Público
Público

Ratas en un colegio de Madrid con niños de 0 a 3 años: "Jugaban a la pelota cuando había excrementos en aseos de bebés"

Seis meses después, el Ayuntamiento les ha asegurado que las obras para subsanar el problema comenzarán en una semana y durarán un mes. Tanto familias como profesorado temen que no sea así, pues ya son seis los meses que llevan alarmando de una situación que durante este tiempo se ha intentado controlar con la visita periódica de un equipo de desratización.

Unos niños en una escuela infantil madrileña. TWITTER
Unos niños en una escuela infantil madrileña. TWITTER

La escuela infantil La Melonera, en el distrito madrileño de Arganzuela, lleva teniendo unas invitadas no esperadas entre sus instalaciones desde hace seis meses: ratas comparten espacio con decenas de menores. Por ahora, sus apariciones se focalizan en el sótano del centro y la estructura del mismo, pero tanto las familias de los críos y crías como la dirección del centro temen que pueda ir a más.

El Ayuntamiento de la capital, encargado de la gestión de esta escuela infantil pública de gestión privada, asegura que se realizan procesos de desratización desde mediados de abril, una acción que se ha llegado a repetir hasta en veinte ocasiones más sin llegar a subsanar la negligencia en la construcción que produce estas apariciones indeseadas.

El presidente del AMPA de La Melonera, Carlos Cuesta, explica que todo se debe a "la premura con la que se entregó el edificio por parte de la constructora, en mayo de 2019, ya que debido a la misma parece ser que no se sellaron bien las acometidas que unen el alcantarillado general con las cañerías de la escuela". Esta información también es aportada desde el consistorio madrileño, quien asegura que las obras empezarán la semana que viene y durarán un mes sin alterar el normal funcionamiento del centro escolar. Pero ni el AMPA ni la dirección las tienen todas consigo.

"Todo empezó con el parón producido por la pandemia en marzo. Al regresar después de ese cierre de dos semanas, vimos que en el sótano había habido una fiesta de ratas. Lo primero que hicimos fue contactar con Salud Madrid, quienes se ocupan de estos animales vectores de enfermedades, que hicieron los tratamientos pertinentes con desraticidas", empieza explicando Carmela Gálvez, directora de la escuela.

Una rata por las dependencias de la escuela infantil La Melonera, en Madrid.
Una rata por las dependencias de la escuela infantil La Melonera, en Madrid.

Según el informe elaborado por Salud Madrid, se descubrió que el origen de todo era una construcción deficiente del sistema de saneamiento de la escuela.  "Llevamos ya seis meses desesperantes a nivel burocrático, y nos sentimos un poco toreadas al ver que se pasaban la pelota entre la empresa constructora, que se lavó las manos desde un primer momento alegando que ya había entregado el inmueble, y la Administración, que no ha llegado a tomar seriamente cartas en el asunto hasta que no se han empezado a movilizar las familias", continúa la propia Gálvez.

El departamento de patrimonio de Arganzuela ha sido la entidad que, finalmente, se está haciendo cargo de todo el problema. Este subgrupo de la Administración local decidió enviar equipos de desratización cada quince días, tal y como afirma Cuesta: "Cuando la dirección lo comentó al consejo escolar, los padres y madres nos subíamos por las paredes. El problema no era que se hubieran encontrado algunos animales en los sótanos, sino que ya habían encontrado excrementos de ratas en la primera planta, donde se encuentran ubicadas las aulas. Estamos hablando de que han visto deyecciones de rata en aseos utilizados por niños de 1 año".

Tal es la situación que el profesorado de la escuela llegó a intentar acabar con uno de estos animales a escobazos en una ocasión. Por el contrario, suelen utilizar venenos y cepos para erradicarlas del centro. "La dirección siguió todos los pasos pero casi nunca recibían respuesta o tardaban mucho en darla, así que nos preocupamos porque ya llevamos mucho tiempo en estas condiciones. Se trata de un problema que se tiene que resolver mañana porque hay ratas en el mismo espacio que bebés", explica el presidente del AMPA corroborando las declaraciones de la directora.

Temor al retraso en las obras

Cuesta también muestra cierto temor a que la situación vaya a más si alguno de estos animales llega a morder a algún bebé, ya que podría contagiarle alguna enfermedad. "Estamos jugando a la ruleta rusa desde hace seis meses. En el momento en que un niño tenga una lesión llamaremos directamente a la policía", apuntilla. "Tanto desde Madrid Salud como el departamento de sanidad de Arganzuela nos aseguran que este tratamiento es lo mejor que hay, que nos tenemos que sentir protegidas por esto, pero lógicamente tenemos miedo a que puedan entrar en las aulas. Es cierto que las ratas no corretean por las clases, pero sí están en la estructura del edificio y, como estas escuelas tienen muchos falsos techos, los aseos, las aulas y los comedores están conectados", agrega al respecto la directora de La Melonera.

Gálvez señala lo lento del proceso aunque "todo el mundo sabe de la gravedad" del mismo. "Pasan las semanas y nos desesperamos. Ya sabemos que se ha hecho el proyecto de obra, pero tiene que pasar por intervención, luego por adjudicación y aprobar un plan de seguridad. Si nos dicen que empezarán en una o dos semanas tememos que sean meses", explica la directora. Ella misma remarca que "es una pena que hasta que las familias no montan en cólera y lo pidan, con razón, a nosotras no nos hayan escuchado. Las respuestas que nos daban como empresa gestora del centro no eran nada concretas, diciendo que las cosas estarían hechas para mañana cuando era totalmente mentira".

El Ayuntamiento de Madrid, encargado del edificio, atribuye la negligencia de su construcción a la corporación que les precedía en la alcaldía. "El problema viene ocasionado por las prisas con las que el anterior equipo de Gobierno construyó esta escuela infantil, en la que, entre otras cosas, no se sellaron las acometidas. La próxima semana comienzan las obras para subsanarlo, que está previsto duren un mes y no alterarán la actividad de la escuela", informan fuentes del Consistorio de la capital.

Hasta entonces, el profesorado seguirá pendiente de cualquier incidencia que las ratas pudieran provocar en el centro. Aún está por ver si la subsanación de la negligencia durará ese mes que afirma el Ayuntamiento o más tiempo, tal y como temen tanto profesorado como familiares.

Más noticias