Público
Público

Sanidad Madrid "No podemos permitir dejar morir a miles de madrileños": SATSE convoca una huelga de la enfermería pública madrileña

El sindicato exigirá el próximo 7 de octubre el respeto que se les "niega como profesionales y para que se deje de maltratar a los madrileños a los que atendemos".

Personal sanitario del Hospital Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid sostienen carteles en los que se lee 'Cuida la sanidad para que podamos cuidarte', en una protesta para reclamar más personal .Ricardo Rubio / Europa Press / Archivo
Personal sanitario del Hospital Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid sostienen carteles en los que se lee 'Cuida la sanidad para que podamos cuidarte'. Ricardo Rubio / Europa Press / Archivo

público

El próximo 7 de octubre SATSE Madrid ha convocado una huelga para casi 30.000 profesionales de Enfermería, Enfermería Especializada y Fisioterapia de Atención Primaria, Atención Hospitalaria, SUMMA 112 y residencias públicas del AMAS, para exigir "un respeto que se nos niega como profesionales y para que se deje de maltratar a los madrileños a los que atendemos".

El sindicato de enfermería denuncia que la política actual de la Comunidad de Madrid tiene a enfermeras y ciudadanos abandonados sin ofrecer ninguna solución a pacientes crónicos, usuarios que necesitan cuidados porque tienen hipertensión, diabetes, asma o que necesitan cuidados diarios en sus domicilios.

SATSE denuncia que siempre han estado abiertos a la negociación pero siguen sin tener respuestas. "Necesitamos Centros de Salud que funcionen, que den respuesta a nuestros crónicos y, también, a aquellos que pueden padecer la covid-19. No podemos permitir dejar morir a miles de madrileños simplemente porque no se les atiende o se demora días los cuidados que están reclamando. Hoy muchos fallecidos son por covid, mañana lo serán porque sus patologías crónicas no han sido atendidas como debieran", denuncia Teresa Galindo, Secretaria General de SATSE Madrid.

"Hay que confinar todo Madrid"

Para el sindicato de enfermería, las nuevas medidas de la Comunidad de Madrid "no servirán de nada mientras no se refuerce adecuadamente el sistema sanitario. Ya dijimos en mayo que no se podía pasar a Fase 1 sin reforzar la Primaria, sin rastreadores y sin reforzar hospitales. Estamos casi en octubre y seguimos en la misma línea. La solución más drástica es confinar y limitar la movilidad cuando se podía haber hecho hace seis meses", indica su portavoz Jesús García Ramos.

Según CSIT-UP, este tipo de confinamientos "que mezcla en una misma zona un área confinada y otra no confinada son complejos. Hay que confinar todo Madrid, de lo contrario no va a ser efectivo. Estos confinamientos selectivos que permiten salir de casa para todo tampoco están teniendo efecto. En alguna zona están bajando los contagios pero ahora mismo lo más seguro sería confinar todo Madrid", afirma su secretaria Rosa Vicente.

La sanidad madrileña no está preparada para otra ola

La huelga ya "no podía esperar más, tras años de desplantes de las Administraciones públicas que ignoran reiteradamente las demandas de las profesionales de Enfermería y Fisioterapia y que perjudican gravemente la salud de nuestros vecinos", denuncian los convocantes.

"Estamos hartos de soportar plantillas exiguas, que se nos niegue la posibilidad de conciliar, de no poder cuidar de nuestros hijos o de tener que encadenar contratos (algunos de horas de duración) que nos impide una mínima estabilidad en el empleo ya no como profesionales sino también como personas", explica Teresa Galindo Rubio.

"Los problemas que afectan a los profesionales de la Comunidad de Madrid repercuten gravemente a los usuarios (...) nos veamos imposibilitados a ofrecer una atención de calidad a los madrileños", finaliza la Secretaria General de SATSE Madrid y convocante de la huelga indefinida.

La tercera ola de la covid llegará, antes o después, y SATSE advierte que la sanidad madrileña no está preparada para ella. "Si llega nos va a pillar con enfermeras desmotivadas, cansadas o que, simplemente, han abandonado la profesión o se han ido a otras regiones donde las tratan mejor. Al final, como siempre, los ciudadanos y no nuestros responsables políticos serán los que lo sufrirán".

Más noticias