Público
Público

Energía Nuclear ¿Y si se evacuara Cuenca por riesgo nuclear?

La incertidumbre continúa sobre qué ocurrirá con Villar de Cañar y el cementerio nuclear. Ahora, un proyecto local ahonda sobre cuáles podrían ser las consecuencias medioambientales, simulando la evacuación de Cuenca por lluvia radioactiva.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una 'dramafestación' busca mostrar cuáles serían las consecuencias nocivas de un cementerio nuclear en la provincia de Cuenca. / La Fuga Radioactiva

“Cientos de personas huyen cargadas con maletas, cubiertas con plásticos, con impermeables, con paraguas. Los coches colapsan las principales salidas de Cuenca frente a los controles policiales, las familias tratan de mantenerse unidas".

Con un párrafo como este podría comenzar la historia de un supuesto –quizá no tan lejano– en el que la contaminación nuclear amenazase Cuenca, una ciudad conocida por ser Patrimonio de la Humanidad y... por la posibilidad de llegar a albergar un Almacén Temporal Centralizado (ATC), es decir, un cementerio nuclear en Villar de Cañas

A finales del año 2011, el Gobierno de Mariano Rajoy seleccionó a la localidad conquense de entre otros diez municipios de todo el país. Coincidía con el gobierno autonómico de la actual candidata a las primarias del Partido Popular y expresidenta de Castilla - La Mancha, María Dolores de Cospedal. No mucho tiempo después, la ya constituida Plataforma Contra el Cementerio Nuclear denunciaba las vinculaciones políticas que motivaron la atribución: uno de los trabajos de ingeniería para su construcción se atribuía a la empresa Iberinco, en la que trabaja Ignacio López del Hierro, marido de Cospedal.

Simulación en Cuenca del desastre posible a causa de la amenaza nuclear. / La Fuga Radiactiva

En enero de este año, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla La-Mancha ratificaba la decisión de la Junta, gobernada por García-Page. La comunidad, que siempre se había mostrado contraria al proyecto, conseguía así anular el plan urbanístico que avalaba el ATC, lo que dificultaba su continuidad.

Ahora, a raíz del cambio de Ejecutivo, las dudas sobre la continuidad del proyecto se acentúan. A principios de junio, el Gobierno municipal volvía a reivindicar la pulcritud del primer proceso de selección de emplazamiento, que fue comandado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, para aferrarse a su intención de que el ATC siga adelante.

Chernobyl, Fukushima y ¿Cuenca?

Las asociaciones y movimientos ecologistas también han encontrado una baza en la creación del Ministerio para la Transición Ecológica, con la ministra Teresa Ribero al frente, para poner freno a lo que podría acarrear un importante impacto medioambiental. La Fuga Radiactiva es un proyecto transmedia, nacido en la propia Cuenca, que ha sido capaz de aunar acción política, denuncia, performance y cine en una misma propuesta.

Este sábado 23 de junio, unas doscientas personas ataviadas con mascarillas, tapadas con sus paraguas y cargadas con sus maletas han simulado una "dramafestación" en el centro de la ciudad. Han ejecutado una performance que podría ser reflejo de una realidad no muy lejana, si no se pone freno cuanto antes a un abuso desorbitado de modelos energéticos no sostenibles. Y en su lugar, proponen que sean sustituidos por otros alternativos.

En esta puesta en escena, inspirada en las catástrofes de Chernobyl o Fukushima, conquenses y visitantes marchaban hacia la Plaza Mayor, cayendo "fulminados" al suelo, mientras operarios vestidos con monos anticontaminación exhibían pancartas que rezaban "ATC NO" en grandes letras.
Esta iniciativa alberga una segunda intención: se convertirá en un documental y un mediometraje, cuyo estreno está previsto a finales de año.

"La dramafestación suponía todo un reto para el equipo de La Fuga por la dificultad de unir una contestación social, con decenas de personas, a una jornada de rodaje", han relatado desde la organización. Buscaban, así, poder ejecutar una "dramatización conjunta de muerte y desolación".

Parte de la performance sobre la evacuación de Cuenca. / La Fuga Radioactiva

Declaración por la Energía Social

La Fuga Radiactiva ha concentrado su ideario, y el motivo esencial de su surgimiento, en forma de manifiesto. Así ha tomado forma la Declaración por la energía Social, a la que han brindado su apoyo organizaciones ecologistas a nivel nacional como Greenpeace o Ecologistas en Acción, entre otras. En ella, critican "la creación de un cementerio nuclear (ATC) que alarga la vida de las caducas centrales nucleares", generando "innecesariamente el peligro de accidentes de consecuencias irreparables" y acrecentando la cantidad de "residuos radiactivos, con el colosal gasto derivado de gestionarlos en el futuro". 

"Requerimos al Parlamento para que apruebe un calendario de cierre que ponga fin a la amenaza nuclear en nuestro país", exigen, además de otras medidas como el cese del impuesto al sol, posibilitando el desarrollo de "una energía renovable, limpia, democrática y social". Así, reivindican la "energía social", la cual implica "inversiones sostenibles, economías locales, recuperación del mundo rural, naturalización de las ciudades, soporte de la investigación científica, desarrollo cultural, mejora de la educación y conservación del medio ecológico". 

Pero a pesar de todo esto, se mantiene la duda de cómo actuará el nuevo Gobierno de Sánchez, de en qué quedarán las tensiones entre la Junta Autonómica y el Consistorio municipal de Villar de Cañas... principal foco, todavía, de que siga siendo necesaria la denuncia. ¿Habrá algún día que evacuar Cuenca?

Más noticias en Política y Sociedad