Público
Público

Crisis interna Podemos Las heridas que tendrá que cerrar Podemos antes de 2019

El pacto de "candidatura conjunta" ha calmado la crisis interna de Podemos, pero todavía quedan muchos frentes abiertos: las críticas de Anticapitalistas, la confianza que todavía queda por recuperar, el avance de Ciudadanos, la distancia con el PSOE o los procesos municipales.

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8

Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Ramón Espinar, antes de anunciar su acuerdo para las primarias de la Comunidad de Madrid. DANI GAGO/PODEMOS

Después de la tempestad, llegó la calma. Este jueves Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Ramón Espinar enterraron el hacha de guerra con una rueda de prensa en la que anunciaron la "candidatura conjunta" para la Comunidad de Madrid. De esta forma, escenificaron la unidad de Podemos que, sin embargo, no cuenta con la tercera pata del partido, Anticapitalistas. Ni con la mujer que Espinar y Errejón esperaban, Lorena Ruíz-Huerta.

Esto es resultado de una semana de crisis en el mayor momento de debilidad del PP por la polémica del máster fraudulento de Cristina Cifuentes. Las tensiones derivaron de las declaraciones de Errejón que dejaron su candidatura para la presidencia regional en el aire, pero estallaron con el documento filtrado desde el móvil de diputada de Carolina Bescansa en el que proponía un plan a Errejón para derrocar a Iglesias como líder de Podemos. De esta forma, se abrieron las heridas internas que parecían cerradas después del mandato de "unidad" de Vistalegre II. Y, aunque se haya pactado la paz, toda crisis pasa factura y la confianza está tambaleando. 

Pero no es la única grieta que queda por arreglar antes de las próximas elecciones de 2019: a nivel municipal tienen un largo proceso de renovación que deben afrontar, las confluencias con otras formaciones como IU o Equo todavía tienen que concretarse, el PSOE, con el que seguramente tendrán que pactar para que gobierne la izquierda en cualquiera de los niveles, muestra una gran desconfianza ante la última crisis y, en el Ayuntamiento del Cambio por el que más apuestan, su  alcaldesa, Manuela Carmena, sigue sin confirmar la candidatura. Todo ello, además de tener que enfrentarse al avance de Ciudadanos en las encuestas electorales.

La crisis interna por la candidatura de Errejón en Madrid

La crisis de Podemos empezó cuando la candidatura de Errejón se quedó en el aire. A principios de año, los dirigentes de la formación morada comenzaron a presionar a Errejón para que oficializara su candidatura. El actual Secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político insistía en seguir trazando su llegada a la Comunidad "a fuego lento", pero la falta de un candidato oficial que fuera una alternativa a Cifuentes llevó a que el Consejo Ciudadano Autonómico adelantara los plazos, tal y como avanzó Público.

Iglesias ya advirtió antes de la polémica con el documento de Bescansa: "Ni media tontería con cuestiones internas"

Aquí comenzó un descontento con Errejón no sólo porque no diera el paso, también por otros momentos como el viaje académico a Bolivia el día de la comparecencia de Cifuentes en el parlamento regional. 

La dirección madrileña, ante la falta de liderazgo, decide ratificar a Errejón como candidato "antes del verano" y dejar el resto de la lista para después. Pero Errejón rechaza unas primarias en dos tiempos. Esto llevó a que Iglesias hiciera la primera llamada de atención: "Ni media tontería con cuestiones internas". Y las dos partes cedieron: Errejón acepta adelantar el proceso y Espinar que las primarias sean simultáneas. Y, cuando la dirección da por cerradas las negociaciones, Errejón marcó más condiciones: autonomía plena y representación ante la Junta Electoral, que en Podemos mantiene la dirección estatal. Términos que rechazan de forma absoluta desde Podemos.

Y en esto, estalló la crisis con el documento de Bescansa. Polémica que a su vez propició el acuerdo de unidad. Ahora, respecto a la diputada, la dirección del partido espera que sea ella misma quien "asuma responsabilidades" y califican el documento de "muy grave". Errejón, que desde el primer momento se desmarcó de la propuesta, tiene el apoyo de Iglesias y Espinar, aunque todavía ha de enfrentarse a desconfianzas por parte de otros dirigentes del partido, como confirman a Público varias fuentes de Podemos. Además, que el puesto dos sea para Tania Sánchez ha levantado algunos recelos, aunque la calma se mantiene desde ambos sectores. Sin embargo, son tensiones que pueden romperse en cualquier momento si no cuidan bien todos los frentes abiertos. 

Anticapitalistas no forma parte de la candidatura unitaria

La "candidatura unitaria" anunciada no contará con todos los sectores de Podemos ya que Anticapitalistas ha declinado formar parte de las primarias regionales. Tanto Espinar como Errejón afirmaron que esperaban contar con la tercera pata de Podemos y, sobre todo, con Lorena Ruíz-Huerta en la lista. Sin embargo, no será así porque la actual portavoz de la Asamblea de Madrid ha señalado que no quiere formar parte de unas primarias que son un "pacto de sillones".

Pero la crítica va más allá y viene desde el momento en el que se decidió adelantar las primarias, como explicó Ruíz-Huerta en una entrevista a Público: "Toda la energía del partido debería estar centrada en construir una alternativa y empujar para que caiga Cifuentes y el PP. No sabemos lo que va a durar esta crisis, y nadie entiende que en este momento justo pongamos a mirarnos hacia dentro porque no hay ninguna urgencia. Los actores que vamos a seguir trabajando en la Asamblea somos los mismos, no va a cambiar porque tengamos un candidato".

