Público
Público

Rescate en el mediterráneo Alarma en el pesquero que recogió a 12 migrantes del mar: sólo queda comida para seis días

Mientras desde el barco se sienten "cansados y tristes", desde la Comisión Europea dicen que Libia no es un país seguro en el que desembarcar a los migrantes al mismo tiempo que declaran que no pueden intervenir en el rescate ya que no es de su competencia.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Uno de los migrantes rescatados por el pesquero español | Twitter Proactiva Open Arms

El cocinero del pesquero Nuestra Madre Loreto de Santa Pola (Alicante) ya raciona la comida de la que disponen a bordo porque solo queda para alimentar entre cinco y seis días a la tripulación y a los 12 migrantes rescatados frente a las costas de Libia hace hoy una semana.

En una conversación vía satélite, el patrón, Pascual Durá, ha explicado que ha dado la orden al cocinero para que racione la comida "todo lo que pueda" debido a la limitación de las existencias. "Si tenemos que comer media barra de pan, se hace", ha asegurado Durá, quien deja claro que "nadie viene a traernos nada".

El patrón ha relatado que tanto la tripulación como los rescatados se sienten "abandonados" y con la sensación de que "todo sigue igual", cuando se cumple una semana del rescate de estas personas que viajaban en una patera frente a las costas de Libia.

Durá ha relatado que se sienten "cansados y tristes" por esta situación: "Estamos exhaustos y desamparados" y a la espera de novedades sobre la posibilidad de que puedan llegar a tierra cuanto antes. Ha continuado que los 12 inmigrantes están "muy nerviosos" y con la "incertidumbre de no saber lo que va a ocurrir".

También ha señalado que el temporal que ha azotado la zona está "más estable" y esperan que en los próximos días la situación "siga mejorando" después de que "ayer las olas parecieran montañas".

El rescate ocurrió sobre las 20 horas del pasado jueves cuando una patrullera libia localizó dos pateras que se encontraban próximas al pesquero y tres de los inmigrantes subieron a bordo del pesquero alicantino por sus propios medios y el resto se tiraron al agua.

La patrullera se llevó a la costa a las personas que continuaban en las pateras y dejó en el agua a los que se habían tirado, quienes fueron rescatados por el Nuestra Madre Loreto, con una tripulación de 13 marineros.

El pesquero Nuestra Madre Loreto ya salvó en junio de 2006 a 26 inmigrantes, uno de ellos muerto frente a las mismas costas libias. Además, en noviembre de ese mismo año también recogió a otras cuatro personas por la zona.

El armador de esta embarcación y padre del actual patrón, José Durá, también rescató a 51 inmigrantes subsaharianos a cien millas de Malta en julio de 2006 a bordo del 'Francisco y Catalina'.

La Comisión europea no interviene en el rescate

La Comisión Europea (CE) cree que Libia no es un país seguro donde desembarcar a los inmigrantes a bordo del buque pesquero español Nuestra Madre de Loreto, unas declaraciones que chocan frontalmente cuando desde la Comisión también dijeron que no es competencia suya coordinar una respuesta en este caso.

"Hay diferentes factores a tener en cuenta y en nuestra opinión estas condiciones no se dan en Libia, pero no nos corresponde a nosotros decirlo", indicó en la rueda de prensa diaria de la CE la portavoz comunitaria de Interior, Natasha Bertaud.

La portavoz añadió que el Ejecutivo comunitario está al corriente de las informaciones sobre el barco, que lleva a bordo a catorce tripulantes, doce personas procedentes de Senegal, Mali y de Libia y que Bruselas ha mantenido contactos con las autoridades competentes, pero añadió que la CE no está "directamente implicada en la coordinación" del caso.

Añadió que la designación de un puerto es una cuestión de Derecho Internacional y que por tanto no es algo en que la CE "tenga competencia de coordinar". En ese contexto, explicó que puesto que Bruselas "no tiene competencia, no tendría nada que decir sobre la determinación de un lugar de desembarque".

El Nuestra señora de Loreto se halla, actualmente, en medio del Mediterráneo, a unas 100 millas al norte de la costa de Libia y a unas 120 millas de la isla de Malta, a la espera de que se le conceda un puerto seguro para desembarcar, después de que Italia y la propia Malta se hayan negado.

Más noticias en Política y Sociedad