Público
Público

Resaca de la segunda Asamblea Ciudadana El futuro de Íñígo Errejón, la incógnita por despejar tras Vistalegre II

Pablo Iglesias ha prometido que el nuevo Podemos debe ser más plural, pero en ninguna de sus comparecencias o entrevistas estas semanas ha querido aclarar dónde quiere ubicar a su ya exnúmero dos. Su entorno no teme tanto por el nuevo rol de Errejón, un valor en el partido difícil de situar en un segundo plano, sino por sus colaboradores más directos.

Publicidad
Media: 3.31
Votos: 13
Comentarios:

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se abarazo con Iñigo Errejón en el escenario tras la proclamación de los resultados en las votaciones de la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II. JAIRO VARGAS

El mandato de las bases de Podemos en Vistalegre II es probablemente uno de los más claros en los tres años de historia de la joven formación. A falta de realizar el control antifraude, que podría rebajar levemente esta cifra, 155.275 personas han otorgado una clara victoria a Pablo Iglesias, que se ha hecho con 36 puestos (aparte del que ostenta el secretario general) en la nueva dirección, pero también han reservado 23 de estos asientos para Íñigo Errejón y los suyos, y otros dos para Anticapitalistas. 

De hecho, tras el propio Iglesias y el secretario de Organización en funciones, Pablo Echenique, en la lista de los dirigentes con más apoyos figura el que fuera número dos de Podemos, que este domingo reconocía la victoria de Iglesias y le prometía "lealtad". "Estoy a la orden", afirmaba.

"Íñigo tiene que seguir ocupando un papel crucial", afirmaba Iglesias. "Debería estar en la Ejecutiva, como mínimo", apuntaba Echenique 

Por su parte, en su primer discurso tras revalidar holgadamente su liderazgo, Iglesias ha prometido acatar el mandato de las bases, su llamada a la "unidad", la palabra más coreada por las casi 9.000 personas que han seguido sobre el terreno la segunda Asamblea Ciudadana. También ha prometido que el nuevo Podemos será más plural pero, a pesar de haber sido preguntado al respecto en decenas de ocasiones durante las últimas semanas, el líder del partido no ha querido aclarar el rol que desempañará Errejón tras liderar la principal corriente crítica con su proyecto, y su equipo tampoco ha aportado más datos. 

Por el momento se han limitado a afirmar que Errejón tendrá un papel "tan relevante" como el que ha desempeñado hasta la fecha, pero no han manifestado si quieren que siga siendo secretario político, y tampoco está claro que vayan a mantener esta secretaría. Los documentos de Iglesias, ganadores del proceso interno, sólo establecen la creación de una secretaría concreta, la de Igualdad, y el líder del partido ya avanzaba antes de Vistalegre II que quería quitar poderes a las tres secretarías "súperpoderosas": la que él ostenta, Organización y la secretaría Política. 

"Íñigo tiene que seguir ocupando un papel crucial porque es uno de los valores fundamentales de Podemos", sostenía recientemente en una entrevista con Público, afirmando que será el nuevo Consejo Ciudadano -compuesto en un 60% por dirigentes afines a sus tesis- quien decida al respecto. En la misma entrevista, el secretario general se mostraba favorable a que Errejón siga siendo portavoz en el Congreso de los Diputados, pero minutos después afirmaba que había que "aumentar las portavocías femeninas en el Parlamento".  "Si de mí dependiera debería estar en la Ejecutiva, como mínimo", afirmaba por su parte el nuevo número dos, Pablo Echenique, en otra entrevista publicada el sábado en este medio.

En los últimos días, en el pico de tensión entre Iglesias y Errejón, el segundo afirmó que parte del equipo de Iglesias no quería que siguiera desempeñando las mismas funciones tras Vistalegre, y algunos dirigentes afines a Iglesias razonan que no tendría mucho sentido que, tras liderar la principal corriente crítica, Errejón siguiera como hasta ahora.

En cualquier caso, son los más estrechos colaboradores del exnúmero dos y los liberados afines a sus tesis quienes expresan más preocupación. Iglesias reconoce que parte de la disputa que ha zanjado el congreso tenía que ver con los liberados, con los recursos del partido, y no sólo con sus posturas políticas.

La nueva dirección podría reunirse esta semana

El nuevo rol de Errejón y otras cuestiones quedarán por tanto en manos de la nueva dirección -Consejo Ciudadano Estatal (CCE)-, si bien fuentes del órgano en funciones explican a este diario que aún no es posible precisar la fecha de su primera reunión. 

Recuerdan que el CCE es quien debe nombrar a la nueva Ejecutiva (Consejo de Coordinación), encargada de tomar las decisiones del día a día del partido,  por lo que reconocen que este encuentro debe tener lugar lo antes posible, para que sea posible aplicar la nueva estructura de mando elegida por los inscritos en el segundo Vistalegre.