"Vox está entre el golpismo e irse a redesayunar como todos los plenos": el 'hooliganismo' de la ultraderecha en el Congreso

Publicado el 30 de mayo del 2024

En orden de menor a mayor nivel de exaltación están los partidos de fútbol de alto riesgo, la berrea del ciervo rojo y después lo de la ultraderecha este jueves en el Congreso.

La Cámara Baja ha aprobado finalmente una histórica ley de amnistía en un pleno protagonizado por el hooliganismo de la extrema derecha a un nivel aún superior al que estamos acostumbrados: insultos, interrupciones, gritos, graves acusaciones… Cuando no te dan los votos solo te queda intentar reventar la votación.

Atención al nivel de esperpento vivido.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, lo tiene claro.

En varios de los momentos era difícil distinguir las filas de la ultraderecha del circo romano. Armengol ha tenido que hacer de profesora de instituto con los diputados de Vox: "El ser demócrata implica saber escuchar al que piensa diferente […] Pido el mismo respeto para todos, eso es lo que se merece la ciudadanía y no estos gritos ni estos insultos", les ha dicho.

En medio de todo, el discurso del diputado de Sumar, Gerardo Pisarello, sobre los "señoritos que siempre han vivido del cuento". Entre los insultos que Pisarello recibió a gritos: "Sudaca", "traidor", "corrupto" o "tucumano", según han relatado medios de comunicación.

En la ultraderecha siguen tratando de demostrarnos que todos venimos de Atapuerca, pero que ellos han emprendido el camino de regreso. Justo lo hemos visto también con las últimas palabras del vicepresidente de Castilla y León, Juan García Gallardo, que ha destrozado el machistómetro al decir que: "Se está invitando a las mujeres a desarrollar su carrera profesional sin pensar en la maternidad".