Público
Público

Tercera ola de la pandemia Castilla-La Mancha cierra la hostelería y fija el toque de queda a las 22.00 horas

"No tenemos más remedio, no hay alternativa, no tenemos otra opción", ha afirmado Emiliano García-Page.

18/01/2021.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ofrece una rueda.
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ofrece una rueda. Ismael Herrero / EFE

agencias

El Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha acordado este lunes adelantar a las 22.00 horas el toque de queda, cerrar perimetralmente todos los municipios así como toda la hostelería y las grandes superficies, excepto aquellas tiendas que vendan productos esenciales.

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha informado en una rueda de prensa de estas medidas, en la que ha aseverado que "no tenemos más remedio, no hay alternativa, no tenemos otra opción".

García-Page ha subrayado que estas medidas se aplicarán, en principio, por un plazo de diez días, y ha confiado en que den resultado y se traduzca en un menor número de contagios, pues ha subrayado que en las zonas donde se han aplicado ya, como en la Gerencia de Atención Integrada de Manzanares, han conllevado un menor número de casos.

Se cierran locales de apuestas, se suspenden visitas sociales en centros de mayores y viviendas tuteladas; cines, teatros, gimnasios, saunas, bibliotecas y conferencias quedan suspendidos; actividades deportivas federadas pueden realizarse sin público; y las visitas culturales se reducen a grupos de 6 personas como máximo. Los mercadillos se limitarán a un tercio del aforo; se cierran parques y jardines a las 22.00 horas.

De igual modo, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha tomado la palabra para pedir a la ciudadanía responsabilidad a la hora de limitar los contactos más allá de los convivientes. "Ya habrá tiempo cuando tengamos un tratamiento de poder ser como somos, pero ahora nos toma estar limitados. A todas estas restricciones, tenemos que recomendar que los encuentros sean de convivientes", ha pedido.

A esta petición se ha sumado García-Page: "Se trata de darle tiempo a la vacuna, a la medicación y al sistema sanitario para atender no sólo el covid, sino también a otros pacientes".

Modificación del estado de alarma

Aunque estas medidas se aplican "con carácter indefinido" se revisarán dentro de diez días. Con todo, espera que en la próxima reunión del Consejo Interterritorial de Sanidad se adopten más medidas con carácter general a nivel nacional.

De este modo, el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, planteará en la próxima cita del miércoles modificar el estado de alarma para unificar horarios "y plantear un mensaje único entre Estado y comunidades autónomas".

Asimismo, Fernández Sanz también ha pedido ya comparecer en las Cortes regionales para explicar las decisiones que se han tomado este lunes, momento que García-Page ha aprovechado para solicitar "la mayor comprensión y colaboración" de los partidos y demás instituciones y entidades públicas y privadas. "Todo esto resulta muy incómodo, pero no estamos aquí para estar acomodados y hay que estar a las duras y a las maduras", ha remachado.

Evitar el colapso sanitario

Además, el presidente regional ha justificado las medidas en una cuestión "clave" para tener bajo control a medio largo plazo a la enfermedad, como es evitar el colapso sanitario.

En este sentido, ha especificado que la sanidad no tiene "ningún colapso sanitario" actualmente pero empieza a notar "una presión creciente", por lo que ha apuntado que "es mejor frenar ahora que lamentarnos después".

"Queremos frenar antes de que nos encontremos con dos compromisos, en los hospitales y en el sistema de rastreo", ha señalado, indicando que los centros hospitalarios están a un tercio de la presión que tuvieron durante la primera ola, pero alegando que no se puede "alegar ignorancia" ante la creciente presión que están sufriendo.

Más noticias de Política y Sociedad