Público
Público

Junta de accionistas El presidente de Repsol pide acelerar la renovación del parque automovilístico

Antonio Brufau afirma que Gas Natural Fenosa es un activo estratégico, pero que no se tiene "ninguna fidelidad a ningún activo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante su intervención en la junta de accionistas de la petrolera. REUTERS/Paul Hanna

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha afirmado que es necesario acelerar e incentivar la renovación del parque automovilístico para abordar el tema de la contaminación, especialmente en las ciudades.

En su discurso en la junta general de accionistas, Brufau señaló que "para ayudar al nivel y calidad del aire de las ciudades deberían hacerse programas que incentiven el cambio de vehículos antiguos por nuevos", y aseguró que con programas de sustitución de vehículos diésel antiguos, que generan NOx, por nuevos se conseguiría, por ejemplo, "que la contaminación en una ciudad como Madrid se acabara de raíz".

Así, el directivo, que se mostró "favorable a que se ponga precio a las emisiones de carbono", subrayó que a día de hoy hay soluciones "competitivas" que no emiten NOx, como el autogás, el gas natural o el bioetanol, e insistió en pedir "un esfuerzo" para renovar el parque automovilístico de vehículos antiguos.

A este respecto, destacó el compromiso de la compañía con la eficiencia energética y la reducción de emisiones con la inversión de 500 millones de euros en medidas que permiten reducir 4,3 millones de toneladas de CO2 al año.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, aplaude al presidente de la petrolera, Antonio Brufau, durante la junta de accionistas. REUTERS/Paul Hanna

"Con 500 millones de euros en Repsol vamos a eliminar 43 millones de toneladas de CO2 en un plazo de 10 años. Para ello haría falta entre 4,5 y 6,5 millones de vehículos eléctricos, dependiendo de su mix de generación", dijo Brufau, que subrayó que esos 500 millones de euros "van a llevar a unas consecuencias similares" a tener circulando 5 o 6 millones de vehículos eléctricos, lo implicaría una subvención de unos 65.000 millones de euros.

Respecto a la participación en Gas Natural Fenosa, en la que la petrolera posee un 20% tras vender el año pasado un 10% al fondo GIP, Brufau afirmó, a preguntas de los accionistas, que "siempre ha sido un activo estratégico".

No obstante, el presidente de la petrolera destacó que la participación en la gasista se considera "como un activo más, sometido a cualquier tipo de reflexiones en todo momento". "No tenemos ninguna fidelidad a ningún activo", añadió al respecto.

Repsol actualizará su plan estratégico el próximo año

Por su parte, el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, anunció que Repsol actualizará su plan estratégico, que lanzó en octubre de 2015 y que está vigente hasta 2020, en el primer semestre de 2018. Tras la adquisición de Talisman Energy, Repsol lanzó en 2015 una nueva 'hoja de ruta' para marcar el camino a la integración y en el que contemplaba un recorte de inversiones del grupo y un plan de desinversiones para hacer frente al escenario de bajos precios del petróleo.

En su discurso ante la junta de accionistas, Imaz destacó un 2016 que fue el primer año en que Repsol funcionó como "compañía integrada" tras la compra de Talisman Energy, lo que generará sinergias de más de 400 millones de dólares en 2020.

Asimismo, el ejecutivo de la petrolera subrayó que estas sinergias y eficiencias previstas en el plan se han elevado y han permitido adelantar el objetivo de ahorros de la compañía 2.100 millones de euros a 2017.

En lo que respecta a las desinversiones del grupo, Imaz recordó que asciende a 5.100 millones de euros a cierre de 2016, superando el objetivo fijado en el plan estratégico. La hoja de ruta de la petrolera identificaba un objetivo de desinversiones total por valor de 6.200 millones de euros a lo largo de todo su periodo, de los que 3.100 millones correspondían a los ejercicios 2016 y 2017, y los 3.100 millones restante a 2018, 2019 y 2020.

Dos nuevas consejeras

La junta de Repsol aprueba dió su visto bueno el nombramiento como consejeros externos independientes de Maite Ballester Fornés, Isabel Torremocha Ferrezuelo y Mariano Marzo Carpio, en sustitución de Javier Echenique Landiríbar, María Isabel Gabarró Miquel y Henri Philippe Reichstul. Todos estos nombramientos serán vigentes por un periodo de cuatro años.

Los accionistas, además, aprobaron el pago de un dividendo complementario correspondiente al ejercicio 2016 de 0,45 euros brutos por acción, a través del programa dividendo flexible.

Esto supone elevar un 28,5% el dividendo con respecto a la retribución a cuenta de unos 0,35 euros brutos por título abonada el pasado mes de enero y situar el dividendo total correspondiente al ejercicio 2016 en los 0,8 euros brutos por título, en línea con lo abonado el año anterior.

Además, también se votó el nombramiento de PricewaterhouseCoopers (PwC) como auditor de la compañía para los ejercicios 2018, 2019 y 2020. PwC reemplaza a Deloitte, que ha sido auditor de la compañía desde 1986.