Público
Público

Medellín espera una decisión a su favor del Tribunal Supremo como último recurso ante la ejecución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jose Ernesto Medellín espera hoy que el Tribunal Supremo falle a favor de una suspensión temporal de su ejecución prevista para esta tarde, después de que el lunes la Junta de Perdones de Texas decidiera no recomendar al gobernador del estado, Rick Perry, la clemencia solicitada para el mexicano.

Los recursos que podrían salvar la vida de Medellín se han agotado y la única esperanza es que el máximo tribunal del país acceda a suspender temporalmente su ejecución para dar tiempo a que el Congreso apruebe una ley que permita a los tribunales de Texas revisar su caso.

La apelación de Medellín al Tribunal Supremo y la petición de clemencia a la Junta de Perdones están basadas en una orden de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que en 2004 falló que EEUU había violado el Tratado de la Convención de Viena en relaciones consulares, del que Estados Unidos y México son firmantes.

La CIJ pidió a Estados Unidos la revisión de los casos de 51 mexicanos condenados a pena de muerte a los que no se notificó en el momento de su detención su derecho a hablar con representantes de los consulados de su país.

El resto de los estados acataron la orden, pero Texas se niega a hacerlo aduciendo que el estado es gobernado internamente y no por cortes internacionales.

"EL Tribunal Supremo ha reconocido la importancia del cumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos por Estados Unidos, y tiene el poder de parar la ejecución", dijo a Efe la abogada de Medellin, Sandra Babcock.

La abogada recordó que una suspensión podría llegar en cualquier momento, incluso minutos antes de las 6 de la tarde (local), hora fijada para la ejecución a llevarse a cabo en la Unidad de las Paredes "Walls Unit" en Huntsville.

El lunes, la Junta de Perdones de Texas determinó, después de que sus siete miembros analizaran la petición de la defensa de Medellín de suspender la ejecución por 240 días, no recomendar al gobernador de Texas, Rick Perry, detener la ejecución.

La oficina del gobernador de Texas emitió el lunes una declaración en la que establece que será hoy cuando Perry decida si aceptará la determinación del organismo u otorgará una suspensión de no más de 30 días.

Por lo pronto, los preparativos continúan, y hoy después de recibir a sus familiares por cuatro horas en la mañana, el mexicano será trasladado a la llamada "celda de la Muerte", junto a la Cámara de la Muerte, en donde se aplica la inyección letal.

La ejecución está programada para las seis de la tarde, hora local, y estarán presentes los abogados de Medellín, una amiga del condenado a muerte cuya identidad no ha sido dada a conocer y cinco representantes de medios de comunicación.

La portavoz del Departamento de Justicia Criminal, Michelle Lyons, dijo a Efe que la autoridades ofrecerán a Medellin una cena, que de ser aceptada será servida dos horas antes, y podrá hacer llamadas desde un teléfono localizado al exterior de su celda.

Medellín es vigilado las 24 horas del día.

El mexicano fue visitado el lunes por personal del Consulado de México en Houston, y en días pasados, a través de una misiva dirigida a Efe, dijo estar tranquilo, calmado, pero esperanzado hasta el último momento.

José Ernesto Medellín fue sentenciado a muerte en 1994 por la violación y asesinato de dos jovencitas, Jennifer Ertman de 14 años, y Elizabeth Peña de 16 años a las que tanto él como cinco miembros mas de su pandilla violaron, golpearon y finalmente asesinaron usando un cinturón para ahorcarlas.