Público
Público

Abusos sexuales en la Iglesia Los obispados españoles revelan 20 nuevos casos de pederastia

En España 13 diócesis, de las 70 que hay en todo el país, han admitido tener 45 casos relacionados con la pederastia.

Una manifestante sostiene una pancarta contra la pederastia en la Iglesia. REUTERS
Una manifestante sostiene una pancarta contra la pederastia en la Iglesia. REUTERS.

En España 13 diócesis, de las 70 que hay en todo el país, han admitido tener 45 casos relacionados con la pederastia, según una investigación del diario El País. El trabajo indica que la información otorgada por los obispados revela 20 nuevos casos —hasta ahora desconocidos— de abusos a menores y que no han trascendido en los medios de comunicación. 

Esta información eleva el número casos conocidos en España a 243, que, según el diario citado, afectarían a alrededor de 550 víctimas. El periódico recoge que las diócesis que han dado estos datos se han negado a ofrecer más detalles sobre estas nuevas revelaciones. 

Las diócesis optan por esconder sus formas de gestión de estos casos, especialmente de los relativos al pasado. Tan solo desde nueve obispados han confesado tener constancia de abusos producidos en el pasado. Uno de ellos, Madrid, donde el Arzobispado informó sobre 18 casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes y religiosos de la diócesis, ocho de ellos contra menores de edad, y la mayoría sucedidos hace varias décadas

La Conferencia Episcopal prefiere no intervenir directamente

La Conferencia Episcopal Española (CEE) señaló que no encargarán una investigación sobre los casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en la Iglesia Española en el pasado a pesar de que todas las diócesis españolas cuentan ya con oficinas de denuncias de abusos sexuales a menores y a personas vulnerables por orden del Papa Francisco. 

El antiguo presidente de la institución, el cardenal Ricardo Blázquez, defendió que "la Conferencia Episcopal Española no tiene autoridad sobre las diócesis para hacer este tipo de estudio, que cada diócesis haga lo que crea oportuno".

Aunque el objetivo de las oficinas es recibir denuncias de abuso y realizar acompañamiento a las víctimas, la CEE informó que las denuncias que han llegado son escasas. La CEE sigue poniendo impedimentos para conocer los casos de pederastia de la Iglesia Católica en España. De hecho, en el momento de apertura de estas oficinas, el organismo religioso se negó a crear una propia.

Los intentos del Vaticano

El Papa Francisco ha mostrado su preocupación en reiteradas ocasiones por los casos de pederastia que afectan a la Iglesia. Una preocupación que le llevó a derogar el secreto pontificio en el caso de que existan abusos a menores. Esta norma de la Iglesia encubría las denuncias, los procesos y decisiones relacionadas con los delitos sexuales llevados a cabo por sacerdotes contra menores o personas vulnerables. 

El objetivo de la reforma era otorgar transparencia a la Iglesia Católica en la lucha contra la pederastia. "Ninguna víctima se sentirá nunca más sola", alegó el Papa. 

A ello hay que sumar que el Vaticano publicó en julio del pasado año un manual para aclarar a sus clérigos en todo el mundo qué hacer en caso de tener constancia de abusos sexuales a menores, una medida con la que se quiere ayudar a tratar y atajar estos escándalos. El objetivo es avanzar en el tratamiento de los abusos sexuales a menores y acabar con esta "herida profunda y dolorosa que debe ser curada", se lee en la introducción del documento.

No obstante, las líneas aperturistas del Papa —no solo en este asunto, también en muchos otros— continúan chocando contra las posiciones de la conservadora Conferencia Episcopal Española. 

Las víctimas creen que es insuficiente

El presidente de la asociación Infancia Robada, Juan Cuatrecasas, padre de una víctima de abusos, afirmó que la Conferencia Episcopal de España sigue teniendo una escasa contundencia a la hora de hacer frente a estos delitos y al quebrantamiento de derechos de la infancia y la adolescencia. De hecho, durante la cumbre del Vaticano contra la pederastia celebrada en febrero de 2019, Cuatrecasas aseguró que "la Conferencia Episcopal Española maquilla la realidad".

Asimismo, el encuentro tampoco tuvo una gran valoración por parte de las víctimas. Algunas manifestaron su indignación y decepción por las palabras del Papa Francisco tras la cumbre celebrada en el Vaticano al considerar que no hay medidas concretas sino solo frases hechas.

Miguel Hurtado, que denunció abusos sexuales en el pasado por parte de un monje de la abadía de Montserrat y es uno de los portavoces de la Organización Global de Víctimas (ECA), afirmó que las palabras del Papa Francisco fueron como "un guantazo".

En una entrevista a Público, Hurtado aseguró que tampoco confía en el Papa Francisco, de quien añadió que "está vendiendo humo" con compañas de marketing, pero sin predicar con el ejemplo. "Como obispo de Buenos Aires y como papa hay casos muy sangrantes en los que se ha demostrado que él también sigue el mismo manual de encubrimiento" de pederastas dentro de la Iglesia. 

Más noticias de Política y Sociedad