Público
Público

Toro de la Vega ¿Qué pasó este año en Tordesillas? No hubo lanzas pero sí sufrimiento animal

Un caballo murió corneado y dos jóvenes resultaron heridos, uno por asta, durante el Toro de la Vega, que por tercer año consecutivo se ha celebrado sin lanzas y sin la muerte del astado en público, por imperativo legal.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Montañesa, el toro sacrificado este año en el Toro de la Vega. - EFE

Desde que en 2016 se prohibiera matar al Toro de la Vega en público, las lanzas han desaparecido de la localidad vallisoletana de Tordesillas. Una victoria animalista en toda regla, tras años y años de lucha. Sin embargo, a pesar de que la barbarie se ha reducido, el maltrato animal sigue presente.

El toro no muere lanceado, pero sí en el matadero, tras un encierro que resultó un "calvario", según denuncia la , presente este martes en Tordesillas. "Lo persiguieron hasta quedar extenuado", comenta la ONG en un comunicado. Además, un caballo murió por una cornada cuando el toro era  conducido por los caballistas. 

Por otro lado, un joven resultó cogido junto a la parte baja de una talanquera, de la que fue sacado y corneado en un pierna a la altura de la rodilla. El festejo, según la nueva reglamentación, concluyó cuando la parada de mansos logró envolver al bravo y guiarlo hasta los corrales. El Toro de la Vega recuperó el año pasado su tradicional denominación (en 2016, primero tras la supresión de las lanzas, se anunció como Toro de la Peña) y ha suprimido la palabra torneo en la megafonía, carteles y programas.

El corneado fue atendido en un puesto de Cruz Roja, que tuvo que atender también a la madre por un ataque de ansiedad. El joven recibió las primeras atenciones antes de ser evacuado hasta la enfermería de la plaza de toros y finalmente trasladado hasta un centro sanitario de la capital vallisoletana. Junto al puesto de la Cruz Roja la Guardia Civil identificó a seis jóvenes, activistas contra el maltrato animal, que esgrimieron un folio con la leyenda "No estás solo". Algunos peñistas, vecinos y compañeros del herido se encararon con ellos.

Antes de la celebración del Toro de la Vega 2018, una manifestación convocada por Asociaciones Taurinas de Castilla y León reivindicó la tradición secular del torneo y las lanzas, con varias pancartas ("¡¡Tordesillas no se rinde!!" y "En defensa de la tauromaquia, prohibido prohibir"). En la plaza Mayor, junto a la fachada consistorial, una pancarta de grandes dimensiones defendía la naturaleza original del festejo y el derecho del municipio a disfrutar de sus tradiciones sin imposiciones normativas ("Tengo derecho a mi fiesta" y "Sí al Toro de la Vega".

Más noticias en Política y Sociedad