Público
Público
Únete a nosotros

El barco de Open Arms se queda en tierra Òscar Camps: "Impedir zarpar al Open Arms es poner en marcha el contador de muertos" 

El fundador de la ONG Proactiva Open Arms ha denunciado que Capitanía Marítima haya denegado el permiso para zarpar al barco que, hasta el día de hoy, ha salvado la vida a cientos de náufragos migrantes.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El buque de la ONG Proactiva Open Arms, en el momento de su llegada a la bahía de Algeciras (Cádiz), con más de 300 migrantes a bordo procedentes de 19 países, que fueron rescatados en el Mediterráneo.- Jon Nazca / REUTERS (Archivo)

El fundador de la ONG Proactiva Open Arms, Òscar Camps, ha dicho hoy que la decisión de Capitanía Marítima de impedir zarpar al barco Open Arms de Barcelona hacia Libia implica "poner en marcha el contador de muertos porque ahora no hay ningún barco operativo en el Mediterráneo central".

Camps ha reaccionado así a la decisión del capitán marítimo de Barcelona de denegar el permiso para zarpar hacia las costas libias al buque de Open Arms por seguridad, pues no está garantizado que pueda desembarcar a los náufragos que rescate en un puerto cercano y seguro y porque el barco sólo puede transportar a 18 personas.

Òscar Camps ha explicado que "Capitanía alega que diversos países incumplen los convenios internacionales a los que están suscritos y nos obligan a navegar muchas millas y venir a España a desembarcar", y que "este barco no es de pasajeros y por lo tanto no tenemos permiso para transportar pasajeros hasta España desde tan lejos".

Camps ha calificado estos argumentos de "alegación sin fundamentos" y ha reivindicado que "ningún barco de salvamento marítimo tiene permiso para transportar personas", sino que "los náufragos son pasajeros fortuitos y así lo contempla el derecho internacional".

"Un capitán marítimo tiene la función de despachar un barco si todos los permisos están en regla y sus inspecciones están todas al día", ha reivindicado también Camps, que ha recordado que el proceso administrativo para desbloquear la situación puede durar de uno a tres meses.

Camps también ha reclamado al gobierno de Pedro Sánchez que les "acompañe al Tribunal Internacional del Derecho del Mar de Hamburgo" porque ya llevan "dos años denunciando esta situación", y ha añadido que "ya va siendo hora de que España, un país que cumple con sus obligaciones de rescate en la frontera sur, en el mar de Alborán y en el estrecho, ponga en evidencia a los países que se niegan a hacerlo".

Capitanía Marítima, que depende de la dirección general de la Marina Mercante del Ministerio de Fomento, argumenta que "el buque que presta auxilio puede carecer de las instalaciones y el equipo necesarios para acoger un número adicional de personas a bordo sin poner en peligro su propia seguridad, o para cuidar adecuadamente a los supervivientes".

"Éste es precisamente el caso del Open Arms, que está certificado para 18 personas y, por tanto, con mayor razón debe desembarcar a las personas rescatadas en el mar a la mayor rapidez", añade la resolución del capitán marítimo.

También aduce que aunque la petición de despacho es para hacer operaciones "de observación y vigilancia", siempre que ha zarpado el buque "viene efectuando operaciones completas de auxilio y salvamento".

Más noticias en Política y Sociedad