así, por qué motivos lo estaba demorando pese a su bajo coste. La primera vez que Baltasar se mostró partidario de disipar las dudas y, a menudo las burlas, de las que había sido objeto mediante un test genético fue en 2007, pero entonces no existían los recursos de los que se dispone hoy.

Tras las informaciones divulgadas por Público a finales del pasado año, un programa español de televisión —Todo es mentira, de Risto Mejide— llegó incluso a ofrecerse a financiarle este servicio, aunque no parece que su coste sea el principal obstáculo.

Según Miguel de Grecia, no es del todo descartable que, en efecto, los Borbones de la India sean una rama ilegítima de la dinastía borbónica, lejanamente emparentada con la familia real española y con los aspirantes al trono francés. La supuesta conexión europea del príncipe Baltasar Napoleón IV es un hijo no reconocido del condestable francés Carlos III de Borbón llamado Juan Felipe. Las crónicas de la época refieren que este huyó a Sicilia tras matar a alguien en duelo y, al intentar volver a Italia, fue secuestrado por un grupo de piratas que le vendieron en Egipto como esclavo.

"Si alguien comparte el mismo perfil, existe una probabilidad del 95,9% de que comparta un ancestro común"

Tras escapar, Juan Felipe de Borbón alcanzó la India y se ganó la simpatía de su emperador Akbar, quien le nombró rajá de Shergar, instaurando de ese modo la rama más exótica de la familia. Baltasar Napoleón IV, primo lejano de Juan Carlos, es el décimo cuarto descendiente de la rama de los Borbón-Bhopal.

¿Son en verdad fiables este tipo de pruebas? ¿Cómo debería interpretarse una coincidencia entre el perfil del cliente y el de las muestras de los príncipes? "Si alguien comparte el mismo perfil, existe una probabilidad del 95,9% de que comparta un ancestro común con los tres Borbones citados durante las 10 generaciones precedentes, lo que sería una conexión cercana", asegura Scholz.

"Si alguien compartiera de 35 a 38 marcadores, existiría una probabilidad del 95,1% de que tuvieran un ancestro común a lo largo de las 23 generaciones anteriores. E incluso el otro 4 - 5% restante de los casos no son totalmente ajenos. Serían linajes que se separaron hace más generaciones", declara. Por el mismo motivo, una ausencia de coincidencia permitiría descartar categóricamente cualquier clase de conexión biológica.

Las posibles infidelidades de la aristocracia podrían tener una influencia evidente a la hora de evaluar los resultados de la prueba. El antepasado común de los tres príncipes Borbones con cuyo perfil genético se coteja el de los clientes de iGENEA fue Luis XIII, rey de Francia. Ello significa que su linaje masculino es el, digamos, oficial. En palabras de Scholz, no hubo casos de infidelidad en ninguno de esos tres linajes desde los tiempos del rey de Francia.

"No hay muchos perfiles de ADN de familias nobles publicados, la mayoría de ellos dudan en participar en este tipo de proyectos"

"Si pudiéramos efectuar un test a otro miembro de la familia cuyo linaje se separó anteriormente que los tres príncipes cuyo perfil tenemos podríamos comprobar también si pertenece al linaje correcto". Es decir, si Baltasar Napoleón quiere demostrarle al mundo su posible conexión con los Borbones dispone de recursos científicos fiables, lo que él, por otra parte, no desconoce.

iGENEA es una empresa privada suiza que lleva realizando pruebas de ADN genealógicas desde 2007. Este tipo de test, cada vez más populares, permiten descubrir el origen de un antepasado en tiempos antiguos e incluso prehistóricos; mostrar rutas migratorias o verificar si los ancestros de un cliente pertenecían a tribus antiguas como celtas, pueblos germánicos, íberos, pueblos antiguos de Italia, judíos o vascones.

"Desafortunadamente, no hay muchos perfiles de ADN de familias nobles publicados ya que la mayoría de ellos dudan en participar en este tipo de proyectos", concluye Roman Scholz. Entre los pocos perfiles de ADN-Y que posee esta empresa se halla el del último zar de Rusia y su familia y el de Napoleón, a quien también honra con su majestuoso nombre el primo indio del rey.

Más noticias de Política y Sociedad