Público
Público

Las colas del Hospital Infanta Sofía: dos horas de espera para una extracción de sangre de un minuto

El hospital madrileño tiene escasez de personal y provoca demoras hasta en los trámites más sencillos.

Imagen de las colas en el Infanta Sofía para una extracción de sangre.
Imagen de las colas en el Infanta Sofía para una extracción de sangre. PÚBLICO

Hasta los trámites más sencillos terminan en una larga espera en la sanidad publica madrileña. En el Hospital Infanta Sofía, ubicado en la madrieña ciudad de San Sebastián de los Reyes, las colas para un simple proceso de extracción de sangre se demoran hasta dos horas. 

Así lo relaban este lunes ciudadanos que acudían al centro para este procedimiento que lleva poco más de un minuto. "Hasta que no te dan las etiquetas, primero en una fila que dura más de una hora, no puedes pasar a la otra fila, en la que pasas otra hora hasta que entras a la extracción. La gente discute y se altera, porque además nadie te informa y hay quienes se ponen directamente en la cola sin etiquetas y al llega al final y ser informados tienen que empezar de nuevo en la otra fila", asegura una mujer que sufrió en sus carnes el colapso de este lunes. 

La gestión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso provoca desde hace meses colapsos en las urgencias y esperar a ser atendido se ha convertido en un mal crónico de la sanidad pública debido a la falta de contratación de profesionales: "Desde el jueves pasado el sistema de etiquetas de extracción está inoperativo y solo hay una persona en ventanilla. Todo responde a la falta de personal, en este caso administrativos", relatan fuentes sindicales conocedoras de la situación en el hospital. 

En las imágenes a las que ha tenido acceso Público se revela el estado de esa zona, infestada de colas y largas esperas que convierten un trámite en una travesía. "A este hospital hay que echarle de comer aparte", protestaba una mujer que acudía a una extracción de sangre este lunes.

La lucha por mejoras de contratos

Los sanitarios del Infanta Sofía luchan por una mejora de las condiciones laborales, que tendría su inmediato efecto en la calidad del trato al paciente. En urgencias, el equipo de urgencias asegura que durante el mes de julio han hecho guardias de fin de semana "con entre dos y cinco médicos adjuntos donde debería haber nueve".

"Empezamos a atender partiendo de una base de población y hemos crecido, pero el problema es que el número de trabajadores del hospital se ha mantenido igual, y no es suficiente", alegaba Elena Cabrerizo, portavoz de Comisiones Obreras (CCOO) en el centro hospitalario.

La Hospital Infanta Sofía es un ejemplo más de la saturación que sufre la sanidad pública madrileña, acostumbrada a este tipo de vivencias. De hecho, este verano las urgencias y plantas de los hospitales de la Comunidad de Madrid han cerrado más camas que en veranos prepandémicos, a pesar de que la séptima ola de covid que vive España despierta muchas incertidumbres debido a la aparición de nuevas mutaciones de ómicron.

Más noticias