Público
Público

Falsos autónomos Deliveroo se enfrenta al juicio que pone en cuestión su modelo de negocio 

La Justicia deberá determinar si los repartidores son "falsos autónomos" a raíz de un informe de Inspección de Trabajo.

Imagen de archivo de un repartidor de Deliveroo. EFE

EUROPA PRESS

Este lunes se celebrará en Madrid el juicio que enfrenta a la Tesorería General de la Seguridad Social contra la empresa dedicada al reparto a domicilio Deliveroo a raíz de una denuncia interpuesta por Inspección de Trabajo y en el que han sido citados 517 repartidores de la región.

El juicio trata de esclarecer si estos trabajadores deben ser asalariados y no trabajadores autónomos de la multinacional británica, como expone la Inspección de Trabajo que determina que estos repartidores están bajo una "falsa apariencia" de autónomos por cuenta propia para "encubrir" una relación laboral ordinaria.

En el caso de Barcelona, Inspección de Trabajo impuso a la empresa la obligación de dar de alta a los repartidores en el Régimen General de la Seguridad Social y abonar 1,3 millones de euros en concepto de cuotas a la Seguridad Social no abonadas.

Un trabajador de Deliveroo. REUTERS/Charles Platiau

El despacho de abogados Colectivo Ronda, especializado en el ámbito laboral, presentó en su día las denuncias que han conducido a Inspección del Trabajo a condenar el modelo de relaciones laborales de Deliveroo, tanto en Valencia, como en Barcelona y Madrid.

"Este juicio del lunes es muy importante. Los juicios celebrados hasta ahora, hacen referencia al caso concreto de los demandantes y, por tanto, las sentencias que se obtengan no extienden sus efectos a la totalidad del colectivo de repartidores. En cambio, la demanda que debe resolverse el lunes sí hace referencia al conjunto de repartidores de Madrid, a la espera que se celebren los juicios por las denuncias interpuestas también en Valencia y Barcelona", ha manifestado el abogado laboralista de Colectivo Ronda Nacho Parra.

Parra considera que los informes de Inspección de Trabajo han sido "contundentes a la hora de señalar el carácter fraudulento de lo que Deliveroo denomina 'contrato de prestación de servicios'".

"Ha quedado sobradamente acreditado que es la empresa quien determina horarios, turnos, costes y todas las características esenciales sobre cuándo y cómo se realiza la prestación de servicios, aplicando además mecanismos de control y sanción para aquellos repartidores que incumplen las directrices trasladadas por la empresa", explica.

A su juicio, "todo ello constituye una prueba evidente de que la relación responde a todas las características de dependencia y ajenidad que indica la existencia de una relación laboral ordinaria sin ninguna de las características de autodeterminación que son propias del trabajador autónomo".

Desde Ridersxderechos —organización de carácter sindical destinada a la defensa de los repartidores en bicicleta— informan que los trabajadores que han sido citados para declarar disponen de los servicios jurídicos de la plataforma.

Los 'riders' se movilizan

Los repartidores de Deliveroo han convocado este lunes una concentración multitudinaria a las puertas de los juzgados en la Calle Princesa de Madrid para reclamar justicia y derechos laborales. Se espera que acuda un gran número de riders ya que la justicia ha llamado a declarar a más de 500 trabajadores de la empresa.

Esta no es la primera vez que el colectivo de repartidores de Deliveroo sale a las calles. Fue en el verano de 2017 cuando se iniciaron las primeras movilizaciones, llegando incluso a convocar jornadas de huelga y escraches en las sedes de la empresa en Barcelona y Madrid. 

Asimismo, el pasado viernes algunos repartidores de Delivero y Glovo —otra empresa de reparto a domicilio con un modelo cuestionado por las inspecciones de Trabajo— se manifestaron en la Puerta del Sol de Madrid para reclamar unas condiciones laborales dignas. A la protesta se sumaron también algunos conductores de vehículos VTC —Uber y Cabify— para tratar de demostrar que los modelos empresariales de la era digital esconden situaciones de precariedad.

Más noticias