Público
Público
Cañada real

Gran parte de la Cañada Real sigue sin luz en medio de la disputa entre Rivas y Naturgy

Los vecinos se quejan de la pasividad de las administraciones. Un despacho de abogados denunciará a las entidades competentes por un delito de omisión de socorro a raíz de una persona fallecida, según ellos, por las bajas temperaturas.

Otras miradas - La crisis humanitaria que se vive en la Cañada Real exige una respuesta inmediata
Vecinos de la Cañada Real caminan por una de las calles de la barriada. — Guillermo Martínez

Si es verdad que del dicho al hecho hay un trecho, ese trecho se encuentra congelado en la Cañada Real. Literal y figuradamente hablando. Una parte del asentamiento irregular más grande de Europa continúa sin luz, superando los 100 días en la misma situación. La empresa suministradora, Naturgy-UFD, trabajó durante dos jornadas en el sector V, donde hay 4.000 afectados, guiados por las indicaciones del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, la localidad en la que se ubica dicho sector. Parecía que todo se solucionaría si los técnicos desenganchaban las conexiones que más potencia absorbían, para dejar así mayor suministro a las familias, pero no.

El Consistorio ripense defiende que están siguiendo las instrucciones de la empresa, y la empresa alega que es el Ayuntamiento quien dio las indicaciones oportunas para realizar las desconexiones y que tienen que ser ellos quienes digan lo que está fallando. En medio de todo eso, familias sin poder calentarse durante más de tres meses, un temporal de frío histórico y una pandemia que se recrudece: "Nos están vacilando", determina una vecina afectada.

Ella es Hamida Bensar y lleva en la Cañada Real desde 2004. A sus 30 años, mañana no podrá celebrar el primer cumpleaños de su hija, que sufre un soplo al corazón, por lo que las precauciones en su casa para evitar un posible contagio de coronavirus son extremas. "Nos tratan como si fuéramos una pelota, de un lado para otro, cuando realmente lo que queremos es pagar la luz. Esto se ha convertido en una desgracia para los que estamos aquí", alega. Bensar es una de las personas que lleva sufriendo el corte de luz desde el principio, allá por octubre. No duda en negar la versión que Naturgy están dando de los hechos: "Es mentira que los cortes se estén produciendo por sobrecargas provocadas por algunas conexiones de consumo elevado. Se producen porque Naturgy ha bajado la potencia y por eso se dan las sobrecargas". La empresa suministradora siempre ha negado este último extremo.

Las soluciones que les han propuesto por parte de algunas administraciones tampoco contentan a los afectados. La propia Bensar critica duramente que les ofrezcan un albergue "en el que también han pasado frío aquellos que han aceptado ir", dice. Desde su punto de vista, no se están teniendo en consideración las circunstancias tan dispares que asolan a las cuatro millares de personas afectadas: "Pretenden que me vaya a un albergue a pasar frío con mi hija que solo tiene meses y que es población de riesgo por el coronavirus. Llevo meses extremando su cuidado, sin ver a apenas gente, y ahora quieren que vayamos donde se juntarán decenas de personas. Antes muerta que eso", enfatiza.

El frío mata

"Han venido a cortar unos cables pero seguimos sin luz. Esto es una tomadura de pelo, una desgracia", continúa diciendo esta vecina del sector V. Como ella son miles las personas que siguen sin poder calentarse o cocinar dejando de lado las bombonas de butano, lo que se ha materializado en diversas intoxicaciones. Además, el temporal de frío que ha acarreado la gran nevada en la capital y su periferia también está haciendo estragos en una Cañada más gélida que nunca. De hecho, desde el despacho jurídico CAES han preparado una denuncia en los Juzgados de la capital por el fallecimiento el pasado 2 de enero de un vecino del sector VI, que pertenece al municipio de Madrid y también está afectado por los cortes del suministro eléctrico.

"Se trataba de un varón de 74 años, gozaba de buena salud y no tenía antecedentes [médicos] relevantes antes del corte de suministro, sin embargo su estado se fue deteriorando en poco tiempo y de manera concomitante al frío intenso y a la falta de suministro eléctrico en su vivienda. Había sido peón de la construcción y en la actualidad percibía una pensión no contributiva, conviviendo con esposa y otros familiares", según el propio despacho. CAES también afirma que "se atribuye indiciariamente un delito de omisión del deber de socorro a las autoridades de la Comunidad de Madrid, en concreto el Comisionado de Cañada Real Galiana, alto cargo de la administración cuyo único cometido era hacer cumplir el Pacto y proteger a la población de la Cañada Real, así como al responsable o responsables de la empresa Naturgy que por acción u omisión no han restablecido el suministro".

Sin solución

Los despachos desde que se toman las decisiones tampoco son ajenos a lo que está pasando. Hace dos días, tanto el Consistorio de Rivas Vaciamadrid como operarios de Naturgy empezaron a trabajar conjuntamente para eliminar algunas "conexiones ilegales", como las tildan desde el Ayuntamiento. Estas conexiones, en teoría, estarían absorbiendo grandes cantidades de potencia de la red eléctrica, por lo que desde Rivas Vaciamadrid han determinado que no están destinados a solventar las necesidades de una familia media. La estrategia parecía simple: eliminando las conexiones que más consumen, habría mayor potencia para los usuarios realmente necesitados. Pero no.

Fuentes internas del Ayuntamiento han confirmado a Público que la luz volvió el lunes 11 de enero a algunas zonas del sector V conforme iban eliminando los enganches sospechosos, tal y como les iban confirmando algunos vecinos. Son los mismos vecinos que después vieron cómo el suministro eléctrico se volvía a caer. "Naturgy nos dijo que no había luz en el sector porque existen muchos enganches que consumen demasiado de la red, así que les pasamos un informe con algunas parcelas en las que localizamos este tipo de conexiones. Nosotros hacemos esto porque es lo que nos dice la empresa, si no funciona, habría que preguntarles a ellos", comentan desde el Consistorio.

Continuarán los desenganches

Cabría pensar que en el lapso de tiempo transcurrido entre que se restituye el servicio y se cae, algunos vecinos de la Cañada han aprovechado para volver a efectuar esos enganches que tanto consumen. Ante esta cuestión, el Ayuntamiento afirma que su Policía Local trabaja de forma constante para volver a ubicar de dónde proceden estos enganches, para así volverlos a eliminar. Además, durante estos dos días de trabajo tan solo desconectaron 12 enganches, así que lo más seguro es que se vuelva a repetir la misma acción durante las jornadas sucesivas. "Desconocemos si Naturgy ha puesto limitadores. Nos dijeron que si desconectábamos estos puntos la luz volvería, y en esas estamos", resuelven desde un Consistorio que sí remarca que es la única Administración que está requiriendo a una empresa privada que se efectúen los desenganches.

Ante la acusación del vecindario de que la entidad suministradora ha puesto limitadores a la potencia de la red en la zona, ésta se defiende negando la máxima. Asimismo, preguntados por el desempeño de sus técnicos durante estas dos jornadas de desconexiones, la empresa afirma que el dispositivo lo dirigió Rivas y ellos tan solo quitaron los cables según sus indicaciones, así que tendría que ser el Ayuntamiento quien dijera por qué no ha vuelto el suministro. Y así es cómo continúa un problema que asola a 4.000 personas, más de la mitad menores, que esperan una respuesta a una exigencia tan básica como es poder pagar la luz y poder recibir un servicio de calidad.

Más noticias de Política y Sociedad