En este sentido, Raúl Camargo, diputado en la Asamblea de Madrid, ha apuntado que el acuerdo "no cuadra con la nueva política". "La política tiene que estar en manos de la gente y no solo en manos de los líderes políticos", y ha señalado una crítica que también ha estado muy presente en las redes sociales: que el pacto se haya hecho por tres hombres con un letrero detrás que ponía 'Nosotras'. Una imagen que, en palabras de Camargo, "no es muy saludable". Desde este sector, también rechazan introducir en la lista un "fichaje individual" porque apuestan por un "planteamiento colectivo", lo que se traduce en trabajar por "un espacio de unidad popular, que se haga desde abajo con encuentros abiertos y que finalmente concluya con unas primarias proporcionales y democráticas".

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, y el secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, en la Asamblea de Madrid. EFE/Mariscal

Los encuestas electorales y el avance de Ciudadanos

Las encuestas juegan a favor de Ciudadanos desde hace meses. La última, del mes de abril y como explicó Público, ya ha rematado este avance, sobreponiéndose al PP.  Los conservadores, en plena crisis y debilitados por todos los casos de corrupción y fraude que le rodean, ha caído en las encuestas entregando el liderazgo electoral de la derecha a Ciudadanos. Y, si en este momento se celebrasen unas elecciones generales, la formación de Albert Rivera aventajaría a la de Mariano Rajoy en casi un millón de votos, según las estimaciones del gabinete demoscópico de Jaime Miquel y Asociados (JM&A) para el Observatorio Continuo de Público.

Respecto a Podemos, la principal importancia recae en que, a pesar de las diferencias ideológicas, compiten por el voto joven. De hecho, este aspecto lo han reconocido dirigentes de ambos partidos afirmando que las nuevas generaciones optan por los nuevos partidos, convirtiéndose en rivales directos.

Reparto de escaños en el Congreso de los Diputados según las estimaciones de JM&A para unas elecciones generales anticipadas en 2018.

Respecto a las encuestas, Podemos tiene a su favor que, a pesar del empuje de Ciudadanos, es el único partido que sube en la encuesta que hizo Metroscopia, también este abril. A pesar de esto, el ganador a las elecciones generales es Ciudadanos, seguido del PP, con un 20,4 % de los votos; el PSOE, con el 19,1 %, y Podemos, el 18,3 %, siendo la última formación de los cuatro partidos principales.

El partido de Iglesias se colocaría de este modo a menos de un punto de diferencia del PSOE, pero se queda por debajo del 21,1 % de los votos que consiguió en las últimas elecciones generales de 2016, en tanto que el PP cae 1,1 puntos y se coloca en la cifra menor de intención de voto de los últimos tres años.

La crisis interna crea una desconfianza desde el PSOE

Otra de las facturas que tendrá que asumir Podemos tras la crisis interna será que se ha abierto una desconfianza en el PSOE - más grande de la que había - hacia la formación morada. A todos los niveles electorales, habrá una gran pugna por el liderazgo de la izquierda en la que, probablemente, ambas formaciones tendrán que pactar y entenderse para que gobierne la izquierda. Sin embargo, fuentes de los socialistas explican que Ferraz no se fía de Podemos.

En Madrid, Ángel Gabilondo tiene un papel importante que jugar para marcar un comienzo de relaciones con el acuerdo de la moción de censura. Y, entenderse en este proceso que echaría a Cifuentes de la presidencia sería un primer paso para avanzar en el resto de términos. En la capital se jugaba con el punto a favor de que el previsible candidato a la presidencia es uno de los diputados de los que más se fiaban, pero el impacto de esta última semana ha sido negativo en los socialistas y ha perdido también parte de la confianza del PSOE-M. Y esto dificulta un acuerdo con el que, en el caso de que los votos lo permitieran, pudieran llegar a gobernar, mientras son los rivales más directos. 

Iglesias y Sánchez se saludan durante una reunión formal entre los equipos de trabajo de Podemos y PSOE. / EFE

Sin estructura orgánica en la mayoría de municipios

Podemos todavía no ha avanzado en el proceso de renovación de los municipios. Como explicó Públicola elección de los nuevos órganos directivos -Consejos Ciudadanos Municipales- y los secretarios generales se desarrollará en tres tandas comenzando, previsiblemente, antes de verano, y concluyendo antes del fin de 2018. De hecho, fuentes de Podemos explican a Público que anunciarán los tiempos del proceso, lo más seguro, la semana que viene.

El 3 de enero expiró el mandato de los órganos directivos y de los secretarios generales locales.

Sin embargo, y a pesar de que comiencen ya este proceso es una debilidad para el partido que aún no cuenta con estructura orgánica en la mayoría de municipios, después de que el 3 de enero expiró el mandato de los órganos directivos y de los secretarios generales locales. 

A este proceso está previsto que se presenten un centenar de municipios que como ya avanzamos y explicó la Secretaría de Organización a Público "cumplen con los requisitos para volver a dotarse de estructuras orgánicas, aunque depende de ellos solicitarlo". El proceso se rige por el nuevo reglamento para órganos municipales, aprobado por el Consejo Ciudadano Estatal -máximo órgano de dirección del partido. 

Manuela Carmena sigue sin confirmar su candidatura

En Podemos apuestan por Manuela Carmena para mantener el gobierno de la capital y lo marcan como el ejemplo de Ayuntamiento del Cambio. De hecho, no barajan otro candidato para la alcaldía. Sin embargo, Carmena todavía no ha confirmado su candidatura para las próximas elecciones municipales en 2019. La alcaldesa ha reconocido en varias ocasiones que está recibiendo "muchas presiones" y que sólo quiere hablar del presente, aunque agradece que le pidan que repita como candidata.

De esta forma, a pesar de la insistencia de Podemos por esperar que Carmena se presente a la reelección, Carmena marca sus propios tiempos y no ha dado su brazo a torcer.